Usher promete un ‘Confessions 2’: ¿qué prepara y creemos que funcionará?

Usher confirma nuevo trabajo discográfico, teóricamente al hilo de su trabajo más popular, ‘Confessions’, de 2004, que lo aupó a lo más alto de la tabla americana del R&B.

Después de unos cuantos años de bajón comercial, Usher está de vuelta en el estudio preparando un proyecto que, al menos en lo que publica en redes, lleva por título ‘Confessions 2’. Hemos podido verlo escrito en una pizarra que aparecía en una de sus más recientes fotografías de Instagram, y está utilizando #C2 como hashtag para las publicaciones sobre el disco.

El nuevo trabajo de Usher verá la luz tras el extremo fiasco de ‘A’, un proyecto interesante junto a Zaytoven, que sin embargo no consiguió impactar al público, ni convenció llevando al cantante a terrenos del R&B contemporáneo y el trap. Veamos de qué va la cosa esta vez.

 

¿Qué significó ‘Confessions’?

‘Confessions’ fue el cuarto álbum de estudio de Usher, publicado en 2004, y es considerado el primer álbum del cantante como «adulto», pasando de los sonidos más poperos de su anterior ‘8701’ al estilo más determinadamente R&B y hip-hop de este. Además, llegó en un momento en el que el artista copaba los titulares de la prensa americana tras su ruptura con una de las miembros de TLC, y fue recibido con mucho interés porque trataba el asunto en varios de los cortes.

‘Confessions’ es el disco más vendido del artista en Estados Unidos, con 8 millones de ventas puras -el segundo disco más vendido de los dosmiles en US- y más de 10,5 millones a día de hoy, estando certificado Disco De Diamante desde 2008. Sus cuatro primeros singles, ‘Yeah’, ‘Burn’, ‘Confessions Pt II‘ y ‘My Boo’ fueron #1 en el Hot100 y suman tres discos de Platino y un Oro.

El trabajo le dio a Usher, además, 8 nominaciones a los Premios Grammy y terminó ganando los de Mejor Álbum de R&B Contemporáneo, Mejor Interpretación R&B en Dúo o Grupo (‘My Boo’) y Mejor Colaboración Rap/Vocal (‘Yeah’).

 

¿Qué prepara de cara al nuevo disco?

Pues básicamente, la misma fórmula que hace 15 años, en un momento en el que además, puede utilizarla: el artista ha sido portada de gran parte de la prensa americana después de la separación con su mujer, y se ha visto envuelto en varios escándalos sobre salud sexual. Hasta ahora, apenas ha hablado de ninguna de las dos situaciones en sus canciones, por lo que ‘Confessions II’ se antoja la forma de hacerlo.

De momento, se conoce que el artista se ha metido en el estudio con Jermaine Dupri, con el que lleva años colaborando y que fue una de las manos tras la producción de aquel disco original. El artista ha anunciado también su regreso a los sonidos más R&B, después de experimentar, como contábamos antes, con un urban más actual en su reciente ‘A’.

Poco más se conoce del proyecto, pero parece que Teyana Taylor figurará como artista invitada de ‘Confessions II’, porque ha sido parte de las recientes publicaciones de Usher en el estudio. Teyana es una de las figuras más interesantes del R&B reciente en Estados Unidos, con lo que su participación tendría todo el sentido si el artista planea volver a sus raíces.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Trust #C2

Una publicación compartida de Jermaine Dupri (@jermainedupri) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

burning the midnight oil @usher #C2

Una publicación compartida de Jermaine Dupri (@jermainedupri) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“Two half people together does not equate to a whole cup” @usher #C2

Una publicación compartida de Jermaine Dupri (@jermainedupri) el

 

¿Creemos que funcionará?

De primeras, no. Es decir, no desde luego si tiene la pésima idea de titularlo directamente ‘Confessions II’, que esperemos se quede únicamente como título conceptual, como avanzando que seguirá el hilo de aquel lanzamiento de 2004. De lo contrario, el peso de la comparativa será demasiado, y el disco no cuenta con un arma esencial para salir bien parado de la misma: la nostalgia.

Es decir, el oyente tiene el recuerdo de ‘Confessions’ dentro de su contexto del pasado, con un Usher que arrasaba y básicamente era uno de los pilares del urban americano. Pero cualquier trabajo similar ahora mismo, con el perfil actual del artista y con ese público pasando ya de los 35-40, no parece comercialmente demasiado viable.

Eso sí, podría servir a Usher para vivir un pequeño revival que levante las cifras de sus anteriores discos y lo posicione como un artista clásico, digamos en unos términos más Toni Braxton: si da forma a un buen disco, y la crítica lo abraza, podría tirar de catálogo para sostener el tour mientras contenta al fanbase con canciones nuevas.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies