Veintiuno cuentan la entrañable historia de Elba Arrecho y Natacha Latundra en ‘Caramelo’

Los chicos de Veintiuno estrenan su nuevo single, ‘Caramelo’, una propuesta pop-rock simpática cuyo vídeo narra la historia de dos entrañables amigas, Elba Arrecho y Natacha Latundra.

Escucha uno lo nuevo de Veintiuno a través de su vídeo oficial y en los primeros momentos piensa uno: ya se han marcado el típico vídeo de grupo pop rock en el que piensan que tocar en algún sitio absurdo y agacharse con la guitarra mirando a cámara como con sospecha nos da el suficiente contenido. Porque somos todos ahora Green Day en 2003 y wake me up when la pandemia ends. Pues haya paz, porque no, en ‘Caramelo’ hay más argumento y la historia no queda coja con un mero faux-directo. La historia va mucho más allá. La historia cuenta las trastadas de dos amigas entrañables, Elba Arrecho y Natacha Latundra.

Natacha Latundra es una edil de las CUP que harta de los malos rollos de su ayuntamiento, escapa huyendo a través de descampados hasta encontrar un puñado de casa prefabricadas abandonadas. En el camino, pierde un zapato y el hada madrina le concede tres deseos. Ya estáis mezclando historias y nos hacemos la picha un lío. Esto último no era así. Encuentra las casas y punto.

En las casas, dando una vuelta tras acampar su circo de hippies andrajosos, se encuentra también la funambulista, experta mitóloga y vendedora de collares de conchas Elba Arrecho, que está haciendo tiempo hasta la sesión de las 20:30, la infantil. Y al encontrarse con Natacha, deciden ser amigas para siempre. O al menos hasta que se encuentran con los tíos del grupo, y luego ya Dios dirá. Juntas, corretean entre las casas, se ríen de lo alternativísimas que son mientras el resto del mundo es gris y aburrido, se pintan como si vivieran en un ‘Estiu 93’ permanente y Natacha arruina el pelo de Elba con una trenzas de tela absurdas, a medio camino entre la Shakira de ‘Dónde Están Los Ladrones’ y el mito de Aracne, que se puso a tejer telares cuando le regalaron la Tejenova. Y desde entonces, todo el pueblo griego-whatever le dio de lado porque en cuanto se descuidaban, les encasquetaba un tapiz.

¿Y Veintiuno, a todo esto? Pues sacados a golpe de pistola de una de las casa, porque un desalojo, otra okupación. Y Natacha tiene pensado montarse allí un AirBnB. ¡Pero luego resulta que era bromi, porque siendo ella de las CUP cómo iba a caer en semejante capitalismo! Todo se mondan de la risa menos los de Veintiuno, que se vuelven para dentro de la caseta a tocar agachados, mientras piensan «qué coño está contando realmente este vídeo».

Pues lo mismo que este post.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies