Bienvenidos a ‘Cómo Hemos Cambiado’, la sección de la web que, reivindicando a Presuntos Implicados en su nombre, va a analizar algunos de los covers más populares del mundo del pop, muchos de los cuales seguro que no sabíais que eran versiones. O seguro que sí, porque chico, hoy la Wikipedia lo desvela todo y no deja a uno ni sorprenderse de que Natalie Imbruglia lleve toda la vida viviendo de un cover.

En cualquier caso, esperemos que disfrutéis de esta sección, y vamos allá con la canción que hoy nos ocupa, ‘It’s All Coming Back To Me Now’. 

 

La versión


Siete años después del lanzamiento de la ‘It’s All Coming Back To Me Now’, Celine Dion incluyó su versión en ‘Falling Into You’, el que sería uno de los álbumes más celebrados de su carrera. Pero aquello era 1996 y, las cosas como son, incluso tras el lavado de cara, la canción seguía sonando bastante ochentera. Especialmente comparada al resto del trabajo, mucho más enfocado en los sonidos de los 90. Eso sí, ‘Falling‘ acabaría vendiendo la friolera de 28 millones mundiales, y en parte el éxito se lo debió a la buena acogida del single que hoy nos ocupa

Una canción que se extiende por encima de los 7 minutos y medio y que supuso todo un quebradero de cabeza para las radios de la época, que se veían obligadas a acortar la canción. Y antes de que lo preguntéis, sí, existió un radio edit, pero rondaba también los seis minutazos de duración. Por haber, hay incluso dos versiones del vídeo: la extendida con la canción completa y el radio edit, con los seis minutos.

El lanzamiento de ‘It’s All Coming Back To Me Now’ trajo cola desde el principio, porque Meat Loaf se la había pedido a su autor original, Jim Steinman, una década antes. Él se negó a dársela y llegó a prohibirle grabarla juicio mediante. Después de grabarla Pandora’s Box, la girlband original que se haría cargo del tema, Steinman cedió y le permitió a Meat Loaf incluirla en un álbum, pero Celine Dion se adelantó y el impacto del single terminó condenando a Loaf a no publicarla hasta ya llegado 2006. Y no estuvo muy contento con la historia, precisamente.

‘It’s All Coming Back To Me Now’ es una canción sobre la pérdida de un amor, narrada de una forma muy pasional, casi obsesiva, y está basada en la historia de ‘Crumbres Borrascosas’. Un dramatismo que Celine Dion edulcoró sobremanera para su versión, más centrada en la pérdida del amor que en otra cosa, con el vídeo oficial narrando tal cual un accidente de moto de su pareja y su regreso después como fantasma.

La canción parece ir a acabar en algunos puntos del vídeo, pero no, vuelve de nuevo para encajar otro estribillo. Incluso hacia el final, cuando parece que sí ha terminado, Celine añade unos versos extra, por si el mensaje no se había entendido, o no había suficientes imágenes suyas corriendo de un lado a otro de su mansión.

 

La original


Pandora’s Box fue una girlband formada por el propio autor de la canción, para darle salida al tema en voz de una mujer y quitarse a Meat Loaf de encima, que en ese momento estaba poniéndose pesado de más. Las chicas grabaron el tema y las cosas como son, la versión original no difiere en exceso de la que después grabaría Celine Dion.

Un poco más de guitarra eléctrica, un añadido extra de dramatismo y percusión ochentera, pero el mismo nivel de intensidad vocal. Se dice, de hecho, que la cantante de Pandora’s Box sufrió varios desmayos durante la grabación del tema, tal era la exigencia vocal que le requería. Bien de drama para una canción igualmente dramática. La original, como podréis ver en el vídeo oficial, también duraba una eternidad, aunque en su caso no era por los ad-libs añadidos, sino por el interludio rockero y la repetición del esquema.

Pasemos al vídeo original , porque aquí los que se han quedado muertos hemos sido nosotros: el vídeo es básicamente ‘911’ de Lady Gaga. Cuenta la visión de una mujer que sufre un accidente de moto y vive la asistencia médica como una especie de rito religioso (y también erótico-festivo) en el que le colocan máscaras, la besan, le clavan agujas y la rodea un cuerpo de bailarines en paños menores. Alguien se dejó inspirar -y de qué manera- en el trabajo que se hizo para Pandora’s Box. Ay, Gaga.

 

¿Quién salió ganando?


Os decimos quien salió perdiendo: Meat Loaf, que tardó 20 años en poder lanzar la canción y ya para nada. Ganando, obviamente, salió Celine Dion, que hizo del tema el mayor hit de las tres versiones. Con mucha diferencia. La canadiense se colgaría del #2 de Billboard bloqueada por ‘La Macarena’ -manda huevos- y después por ‘No Diggity’ de Blackstreet, pero la canción acabaría certificada Doble Platino en Estados Unidos.

Celine fue, además, #1 en Canadá, #2 en Irlanda, #3 en UK, #13 en Francia, #19 en Suecia… y #31 en España porque siempre tenemos que poner la puntillita a los éxitos internacionales. La canción acabó siendo la #77 más vendida de toda la década en Estados Unidos.

Mientras tanto, la versión de Pandora’s Box se conformó con un triste #51 en el Reino Unido y no piso ninguna otra lista relevante. Hoy día, la versión original suma 258k en Spotify mientras que la de Dion supera los 126 millones de reproducciones. Meat Loaf ha llegado al menos a los 10 millones con la suya. Eso sí, el éxito de Celine Dion sigue estando más que vigente: los vídeos virales en TikTok han posicionado ‘Coming’ como su canción más popular de Spotify, con lo que es previsible que, con el tiempo, sume un puñado de millones extra a su ya brillante total.

Recordemos que Spotify no sirvió como plataforma de streaming hasta 2011 y no se popularizó hasta mediados de esa década, casi 20 años después del lanzamiento original del single de Celine Dion. 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html