Pupilas En La Oreja | ‘Dile Al Sol’, la historia medieval narrada por La Oreja

El quinto single de ‘Dile Al Sol’ fue precisamente la canción que daba título al primer álbum de la banda. ¿Cómo de clásico fue su momento medieval?

Bienvenidos a la sección de la web que analiza pupilas, amigos de la estupidez congénita de nuestras secciones. En esta ocasión, vamos a aprovechar este apartado para ir repasando los 40 singles que La Oreja De Van Gogh nos ha dejado hasta la fecha -si lanzan un nuevo, lo añadiremos a la lista, aunque arruinará el cómputo redondo de 40-.

Para que os hagáis una idea, la intención es pasar por cada canción sin seguir la línea temporal en la que fue editada, con lo que vuestra favorita puede terminar saliendo en cualquier momento. Y sí, todo el mundo tiene una canción «favorita» de La Oreja De Van Gogh. En cada parada, analizaremos el single, el momento más Oreja, los vídeos oficiales y colocaremos la nota global de la canción con El Pupilómetro: a más pupilas, más nos habrá gustado el lanzamiento.

¡Preparad las pupilas, y arranquemos un nuevo visionado!

 

El single, ‘La Niña Que Llora En Tus Fiestas’

Evidentemente, si no sabéis que uno una guerra en la antigüedad que separó un joven y dulce amor, es que os pasateis las clases de historia de Primaria, Secundaria y Bachillerato por el mismísimo iris de vuestra pupila. Es esencial conocer esa parte de la historia, y menos mal que los miembros de La Oreja De Van Gogh estaban ahí para contarla.

Así, en plan edad media, el quinto single del primer disco de la banda era como montar una feria medieval en el salón de la casa de uno, era como revisionar las temporadas de ‘Isabel’, era como entrar en el imaginario de cualquier productora española en el momento en el que se preguntan qué tipo de ficción deberían llevar a cabo. Pues obvio: aquella que separó un joven y dulce amor.

La Oreja de Van Gogh se ponía realmente tan bélica como trágica, porque contaba la batalla desde el punto de vista de ella, desolada, que acababa tan loca que le decía al muchacho muerto que hablara con el sol para que le diera calor… pero mujer, ¡mejor llama a Fagor, o alguien que te instale una estufa!

El estribillo del tema, eso sí, bebía de las melodías de La Oreja De Van Gogh que siguen siendo reconocibles hoy día, con lo que lo medieval se limitaba únicamente a la historia. Un momento algo desprovechado, porque realmente hubiera sido fastuoso que hubieran tenido parte de arreglos tipo Mester De juglaría.

 

El momento más La Oreja

Quedémonos con el momento más memorable:

«Vuelve a mí,
y dame tu mano al andar,
vuelve a mí,
y mira mis ojos llorar.»

Chica, que entendemos el drama que está viviendo la protagonista de ‘Dile Al Sol’, ¿eh? No vayáis a pensar que tenemos poquísima empatía. Pero claro, esto nos parece un poco egoísta. Es decir, el muchacho en cuestión se va a la guerra, le atraviesa una lanza el corazón, se muere ahí de pie y dejan el cuerpo tirado en un descampado, y ella pensando en que vuelva para que le da la mano al andar.

¿La mano al andar? ¡Necesitarás tú ayudarlo a él a levantarse, y ya te decimos que con una lanza en el pecho pinta de ejercer de muleta no tiene! Que oye, lo mismo es que la muchacha era coja y encima de quedarse sin pareja, se ha quedado sin apoyo a la hora de caminar y ahora no sale ni a por el pan, que lo pide a través de la web del Spar de su pueblo medieval.

¡Vuelve a mí, y mira mis ojos llorar! Pero muchacha, ¿por qué ibas a estar llorando si ya ha vuelto? De verdad, si se muere, llora, si vuelve, llora, si está coja, llora. ¿No será que la chica en cuestión es un poco prostituta de atención?

 

Así era su vídeo

El vídeo de ‘Dile Al Sol’, rodado en Barcelona, fue grabado en el mismo escenario en el que en años posteriores harían el de ‘Perdida’. Sólo que en ‘Dile Al Sol’ no aparece gente bailando, sino mucho fuego y mucho misticismo, porque oiga, están hablando de un tragedia, no de ir colocado.

Así, aparece Amaia, cual cantante de Los Punsetes, sin apenas pestañear mientras interpreta la canción, y sus compañeros, detrás, tocan sus instrumentos con bastante más entusiasmo. Detrás de ellos, de hecho, aparece después fuego, porque otra cosa no pero ‘Dile Al Sol’ es un vídeo repletísimo de acción.

Además del argumento y el no parar de la acción del clip, el look de Montero es digno de ser estudiado: en ‘Dile Al Sol’, lo mismo se vestía de quinceañera con horquillas en el pelo sacando de sí su mejor Billie Piper, que aparecía sobremaquillada, con los labios perfilados, marcándose su mejor Terelu.

Finalmente, hablemos de ese momento en el que la cantante habla con un halo de luz mirando hacia el cielo: al menos Amaia no se pasa medio vídeo haciendo eyerolls, como en los anteriores, pero sigue interpretando las canciones como para el más allá. Una costumbre que no perdería hasta años después.

 

El Pupilómetro

Clásico sí, pero vamos a recortar un poco su nivel de pupilas, porque La Oreja es más digna cuando habla de historias de andar por casa que de Historia Medieval Contemporánea -valiente memez esto último, por cierto-. Fantástico single, pero necesitamos que sea incluido en un futuro tomo de historias de batallas por La Oreja.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies