¿Te digo cuál es el currículum de Demi Lovato? Desde luego no el cariño de toda esta gente






Demetria necesita amor, y el público de su gira parece más pendiente de dejarla vivir en soledad, sin ningún cariño, para que siga pidiéndolo y firmando discos decentes como este último.

Demi Lovato está falta de cariño. Y no, no lo decimos por el título de su álbum, ‘Tell Me You Love Me’, ni por el puñado de canciones que, en el álbum, reclaman un poco de cariño, un poco de mimo, o un poco de, como diría Bárbara Rey, una noche… de amor. No, Demi está realmente falta de cariño.

Y se ha visto claramente en uno de los últimos shows de la gira de su sexto álbum, cuando la cantante de clásicos como ‘La La Land’ -que después inspiraría la taquillera película de Emma Stone y Ryan Gosling– hacía parada en Inglewood, California. O bien la gente de Inglewood es conocida por tener cierta tirria a los gérmenes y llevar uno de esos botecitos de alcohol para manos en el bolso, porque eso es bueníssssimo, que se lo ha dicho su dermatólogo que es buenísssssssimo, o bien se habían equivocado de concierto y entraron por error en el de Demi, o bien eran invitados de la fundación O.N.C.E.

Sea como fuere, Demi no había visto semejante vació legal desde que Selena Gomez decidió hacerle unfollow en redes sociales. Por vigesimoctava vez. Allí que iba emocionada Demi, con su mejor body de lycra, sus pasos de diva, y sus saludos a Dios sabe quién, y se acerca al público de la primera fila, que asiste atónito a la llegada de la cantante. Nadie se mueve. Podrían estar todos muertos. Podría haber habido un apocalipsis mientras Demi tocaba ‘Lonely’ y ella sin enterarse de que era la única con vida, porque cualquiera se atreve a atacarla dando semejante gritos. Demi alcanza al público, y entonces ocurre lo impensable:

Nadie levanta la mano ni para saludar a Demi. En la primera fila del concierto de Demi Lovato, nadie saluda a Demi Lovato cuando se acerca. Es más, si afinamos el oído, se escucha a una muchacha decir “aparta, que no veo al batería, yo he venido aquí por el batería. ¡Eso sí que son baquetas y no lo del cuerpo de policía!”.

Pobre Demi, dadle un poco de amor cuando pase por España.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies