«F*ck» es realmente «fuck», por si el asterisco era de una sutileza tal que no hubierais caído. El caso es que los artistas ponen banda sonora a la serie que Netflix estira como un chicle insípido.

Read More