Todos los #1 de Mariah Carey ordenados de peor a mejor






Mariah Carey ha dejado, al menos, 18 clásicos para la memoria colectiva: ¿cuál de ellos es su mejor #1 hasta la fecha? ¿Logrará alguien romper el récord de liderazgos? Rihanna, te estamos vigilando.

Cuenta la leyenda que allá por los años 90 una joven neoyorquina dominó las listas de éxitos de todo el mundo a golpe de un instrumento que abarcaba todos los registros vocales, unas baladas con un alto componente lacrimógeno, una imagen que pasó de chica de al lado a vecina voluptuosa y unos medios tiempos cuyos hooks no podías sacarte de la cabeza.

Estados Unidos vivía por entonces una transición musical en la que el pop en su sentido más tradicional se abría a nuevas corrientes dominadas por la música negra: rap y hip-hop empezaban a convivir con melodías fáciles, letras de superación y clímax melodramáticos, los raperos contribuían en canciones que a priori ya estaban destinadas a triunfar entre un público masivo. ¿Quién encabezó esta corriente que se mantendría vigente hasta casi la actualidad?

¡Bingo!

Mariah Carey empezó en 1990 una carrera fulgurante, con un paso anecdótico como corista de Brenda K. Starr, en la que llegó a encadenar números uno hasta llegar a los 18 que posee en la actualidad.

Repasamos, no sin dificultades, esas 18 canciones que la han convertido a ser la artista en solitario con más temas coronando el Billboard Hot 100, y la segunda en general, sólo por detrás de los Beatles. Un listado en el que, curiosamente, no figuran dos de sus interpretaciones más memorables, ‘Without You’, la versión del clásico de Badfinger (y no de Nilsson) que se quedó en el #3, o ‘All I want for Christmas is you’, el villancico contemporáneo más famoso que consiguió su posición más alta en 2015, el #11.

 

018 / I Don’t Wanna Cry (1991, 2 semanas #1)

Pocos artistas pueden presumir de que sus cuatro primeros singles de su carrera consigan llegar al #1: por entonces sólo lo habían logrado los Jackson 5. Sin embargo, la aparente “falta de mensaje” de ‘I Don’t Wanna Cry’ relegó a un segundo plano a esta balada casi desde su lanzamiento. A su escasas interpretaciones en directo se une el hecho de que ni siquiera apareciera en la versión europea de #1s, donde fue sustituida por ‘Without You’ como bonus track.

 

017 / Dreamlover (1993, 8 semanas #1)

Mariah, Tommy Mottola (descubridor y posterior marido) y Columbia tenían claro que en los 90 no sólo tenías que tener la imagen de “chica de al lado”, también había que parecerlo: joven de apariencia inocente, voz angelical y canciones aptas para todos los públicos. En 2016 no se comería un colín, pero hace dos décadas era el sueño americano personificado. Sorprende la cantidad de semanas que pasó en lo más alto un medio tiempo con un pobre videoclip que no es, ni de lejos, lo mejor de su trayectoria.

 

016 / Don’t Forget About Us (2005, 2 semanas #1)

La crítica siempre ha reprochado a la coprotagonista de ‘Precious’ la repetición cíclica de una fórmula si ésta tenía éxito. ‘Honey’ podría ser la segunda parte de ‘Fantasy’, ‘Loverboy’ lo era de ‘Heartbreaker’, y ‘Don’t Forget About Us’, primer single de la reedición de ‘The Emancipation of Mimi’ tenía sutiles parecidos con ‘We Belong Together’. Pero estábamos en 2005, Mariah había renacido de sus cenizas y se le perdonaba todo.

 

015 / Thank God I Found You (feat. Joe & 98 Degrees) (2000, 1 semana #1)

La lista de colaboraciones de Carey no es tan amplia como podría esperarse de una cantante con más de 25 años de carrera. Al margen de los remixes que ha ido lanzando para apoyar los singles más ‘radiofriendly’, en su primera década de carrera la diva aunó fuerzas apenas con Luther Vandross, Whitney Houston y Boyz-II-Men. Con ‘Rainbow’, a finales de los 90, su carrera iba sobre ruedas y casi cada single iba catapultado a lo más alto de las listas. No sorprende pues cómo una de las canciones, a priori, más discretas de su discografía consiguiera la peak position, a pesar del aparente desconocimiento por parte del público (entonces y ahora) de sus acompañantes.

 

014 / Someday (1991, 2 semanas #1)

El tiempo puede ser implacable a veces, y pocos álbumes debut se libran de él. El de Mariah no iba a ser una excepción, pero en el contexto de aquel entonces no dejaba de ser una apuesta sólida y sorprendente con un sonido bastante definido y compacto. El par de baladas de presentación de rigor daba paso a este medio tiempo que funcionó muy bien en la época cumbre de Paula Abdul y New Kids On The Block. Especial atención merece su versión ‘unplugged’, donde el riff de la guitarra es sustituido por un coro góspel más cercano al estilo posterior que predominaría en la compositora de ‘Reflections (Care Enough)’.

