Pupilas En La Oreja | ‘Soñaré’, la vida que era el sueño de La Oreja De Van Gogh






Rebobinamos hasta prácticamente el inicio de carrera de los donostiarras para analizar una pupilar ensoñadora, tal y como dijo aquel genio, Dios nos libre de nombrarle.

Bienvenidos a la sección de la web que analiza pupilas, amigos de la estupidez congénita de nuestras secciones. En esta ocasión, vamos a aprovechar este apartado para ir repasando los 40 singles que La Oreja De Van Gogh nos ha dejado hasta la fecha -si lanzan un nuevo, lo añadiremos a la lista, aunque arruinará el cómputo redondo de 40-.

Para que os hagáis una idea, la intención es pasar por cada canción sin seguir la línea temporal en la que fue editada, con lo que vuestra favorita puede terminar saliendo en cualquier momento. Y sí, todo el mundo tiene una canción “favorita” de La Oreja De Van Gogh. En cada parada, analizaremos el single, el momento más Oreja, los vídeos oficiales y colocaremos la nota global de la canción con El Pupilómetro: a más pupilas, más nos habrá gustado el lanzamiento.

¡Preparad las pupilas, y arranquemos un nuevo visionado!

 

El single, ‘Soñaré’

Supuso el breakthrough definitivo para la banda donostiarra: venían de debutar con ‘El 28’, un single que les había dado el éxito pero que terminó de explotar cuando los chicos pusieron a la venta ‘Soñaré’, la primera canción de la banda en llegar al #1 de Los40, el medidor de hits más fiable de finales de los 90, con una lista de singles que tiritaba en España. La canción se quedó grabada en el subconsciente de todo el país y es que no era para menos.

Si ‘El 28’ presentaba a La Oreja como un grupo pop melódico, ‘Soñaré’ parecía confirmar que también tenían los bops suficientes como para poner un estadio a dar saltos. La letra, prácticamente un trabalenguas en el que Amaia Montero jugaba a ser un cruce entre Gloria Fuertes y Thalía en ‘Arrasando’ -anticipando la invención de la canción, en realidad-, tocaba techo en un estribillo que explotaba en el positivismo de “como dijo aquel genio esta vida es un sueño”.

La Oreja De Van Gogh otra cosa no, pero discreción tenía a rabiar: lo mismo que en ‘La Estella Y La Luna’ arrancaban con un “cuenta un sabio de hoy” y en ‘Dicen Que Dicen’ afirmaban “dicen que dicen que anuncia que existe”, en ‘Soñaré’ también tiraban la piedra y escondían la mano, sin señalar a nadie, no fuera que la cagaran con la referencia y se equivocaran de autor. La canción hace referencia a ‘La Vida Es Sueño’ de Calderón De La Barca, pero mira, lo mismo les pareció raro decir “como decía Calderón esta vida es un sueño”. Ya os decimos que 700 mil copias no iban a haber vendido.

Si alguna vez habéis jugado al Singstar, por cierto, con ‘Soñaré’ os habréis dado cuenta de que sus casi 4 minutos de duración son un pelín escasos. Y es que “la vida es un sueño” pero lo de ‘Soñaré’ terminaba siendo más bien, valga la autorreferencia, una ‘Pesadilla’.

¿Cuántas veces llega Amaia a repetir el estribillo al final del tema? La palabra ‘soñar’ se repite a lo largo de la canción en nada menos que… ¡40 veces!

 

El momento más La Oreja

En medio de el momento de ‘Érase Una Vez Los Inventores’ que se montó la Montero en el tema, encontramos esto:

“He soñado siempre con poder crear
una máquina del tiempo y descubrir
el futuro más lejano,
donde yo no voy a estar.
Y volver a ver San Sebastián,
en el siglo XXVI
desde mi nave espacial.

Ella, creadora. Pero es gracioso, porque ella lo que quiere crear una maquina del tiempo y a la vez una paradoja: quiere ir a ver el futuro más lejano donde ella no va a estar. Pero si viaja a él, entonces ya estaría en él. Oh Dios mío, el bucle de nunca acabar, ¡jamás conseguiría el objetivo real!

Lo que sí podría lograr es ver San Sebastián en el siglo XXVI, aunque por algún motivo, la máquina del tiempo también la va a llevar directamente a una nave espacial en vez de dejarla en la tierra, de la que partía. Science wins. En cualquier caso, ya le decimos a Amaia y a los suyos que, si el objetivo era ver San Sebastián desde una nave espacial, valiente mierda de altura va a conseguir pillar la nave. ¿O alguien ve San Sebastian desde el espacio exterior?

Y ahora, terminemos con el chiste fácil. Si Amaia quería ver el futuro donde ella no iba a estar, sólo necesitaba esperar 9 años, tampoco le hacía falta viajar al siglo XXVI. Leire ya estaría allí, y ella: no.

 

Así era su vídeo

Dios bendiga estas etapas naive que, vistas con el tiempo, no aportan más que un maravilloso nivel de cringe al público, con el bol de palomitas delante de las manos. En el vídeo de ‘Soñaré’, los chicos de La Oreja aparecían haciendo el playback de la canción en la playa de La Concha, en San Sebastián. Y como contarían con el tiempo, el rodaje, que se alargó el día entero, estuvo completo de anécdotas. Seamos francos, cómo no iba a estarlo ¡si llegaron a meterles en el agua a tocar!

Bueno, estamos hablando del vídeo como si realmente alguien les hubiera obligado a hacerlo, cuando la realidad, para sorpresa de nadie, es que la grabación la hicieron ellos mismos, ya que el clip fue rodado con la cámara casera de Amaia Montero. No surprises there, lo trágico hubiera sido que nos confirmaran que llevaron a todo un equipo para semejante bodrio.

Lo guay, en cualquier caso, es ver cómo la cantante da saltitos por la arena, con un chándal de lo más Sporty Spice, poniendo las caras imposibles de eye-roll continuo que eran la seña de identidad de Montero en la primera época. Todo el rato la muchacha con cara de “¿mentiendes?” y “¿vale, María Patiño?”. Una fantasía de interpretación playera que terminaba con el grupo lanzándose al agua y unos cuantos asistentes a la situación aplaudiendo.

No era para menos si llevaban un rato escuchando en repeat el estribillo. Pensadlo.

 

El Pupilómetro

‘Soñaré’ es un rotundo clásico. A pesar de lo cansino de su final, de los cada vez más irritantes ‘la-lara-lá’ y de la producción amateur, es innegable que la canción ha pasado el test del tiempo pasando de single simpático de unos recién llegados a símbolo nostálgico del final de los noventa en España. Merece, sin duda, cuatro pupilas más a la vista que las de Amaia en aquel momento, que las tendría poco vistas porque estaría haciendo el eye-roll.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies