Nostalgia Eurohits

Eurohits | Estonia 2011 | ‘Rockefeller Street’, de Getter Jaani

Eurohits | Estonia 2011 | ‘Rockefeller Street’, de Getter Jaani

Cambiamos de tercio en nuestra sección eurovisiva, y habiendo terminado de repasar el paso de España por el Festival en los últimos 20 años, procedemos ahora a recordar algunos de los mayores hits que hayan pasado por Eurovisión: ojo, no os hablamos de buenas posiciones, sino de canciones que por a o por b, nos tocaron la fibra en su momento.

Hoy arrancamos con ‘Rockefeller Street’, un tema de Getter Jaani para Estonia en el año 2011.

 

Estonia se presentaba a Eurovisión con un tema tremendamente divertido y banal: ‘Rockefeller Street’ seguía, en cierto modo, las coordinadas de la primera Katy Perry y trataba de vender una fiesta adulta con ritmo prácticamente infantiles. Un defiles de beats pop que se unían a una letra que tenía más bien poco que decir: “en un río de diamantes y perlas, todo es un poco raro ahora”. Y que lo digas Getter, querida.

Estonia se entregaba al baile y a primeras de cambio convencía a Europa: su propuesta desenfadada se metió en el bolsillo a las casa de apuestas que auguraban una victoria evidente para el país con la composición de Sven Lõhmus, que ya había conseguido un sexto puesto para el país en 2009 con Urban Simphony, aunque su propuesta de aquella ocasión poco tenía que ver con esta.

 

En nuestra humilde opinión, ese fue el momento en el que toda su candidatura se fue al traste: Getter Jaani aparecía en el escenario con un vestido rosa y un decorado de obra de fin de curso, arrancando ‘Rockefeller Street’ con un truco de magia. Un maldito truco de magia. Como si Soraya no hubiera dejado clara la lección unos años atrás. Aunque bueno, qué vamos a decir si este año hemos visto una preselección española en la que Agoney se marcaba otro. ¿Sabemos que Eurovisión no está juzgado por Jorge Blass, verdad? Tenemos nuestras dudas.

El caso es que allí se plantó la muchacha, poniendo caras de sorprenderse con todos, y se dejó acompañar por coristas que iban igual de infantiles que ella, y dos bailarines que parecían puestos por el ayuntamiento con respecto al resto de la escenografía. Para que luego nos quejáramos de ‘Algo Pequeñito’ nosotros.

 

Trágico como la puesta en escena: de haberse revelado los resultados de la semifinal, posiblemente Estonia hubiera metido mano para tratar de levantar los ánimos: el país se coló por los pelos en la final, quedando novena unos días atrás, y finalmente, quedó vigesimocuarta en la tabla de la gala definitiva.

Lo que significa que quedó por detrás de Lucía Pérez. Quedó por detrás de la bendita ‘Que Me Quiten Lo Bailao’. Para Getter no sé, pero para nosotros hubiera sido la humillación definitiva, hundir un tema que partía como favorito hasta quedar detrás de un número de pachanga con gaitas y una señora haciendo el avión con sus bailarines.

Madre mía, Getter.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html