 

013 / Love Takes Time (1990, 3 semanas #1)

Es considerada la hermana menor de ‘Vision Of Love’, y no por ello su calidad debería de ser inferior. Su estructura es menos novedosa que el single que le precede, cierto, y su inclusión en el álbum se produjo cuando el máster ya estaba finalizado. Pero esta acertada decisión a última hora  (que provocó la edición simultánea del álbum con distintos packages, en los que algunos no aparece el título ni los créditos de esta balada) nos ha permitido disfrutar de uno de los temas más ‘sentidos’ de la que fuera mejor amiga de Whitney Houston.

 

012 / I’ll Be There (feat. Trey Lorenz) (1992, 2 semanas)

 

Un año antes de que la protagonista de ‘Glitter’ ganase su Grammy como mejor artista revelación, ese galardón fue a parar a manos de Milli Vanilli, y todos sabemos cómo acabó esa historia. Pues a pesar de las múltiples apariciones de Carey en programas de televisión cantando en directo temas de sus dos primeros álbumes, la ausencia de conciertos abiertos al público hizo sospechar de la autenticidad de su voz. Su respuesta fue la grabación de un “MTV Unplugged” cuyo primer single, una versión que puso al día el clásico de los Jackson Five, consiguió el #1 durante dos semanas. Esta canción inició la tradición de incluir en la mayoría de álbumes un cover, muchas veces lanzado como single: ‘Without You’, ‘Open Arms’, ‘Against All Odds’ o ‘I Want To Know What Love Is’.

 

011 / My All (1998, 1 semana #1)

El giro definitivo al r&b de Mariah se confirmó con el lanzamiento de ‘Butterfly’, un álbum que dejaba atrás los sonidos cómodos del pop que caracterizaron los primeros años de la diva para adentrarse en la experimentación urbana. El disco no contaba con el visto bueno de Tommy Mottola, quien torpedeó los lanzamientos como singles de ‘Butterfly’, ‘Breakdown’ y ‘The Roof’ tras el éxito apabullante de ‘Honey’. Pero cuando el álbum estaba a punto de morir, y antes del boom latino que dominó la música en 1999, la guitarra española que predomina en ‘My All’ impulsó la popularidad de una balada clásica que, cómo no, va in crescendo hasta alcanzar un clímax desbordante al final de la misma.

 

010 / Hero (1993, 4 semanas #1)

Pocos saben que 17 de los 18 números 1 de Mariah fueron escritos por ella. De hecho, la mayor parte de sus canciones salieron de su puño y letra. Y del puño y letra de sus colaboradores más estrechos, obviamente. Si Jermaine Dupri fue su mano derecha en la década de los 00, diez años antes el tándem que mejor funcionó fue el de Carey-Afanassief. De su unión nació ‘Hero’, un tema destinado a Gloria Estefan del que no se desprendieron finalmente. ¿Cómo habría sonado en la voz de la cubanoamericana? Nunca lo sabremos. Menos mal.

 

009 / Emotions (1991, 3 semanas #1)

Christina, Leona, Ariana: Quien golpea primero, golpea dos veces.

 

008 / One Sweet Day (con Boyz-II-Men) (1995, 16 semanas #1)

¿Qué es lo peor que le puede pasar a un artista en los Grammy? ¿No estar nominado? No. Lo peor es acumular 6 nominaciones en una edición e irse de vacío. Es lo que comúnmente se conoce como ‘hacerse un Mariah’. La reina de los melismas venía de vender 10 millones de copias del álbum ‘Daydream’ en apenas 5 meses cuando interpretó esta balada lacrimógena con Boyz-II-Men en el Shrine Auditorium de Los Ángeles. La industria musical parecía que se iba a rendir a sus pies aquella noche pero en su camino se cruzaron Alanis Morisette, Seal o Hottie & The Blowfish. ¿Dónde están ellos y dónde está Mariah en 2016? Seguimos esperando a que responda. Al menos el dueto continúa, a día de hoy, manteniendo el récord de semanas en el #1 del Billboard Hot 100 y es una de las colaboraciones más memorables de la neoyorquina.

 

007 / Touch My Body (2008, 2 semanas #1)

El clásico más improbable de Carey parecía una broma a la primera escucha. Pero sus ingredientes dieron uno a uno en la diana: su letra sonrojante no podía ser más adictiva, la producción con sintetizadores no parecía desfasada, su voz sonaba relajada y cómoda y el videoclip (un compendio que ofrecía todos los elementos de la iconografía alrededor de la diva, unicornio incluido) se prestaba a verlo en bucle.

