Sandeces

Jennifer Lopez brilla y Mariah Carey hace el ridículo en el último número de Paper

Jennifer Lopez brilla y Mariah Carey hace el ridículo en el último número de Paper

Mariah Carey puede seguir diciendo que no conoce a Jennifer Lopez, víctima de su ya icónico “I don’t know her”, pero realmente, ya podía tomar algún apunte de la cantante de clásicos como ‘Dear Ben’, porque visto el último posado de ambas, buena falta le hace.

Las dos han participado, al mismo tiempo, en un número especial de la revista Paper sobre artistas con shows en Las Vegas, una tanda especial que también ha tenido como portada a Ricky Martin o Backstreet Boys, pero que centra nuestra atención en ellas porque para algo nos desvivimos por un catfight y un par de mamarrachas. El caso es que Mariah habla en la revista sobre sus nuevos proyectos, sobre la nueva música que dice esta componiendo, y de paso, se pone modelitos imposibles que, ni le favorecen lo más mínimo, ni consiguen tener el enfoque que busca la revista.

Imaginamos que, viendo el shoot de Jennifer -y en menor medida el de Ricky- Paper buscaba un momento más showgirl, más revista, que reflejara el tipo de imagen que se tiene sobre Las Vegas. Y en ese sentido, Jennifer da la talla, y además, sale espectacular en las imágenes.

Claro que las instantáneas de J.Lo tiene más preparación y photoshop que un anuncio de hamburguesas de McDonalds, pero al menos, está bien traído. En comparación, quedémonos con la siguiente imagen en la que Mariah posa semidesnuda, con un retoque bastante mal traído en la zona abdominal, y con una peluca que no puede dejarla más descompensada físicamente.

En esta otra fotografía para la revista, Jennifer posa con un look más cabaret, con mucho fleco y mucha pluma, y de nuevo, encuentra la manera para lucir tipazo y aprovechar su figura. Mariah, por su parte, tira de un corset imposible, con un sujetador que parece haber detenido y encarcelado sus pechos y vuelve a pasarse con el uso del photoshop en una cintura que, ya sólo por la postura, no tiene sentido ninguno.

Y es que, si el shoot de Jennifer es la imagen de una artista madura que ha encontrado refugio en ese rollo de variedades, con toques latinos, y ha sacado partido de un Vegas al que su espectáculo le queda como un guante -al igual que cuando Kylie tiró del mismo estilismo en la gira de Showgirl-, lo de Mariah es, básicamente, una sesión de fotos de Sara Montiel antes de morir. Una diva que se niega a aceptar ciertas limitaciones, que estaría estupenda con otros estilismos, pero que insiste en enjoyarse y en explotar una imagen paródica que cada vez la aleja más de ser vista como un persona relevante en la historia del pop, y más como una mamarracha con ínfulas.

Es curioso, porque ambas sufren hoy día para tener un hit, pero si le preguntas a un adolescente, especialmente echando un ojo a estas fotografías, posiblemente reconocerá más a Jennifer como icono musical y te hablara de lo estupenda que es, mientras que de Mariah dirá que es una señora que era famosa y ahora se cree muy importante y es insoportable.

Vamos, lo que sería hacerle un “I don’t know her” en toda la cara.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html