Todos deberíamos disfrutar del derroche de cringe del vídeo de ‘Epiphany’ de Dvicio y Nil Moliner

Dvicio y Nil Moliner se han marcado un vídeo para ‘Epiphany’ que revienta todos los medidores de cringe del país, para alcanzar cotas pocas veces antes registradas. Una maravilla.

Este va a ser uno de los vídeos que más recordemos de 2021. Totalmente en serio. Llevamos dos días, desde que lo estrenaran ayer, totalmente obsesionados con todo lo que en él ocurre. Pero antes de saborearlo gajo a gajo, puesto que es una mandarina digna de ser pelada con absoluta calma, pongamos la historia en contexto:

  • Nil Moliner, perpetuo artista revelación, hombre con gorrito, el feel-good forzoso, Mr. Wonderful con guitarra.
  • Dvicio, perpetuos hits-to-be, stop trying to make Divicio happen, candidatos a la lista de Los40 semana sí y semana también, los Maroon5 del pop latino.
  • Han lanzado ‘Epiphany’, una canción juntos. No es en inglés. Bueno, un trozo sí, a lo ‘Gimme De Tu Amor’ de Soraya. O como aquel dueto de Rihanna y David Bisbal en el que también todo estaba mal.

Comentados con datos necesarios para colocarlo en el universo, pasemos a hablar de la canción y el vídeo.

La buena noticia entre el vídeo y la canción, la canción es lo mejor. La mala es que la canción tampoco es gran cosa: ‘Epiphany’ es un mejunge entre el tema pop radiable marca de ambas casas y el estribillo que escucharon tararear en un ensayo a un tributo a los Beatles en Alcobendas. Y no era uno de esos tributos de nivelón, no. Seguramente eran incluso rubios, si nos apuráis. Pero insistimos, es bastante mejor que el vídeo.

El vídeo es… el vídeo es tremendo. El vídeo parte de una idea más o menos acertada, la de hacer algo simpático en el Parque Warner, un poco en homenaje a ‘Give Me The Seventies’ de Carlos Jean, un poco broma colorista. El resumen es que no sale bien: uno no sabe hasta qué punto el cantante de Dvicio se está tomando eso en serio, uno descubre después que para hacer esos bailes han contratado un coreógrafo, uno descubre que Nil Moliner, llevado a los 70, es Fito Cabrales en el bautizo de un sobrino.

Descubre demasiadas cosas en un estrecho plazo de tiempo. Y todo mientras escucha un falsete doloroso en un estribillo imposible y trata de comprender exactamente cuál es el appeal real y cuál el appeal paródico de todo este dúo.

Una absoluta fantasía retro-vintage.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html