 

006 / Vision Of Love (1990, 4 semanas #1)

Se dice que Simon Cowell, creador de la franquicia ‘The X Factor’ y responsable de los éxitos de One Direction y Little Mix, ponía los ojos en blanco cada vez que un aspirante de los cástings de sus programas se disponía a cantar este tema. Una única voz que se desdobla a medida que transcurre la canción va confundiendo al oyente hasta conducirlo a su verdadero destino: una duda razonable, o varias. ¿Cómo es posible que éste sea el primer single de una artista novel? ¿Realmente lo ha escrito ella? ¿De dónde ha sacado esa voz?

 

005 / Fantasy (1995, 8 semanas #1)

En una época en las que las reglas de Billboard obligaban al lanzamiento físico de una canción para entrar en el Hot 100, y en la que el airplay computaba en igualdad de condiciones que las ventas de sencillos, era prácticamente imposible el debut de un tema en el #1. Mariah no sólo lo consiguió con esta canción, sino que su remix principal supuso el punto de partida para el tándem solista + rapero que tan bien ha funcionado hasta la fecha. Sin el éxito de ‘Fantasy’ (feat. O.D.B.) no se conciben singles de Jennifer López (‘I’m Real’, ‘Ain’t It Funny’), Beyoncé (‘Crazy In Love’), Christina Aguilera (‘Dirrty’) o incluso Katy Perry (‘Dark Horse’) o Taylor Swift (‘Bad Blood’).

 

004 / Heartbreaker (feat. Jay-Z) (1999, 2 semanas #1)

¿Quién fue el listo que animó a Mariah a probar suerte en la interpretación a finales de los 90? Probablemente nadie. Con toda seguridad fue la propia artista la que movió hilos para aparecer en ‘El Soltero’ y para aprobar el storyboard del cortometraje en el que se convirtió el videoclip para ‘Heartbreaker’, primer single de ‘Rainbow’. En éste conocimos a Bianca, el alterego británico de Mariah, cuya intervención de pocos segundos es más memorable que los 90 minutos de duración de ‘Glitter’. La canción cumplió con los requisitos aptos para convertirse en un clásico: sample ochentero, estrofas susurradas, colaboración de rapero, agudos infinitos y portada con escote.

 

003 / Always Be My Baby (1996, 2 semanas #1)

Bastan pocos segundos para reconocer de forma instantánea esta canción. Bastan menos segundos para ponerse a tararearla. Pocos temas de Carey son más inconfundibles que este medio tiempo. A pesar de debutar únicamente en el #2 antes de entronarse en el Hot 100, ‘ABMB’ se encuentra (fuera del período navideño) entre los temas más escuchados de la diva en Spotify, un clásico que no falta en ninguna de sus escasas giras y que también contó con remixes cercanos al hip-hop gracias a la colaboración de Da Brat. Años más tarde de su lanzamiento, el hook característico de su inicio fue utilizado como interpolación en un peculiar homenaje que le rindieron Fifth Harmony (cuando aún eran cinco integrantes) en ‘Like Mariah’.

 

002 / Honey (1997, 3 semanas #1)

¿Ésa es Mariah Carey? En 1997 nueve de cada diez heterosexuales se preguntaban asombrados viendo la MTV si aquella joven en un minúsculo bikini que se lanzaba a una piscina desde el primer piso de una mansión era la misma chica que aparecía con cuello vuelto y mangas largas hacía no tanto. ‘Honey’ supuso una auténtica liberación para la flamante recién divorciada de Tommy Mottola. Y no sólo en cuanto a su imagen. La canción era un paso más en la convivencia de melodías pop con los ritmos urbanos que tan buen resultado le había dado con ‘Fantasy’, una evolución natural en su sonido que contó con el visto bueno de crítica (el tema fue nominado a los Grammy en la categoría de r&b) y de público, entrando directamente a lo más alto del Hot 100 la semana que siguió a su lanzamiento.

 

001 / We Belong Together (2005, 14 semanas #1)

A principios de 2005 Mariah venía de encadenar dos fracasos consecutivos (‘Glitter’ y ‘Charmbracelet’) y se enfrentaba a lo que se consideraba su última oportunidad para mantener su estatus en el mundo de la música. Si ‘It’s Like That’ supuso un aire fresco a sus 35 años, el segundo sencillo de ‘Mimi’ sacudió los cimientos de su carrera. ‘We Belong Together’ es una balada r&b que encadena versos a gran velocidad, con una letra que cualquiera podría considerar autobiográfica, referencias a clásicos de los 80, imágenes vívidas de desamor y ruptura, y un canto desesperado (a esa última oportunidad). El estribillo final aún resuena en la cabeza de los muchos que consideran a ésta su mejor canción, llegando a ocupar simultáneamente el #1 en 9 listas del Billboard en la misma semana, entre ellas el Hot 100, y consiguiendo dos de los cuatro Grammy a los que estaba nominado: mejor canción r&b y mejor interpretación r&b.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies