Pupilas En La Oreja | ‘Dulce Locura’, La Oreja De Van Gogh, sin tu sol, pero con bien de luna

La Oreja emo volvía a asomar sus pupilas en la fascinante ‘Dulce Locura’, sin duda uno de los mayores y más reconocibles temas de la banda durante su época más bubblegum-rock.

Bienvenidos a la sección de la web que analiza pupilas, amigos de la estupidez congénita de nuestras secciones. En esta ocasión, vamos a aprovechar este apartado para ir repasando los 40 singles que La Oreja De Van Gogh nos ha dejado hasta la fecha -si lanzan un nuevo, lo añadiremos a la lista, aunque arruinará el cómputo redondo de 40-.

Para que os hagáis una idea, la intención es pasar por cada canción sin seguir la línea temporal en la que fue editada, con lo que vuestra favorita puede terminar saliendo en cualquier momento. Y sí, todo el mundo tiene una canción “favorita” de La Oreja De Van Gogh. En cada parada, analizaremos el single, el momento más Oreja, los vídeos oficiales y colocaremos la nota global de la canción con El Pupilómetro: a más pupilas, más nos habrá gustado el lanzamiento.

¡Preparad las pupilas, y arranquemos un nuevo visionado!

 

El single, ‘Dulce Locura’

La Oreja había entrado en el momento de virar, con su cuarto álbum, del pop amable que los caracterizaba hasta entonces. La banda ya había presentado el proyecto con la guerrera ‘Muñeca De Trapo’, pero llevaba su lado emo más allá con ‘Dulce Locura’. Amaia, casi como una autómata esperando a que la Parca llegara mientras se tomaba un Nesquik suspirando en la mesa del comedor según mojaba una galleta rancia, narraba todo aquello que tenía pendiente de hacer y se da cuenta que no haría. ¿Por qué? Porque le faltaba tu dulce locura, y por ende, se acabó todo para ella. Sus entradas caducadas, sus sillones y las extensiones del anterior single. Todo a la porra.

La canción estiraba el chicle bubblegum-rock de la banda -lo recuperarían en la era ‘Cometas’- en un lanzamiento de versos melódicos, casi de cajita musical con bailarina en su interior, pero estribillo guerrero y estruendoso. Por cierto, fijaos con detenimiento en que, detrás de la instrumentación al uso, el grupo tira de una base tipo technotronic machacona, dejando claro que, si The Rasmus podían ser el no va más por aquel entonces, ellos no iban a ser menos.

 

El momento más La Oreja

La canción al completo tiene maravillosas referencias a de todo un poco en sus versos, con frases interminables tipo La Prohibida, casi más típicas de una novela en prosa que de una canción pop, pero vamos a quedarnos con esta parte del estribillo:

“Entiendo que te fueras y ahora pago mi condena,
pero no me pidas que quiera vivir
sin tu luna, sin tu sol, sin tu dulce locura,
me vuelvo pequeña y menuda.
La noche te sueña y se burla,
te intento abrazar y te escudas.”

Para empezar, nos encanta el drama del momento en que que Montero hace una pausa entre “vivir” y “sin tu luna”, dando la sensación de “no me pidas que quiera vivir”. Ella, suicidal kween. Pero realmente lo que no quiere vivir es sin tu sol ni sin tu luna, y no nos hagáis indagar a qué se está refiriendo con casa cosa, que estamos en horario protegido. ¡No nos hagáis indagar! En cualquier caso, La Oreja pedía soles y lunas justo una década después de que Marta Sánchez indicara no querer “lunas que me iluminen” o “soles que me fascinen” en su álbum ‘Desconocida’. ¿Estaba cantándose EMEIE a MERTE en plan relle belle -pista: no es francés para ‘lesbianismo’- ? Esta claro que no, porque o tenéis problemas de comprensión lectora o no habéis entendido que Marta no quería soles y lunas. Por ende, por qué iba ella a tenerlos. ¿¡Pero no veis que esta es una de nuestra muchas referencias insustanciales?!

Por cierto, EMEIE se volvía “pequeña” y “menuda”, así, con dos sinónimos, por si no lo entendíais a la primera. Se vuelve pequeña, menuda, diminuta, ínfima, una hermana Minogue más. Pero lo peor, el colofón al asunto, llega hacia el final de nuestra selección: “la noche te sueña y se burla” y “te intento abrazar y te escudas”. Bueno, a lo primero te responderé hala mahí. Hala Mahí era una expresión de los eritreos antiguos que significa que dejes de sugerir que la que sueña es la noche cuando eres tú, y que dejes de intentar abrazar a alguien que se quiere ir. Que ni lunas, ni soles, ni abrazos. Chica, ¿te lo tiene que dar por escrito? Bueno, casi mejor no, que acabaría sacándose de la manga un verso del estilo de “vendo en Wallapop una carta algo roñosa donde el tío de esta canción me manda a tomar vientos”.

 

Así era su vídeo

Era como si los metaleros que se reúnen en Plaza España hubieran diseñado ‘Goodbye’ de las Spice Girls. Entonces, La Oreja aparecía en un caserón medio abandonado, rodeados de ventiladores por algún motivo, sin ser ellos conscientes de lo malísimas que son las corrientes para la voz y el correcto funcionamiento muscular. Y claro, empezaba a caérseles todo, porque ¿en la cabeza de quién cabe llenar una casa de ventiladores habiendo dejado la vajilla buena al borde de su estantería?

En fin, el clip oficial, además de platos rotos y desmayos de varios miembros en plan melodramático, tiene otro atractivo indiscutible: el de la EMEIE trendsetter. Sí, amigos, porque EMEIE puso dos cosas de moda una década antes de que estuvieran de moda. Primero, el pelo blanco. Ella, Olaf. Ella, dando pie a la peluquería de finales de los 2010. Ella, Glenn Close en ‘101 Dálmatas’.  Segundo, la moda trap: atentos al outfit de EMEIE, porque la diosa de clásicos como ‘Los Abrazos Rotos’ -que anteriormente Almodóvar convirtió en taquillazo en su honor- lleva una sudadera de chándal con brilli brilli y una falda ibicenca, giving zero fucks. Y así inventó EMEIE a C. Tangana. Con una falda ibicenca.

 

El Pupilómetro

Sin ningun ápice de duda, este momento emo de La Oreja merece el mayor de nuestros aplausos. Estamos tan entusiasmados que tenemos, como diría Marta Mansilla en el rap de ‘Chicas Al Poder’, de Bellepop, “las pupilas vueltas del reves”. Las cinco que vamos a darle a este tema, a su vídeo, y a todo el concepto de La Oreja oscura, siniestra de ‘Guapa’.


1 Comentario

  • Hanz Reply

    10 julio, 2018 at 9:35 am

    DICE… La noche te sueña y se burla,
    te intento abrazar y te esfumas..
    Pero que emocionante canción que subidón pega.

Comentarios, aquí:

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies