QTTF | ‘Cry Me A River’, Justin Timberlake amando en tiempos revueltos






El segundo single en solitario de Justin Timberlake lo confirmo como súper estrella, cuando el cantante referenciaba, con absoluto descaso, su relación con Britney Spears.

Bienvenidos a ‘Qué Tiempo Tan Feliz!’, la sección con la que echamos la vista atrás a canciones que, por un motivo u otro, han marcado la historia del pop y creemos que son merecedoras de volver al recuerdo general. Coged vuestros minidisc, cassettes, vinilos o CDs, porque viajamos atrás en el tiempo para revisionar alguna joya.

Rebobinemos pues hoy hasta 2002, cuando Justin Timberlake se vengaba de una supuesta infidelidad de Britney Spears con una de sus mejores canciones y vídeos hasta la fecha.

La canción

“¿Por qué me ha hecho esto? Era mi sol, era mi tierra…” le dijo, según cuenta Timbaland al menos, Justin Timberlake al productor cuando le colgó el teléfono a Britney Spears tras una tensísima conversación post-cuernos. Que sí, que nosotros también dudamos de semejante nivel de intensidad de Justin Timberlake, pero esta es la historia oficial de ‘Cry Me A River’, que parece escrita por Ruth Lorenzo.

Con esa frase, cantante y productor llegaron al estudio notablemente cabreados, y empezaron a dar forma a una de las que terminaría siendo de las canciones más icónicas de Timberlake, y de la década de los dosmiles. ‘Cry Me A River’ lo tenía todo: no sólo era oscura, hipnótica e incluía por igual sintetizadores y ritmos hip-hop que influencias árabes, sino que además está repleta de hooks.

¿No es, de hecho, una de las pocas canciones en las que Timbaland, en vez de restar, suma? “El daño está hecho, así que me marcho”, rapea, distorsiones mediante, el productor, después de que Justin mande, elegantemente, a la mierda a la su ex-pareja.

Lo interesante del segundo single de Timberlake, compuesto por la pareja citada y Scott Storch (DJ Khaled, Beyoncé, Christina Aguilera…), es que lo separaba un poco de sus temas más predeciblemente Michael Jackson: ‘Cry Me A River’ tenía algo más propio en comparación a, por ejemplo, ‘Like I Love You’ o ‘Rock Your Body’, por muy hits que fueran.

 

El vídeo oficial

La discográfica estaba preocupada por el vídeo oficial para el tema, porque, por un lado, rompía con la imagen de ‘chico bueno’ que Timberlake se había moldeado hasta la fecha, y por otra, porque las referencias a Britney Spears en él eran más que obvias, a pesar de que el cantante siempre tratara de dejar en el aire si el vídeo y la canción giraban en torno a ella: “No voy a explicar si tal canción va por tal persona. Diré simplemente que escribir un par de temas en el álbum me ha ayudado a superar algunas historias que tenía pendientes”, contaba Justin a MTV por la época.

El caso es que no hacía falta ni la confirmación: una vez visto el vídeo, quien no vea a Britney en la muchacha que, hacia su final, entra en la casa, está ciego o no la conocía allá por 2002: el mismo corte de pelo, misma ropa, y la cara tapada por un gorro para crear la impresión de que realmente era ella. Antes de su llegada, Justin Timberlake sirve la venganza en un plato tan frío que parece una actuación de Lorena Gómez en ‘OT’: se graba teniendo relaciones sobre la cama de la muchacha, e inserta el VHS en su reproductor para que ella lo descubra al salir de la ducha.

Todo con un puntito stalker, por cierto, porque Timberlake se cuela en su casa a golpe de vandalismo: rompe un cristal, y lo que es mucho peor, se pone a hacer una coreografía sobre la encimera, con la de ácaros que tiene eso que dejar en ella. Right in front on my salad.

 

Listas & Premios

2004 le dio, por fin y tras 8 nominaciones a Nsync, los primeros dos Grammys a Justin Timberlake: el de Mejor Álbum Pop Vocal y otro para ‘Cry Me A River’, como Mejor Interpretación Pop Vocal. La canción se quedaba fuera de las nominaciones de peso aquel año, aunque el cantante sí conseguía aparecer en la categoría de Álbum Del Año, que terminó perdiendo.

Meses antes, consiguió 5 nominaciones a los MTV EMA, incluyendo la de Mejor Canción por el tema que hoy nos ocupa, aunque lo perdió y se marchó de la gala con los premios a Mejor Artista Masculino, Mejor Artista Pop y Mejor Álbum. Se redimió en los MTV VMA de aquel mismo año, con los premios a Mejor Vídeo de Artista Masculino y Vídeo del Año por ‘Cry Me A River’.

Durante aquella época, también ganó dos Premios Brit y un MOBO.

‘Cry Me A River’ fue un hit en listas, certificándose Platino en el Reino Unido en Estados Unidos y Reino Unido, Doble Platino en Australia y Oro en países como Alemania, Francia o Italia. Llegó al #3 en Billboard, al #2 en UK, al #6 en Francia o Irlanda y terminó colándose en las listas de los más vendidos del año en una docena de países.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies