Pupilas En La Oreja | ‘La Chica Del Gorro Azul’, su primer hit sin letra en el estribillo






Pocos éxitos de La Oreja han prescindido de letra en su estribillo, pero ellos se antepusieron al tropical-pop con ‘La Chica Del Gorro Azul’.

Bienvenidos a la sección de la web que analiza pupilas, amigos de la estupidez congénita de nuestras secciones. En esta ocasión, vamos a aprovechar este apartado para ir repasando los 40 singles que La Oreja De Van Gogh nos ha dejado hasta la fecha -si lanzan un nuevo, lo añadiremos a la lista, aunque arruinará el cómputo redondo de 40-.

Para que os hagáis una idea, la intención es pasar por cada canción sin seguir la línea temporal en la que fue editada, con lo que vuestra favorita puede terminar saliendo en cualquier momento. Y sí, todo el mundo tiene una canción «favorita» de La Oreja De Van Gogh. En cada parada, analizaremos el single, el momento más Oreja, los vídeos oficiales y colocaremos la nota global de la canción con El Pupilómetro: a más pupilas, más nos habrá gustado el lanzamiento.

¡Preparad las pupilas, y arranquemos un nuevo visionado!

 

El single, ‘La Chica Del Gorro Azul’

De las campanas de ’20 De Enero’ a las trompetas de ‘La Chica Del Gorro Azul’. La Oreja se deshacía en hooks para un tema que sirvió como enésimo single de su segundo trabajo, demostrando, después del paso de los años, que aquel ‘El Viaje De Copperpot’ puede ser su disco más redondo como compilación de hits hasta hoy día.

‘Gorro Azul’ lo tenía todo, y podría haber funcionado igual de bien como segundo single que como último del álbum, versos de letra retorcídamente simple, la EMEIE de la voz más naive, melocotones, sauces llorones, un puente que iba preparándote para un estribillo potente, y de pronto: oh, no había estribillo como tal. Había algo mejor, un desfile de sílabas ‘tu’ que hacían del tema el clásico perfecto para la verbena del pueblo o para sonar en la radio. Una vez se te metía el ‘tu’ en la cabeza, ya no había forma de sacarlo.

Tan pegadizo era, de hecho, que se les perdona el haber tirado de fade-out para llegar al final de la canción, una vez se dieron cuenta de que no había modo humano de poner fin a semejante gancho.

 

El momento más La Oreja

En ‘Gorro’ también había unos cuantos trozos para elegir, pero nos decantamos por el siguiente:

De un sauce llorón
una almendra se cayó
y llora triste porque aún no ha caído su amor.

Primero, de un sauce llorón cae una almendra. ¿Puede alguien explicarnos qué demonios hacía ahí la almendra? ¿Quién la puso? ¿EMEIE, que estaba comiendo frutos secos al lado y la tiró hacia un rama esperando a que cayera? ¿Cuánto tiempo estuvo esperando la muchacha a que cayera la almendra para componer la canción y dotarla de cierto sentido?

Segundo: llora triste la almendra. Llora porque ha caído de un sauce llorón. Paradójicamente, repetimos, la que llora es una almendra. ¿Pasó entonces a ser un fruto húmedo? ¿O no, porque las lágrimas cayeron al suelo y no llegaron a humedecerla? Son todo preguntas realmente estúpidas.

Tercero: lo peor es el motivo por el que la almendra llora, porque aún no ha caído su amor. Chica, como va a caer si estás debajo de un sauce, ¡vete a un almendro! Culpa de EMEIE por haberla lanzado, aunque esperad; lo mismo a la almendra le va el rollo interracial. Oye, que entonces, nosotros chitón. Y que espere a que caiga lo que sea que de el sauce llorón.

 

Así era su vídeo

No tuvo. Emoji de cara triste, porque esta canción forma parte del grupo de temas redondos de La Oreja que se quedaron sin presupuesto para vídeos, porque chico, por aquel entonces lo de los visual álbums tampoco se estilaba demasiado. Y por ende, nos tenemos que conformar con comentar la siguiente actuación que la banda hizo en el desaparecido ‘Música Sí’.

Por un lado, EMEIE, que todavía no sabía muy bien qué hacer sobre un escenario, se pasa media canción poniendo los ojos en blanco porque rendía homenaje a la Esteban, o porque algún foco andaba medio suelto y no quería que le cayera encima, para darle a sus mejillas el color. Bastante colorete llevaba ya de por sí.

La actuación, por supuesto, se desarrolló en estricto playback, como demuestran los aplausos del final, metidos con calzador en el audio para disimular un fade out que ni en directo sabían resolver aún.

 

El Pupilómetro

Somos muy fans de los momentos en los que La Oreja deja de pretender controlar de electrónica y se pone un poco vintage en canciones con más instrumento y menos tener que llamar por teléfono a Carlos Jean para ver qué tecla tocar. Por lo tanto, ‘Gorro’ pasa a estar entre nuestras favoritas, y le vamos a dar cuatro pupilas. ¿Por qué no una quinta? Chica, de verdad, cómo nos ponemos de exquisitos. Pues bueno, por un lado porque nos da pena de la almendra, y por otro, por el fade out. Si es que nos hacéis repetir los motivos.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies