RuPaul’s Drag Race 11 | Semana 8 | ‘Snatch Game At Sea’






Un año más, el juego de las imitaciones llega al ‘Drag Race’, pero, esta temporada, con abominables resultados: el runway y lipsync salvaron los muebles.

Ya hay una temporada de ‘RuPaul’s Drag Race’ y sí, el programa vienen necesitando unos meses de respiración entre temporada y temporada, porque a este paso va a terminar quemado cual si fuera el protagonista de una mascletá. Pero tenemos 15 nuevas drag queens en las que fijarnos, y nuevas expulsiones que vivir con fingida sorpresa.

Continuemos, pues, con el análisis de la undécima temporada de ‘RuPaul’s Drag Race’. Así ha sido su octava semana:

 

El challenge: Snatch Game

Las reinas de la undécima edición han firmado el peor ‘Snatch Game’ de la historia del concurso. De verdad que nos resulta incomprensible entender como, 11 temporadas después, todavía hay drags que aparecen en el concurso soltando la máxima de «yo es que no imito bien», o «no sé qué persona voy a hacer». Chica, es un concurso que se repite ca-da-a-ño. Llega mínimamente preparada.

Y este año no es que una de ellas, o un par, llegara sin saber muy bien qué hacer: ni Yvie, ni Vanjie, ni Brooke, ni Plastique tenían muy claro cómo salir del paso. La última consiguió sacar su personaje mínimamente adelante, pero sólo la mitad dieron el mínimo juego, sin brillar en exceso: Nina West, la única que sabía en qué consistía el challenge; Shuga, muy, muy justita como Charo; Silky, que hizo de sí misma pero al menos llevaba los chistes preparados; y Akeria, la Jennifer Haddish de esta temporada, para variar un poco los personajes.

 

El runway

La temática de esta semana era la lentejuela, un poco básico, pero que podía dar bastante juego en cuanto a diversidad de elección:

  • Plastique Tiara | Llevó un modelo acuático que nos dio la sensación de haber visto anteriormente sobre la pasarela, cuando Brooke salió vestida de Piscis. Esto hizo que pasara más inadvertida, habiendo perdido el efecto wow, aunque el outift estuviera bien.
  • Brooke Lynn Hytes | Sabía que se jugaba mucho en la pasarela y compensó con el que fue, posiblemente, el mejor runway de la historia del programa: apareció con aspecto sesentero, pero un espectacular reveal la reconvirtió en una Britney Spears con la actitud por las nubes. Derrochó carisma por un tubo.
  • Yvie Oddly | Fiel a su estilo, Yvie lució un mono de lentejuelas muy David Bowie, de inspiración algo punk, aunque arriesgó poco con la peluca, que pudo haber sido más atrevida, sabiéndose tan en peligro tras el ‘Snatch Game’.
  • A’Keria Chanel Davenport | Llevaba un modelo correcto, animal print, una cola detrás, pero todo de un drag algo clásicorro y básico. Necesita dar un paso más allá si quiere llamar nuestra atención.
  • Shuga Cain | Primera valoración: el vestido era espectacular, flamenco, color berenjena, repleto de lentejuelas, precioso. Segunda valoración: ¿no lo llevó de forma un tanto basta? Nos hubiera gustado verla con un maquillaje y actitud algo más delicada, acorde con el propio vestido.
  • Vanessa Vanjie Mateo | «No debería ir en bañador», se la escucha decir mientras desfila. Chica, entonces, ¿nos explicas por qué demonios vas en bañador? Estamos aburridos de que Vanjie sepa y exponga que sus runways son una porquería, pero insista en no alterarlos lo más mínimo.
  • Silky Nutmeg Ganache | El vestido de Latrice Royale de todas las semanas, versión turquesa.
  • Nina West | ¿Qué le ocurre a Nina al caminar? ¿Está acostumbrada a hacer drag en zapatillas? ¿Tiene un callo? A un lado de eso, su vestuario fue, por fin, ¡estupendo! Supo combinar su personalidad, con ese puntito de disfraz de sus elecciones, con un look pulido que por fin la hizo brillar.

 

La ganadora y las nominadas 

La ganadora era Nina, pero ganó Silky. Pasemos ahora a lo que sí fue relevante: el lipsync de las dos favoritas del concurso, que quedaron a la cola esta semana. Yvie Oddly y Brooke Lynn Hytes tomaron el control de ‘Sorry Not Sorry’ de Demi Lovato en el que también fue el mejor lipsync de la historia del concurso.

Contorsionismo, baile, dead drops, y sobre todo, un absoluto derroche de carisma en el que parecía un lipsync por la victoria en un ‘All Stars’. El foco se posó sobre ambas durante un par de minutos, y eliminar a cualquiera de ellas se antojó, de pronto, un completo absurdo. De modo que RuPaul decidió salvarlas a las dos y continuar el concurso con ocho participantes.

¿Quién decíamos que había ganado el bodrio del ‘Snatch Game’? ¿Alguien va, siquiera, a recordarlo?

 

Scoreboards


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies