Rihanna, acusada de lanzamiento de tetera tras lanzar el contenido de la Sra. Potts sobre la cabeza de Jay-Z






Rihanna ha llenado dos tazas de recuerdos y de historias, que diría La Oreja, y las ha derramado sobre la cabeza de Jay-Z, con dos ovarios, puesto que sigue siendo llevada por su agencia de management.

La casa de Rihanna, un día normal por la tarde. Suena un pitido de fondo y todos nos preguntamos qué es lo que está sonando y a lo que la cantante slash vendedora de bragas no está dando ninguna importancia. El pitido sigue sonando y Rihanna aparece con una colección de tacitas y platos de la mejor porcelana de House Of Preysler. El pitido continúa ahí y empezamos a suponer que lo que hierve de fondo es el agua del té. Pocos minutos después, Rihanna aparece con una tetera gigante y la vierte sobre la cabeza de Jay-Z, sentado a nuestro lado, que adquiere una tonalidad verdúcea cual si fuera él el pelo de Billie Eilish. Una señora reacciona diciendo «oh my, oh my!» y nosotros le pedimos a Alexa que ponga el single de Troye Sivan para que la hilaridad de toda la escena sea aún mayor. La policía acude al domicilio y se lleva arrestada a Rihanna, acusada de lanzamiento de tetera. Efectivamente, los trozos de porcelana rota aún decoran el suelo.

¿Y de qué narices estamos hablando? Pues todo esto ha sido una manera de ficcionar las últimas declaraciones de la vendedora de maquillaje y ocasional vendedora de libros Rihanna, que ha dado una entrevista a Vogue en la que se queda más ancha que los muslos de EMEIE. En ella habla de Trump, habla de movimientos sociales, de su nuevo disco (¡ja! as if), pero sobre todo, habla de cómo rechazó, un año más, encargarse del intermedio de la Super Bowl. 

La periodista pregunta a Rihanna si rechazó la actuación en apoyo a Colin Kaepernick, un drama futbolístico del que ya os hemos hablado largo y tendido:

«Absolutamente. No me atrevería a hacer eso. ¿Para qué? ¿Quién sale ganando de que actúe ahí? Desde luego no mi gente. No voy a ser una vendida. No puedo ser alguien que permite ese tipo de situaciones. Hay mucho de esa organización con lo que no estoy de acuerdo y no voy a plantarme ahí a servirles de ninguna manera.»

Muchos han interpretado el shade como un disparo de teína a J.Lo y Shakira, encargadas del intermedio este año, pero lo cierto es que con el «no mi gente» el tiro va más dirigido al marido de Beyoncé y magnate de Roc Nation -agencia de management de la propia Rihanna-, que a partir de este año se encarga de la imagen y entretenimiento de la NFL.

Rihanna podría editar su propia línea de Roiboos en los próximos meses.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies