‘Principios’ | Cepeda arranca los motores con el turbo puesto y la diana clara






El álbum debut de Cepeda se cuelga más de un mes del #1 en ventas de España, pero ¿merece el triunfito más polémico de la edición tanto revuelto por ‘Principios’?

Qué complicado se antoja de primeras valorar el disco de Cepeda. Puede que por eso nos haya llevado semanas ponernos con ellos: si la visión sobre el debut del artista es positiva, miles de haters comentarán que “nos hemos vendido”; si es negativa, miles de fans al acecho por ser críticos con él.

Con semejante panorama, lo mejor ha sido colocarnos los auriculares, ignorar todo el ruido alrededor del cantante y su lanzamiento, y centrarnos en lo que realmente -y exclusivamente- importa, lejos de shippeos, rumores, comentarios y polémicas. ¿Es ‘Principios’ un buen disco o sólo un bluff de relevancia post ‘OT’ para el cantante?

La primera sensación que el trabajo deja, es inevitable si uno ha pasado ya de la treintena, es que es la enésima revisión del producto más fácil de vender del país: el cantautor sensiblero, despachando baladas con la voz entre lo roto y el quejío sutilmente aflamencado, a pesar de su origen gallego. Lo hemos visto en Sanz, Orozco, Carrasco, Demaría, Alborán, Lopez y ahora también en él.

No necesariamente tiene que suponer que el trabajo realizado sea malo, pero si es evidente que sus referentes están, en ocasiones, excesivamente a la vista de todo el público. Antes de continuar valorando ‘Principios’, como siempre, quedémonos con nuestros tres temas favoritos.

 

Esta Vez

Por algo se editó como primer single: ‘Esta Vez’ cumple su propósito como tal. Los arreglos pop-rock de su arranque, el increscendo melódico y dramático, el cambio de tono repentino, la pausa pre-estribillo, incluso los arreglos pseudo-R&B del mismo cuadran. La verdad es que no podía presentarse con mejor canción, porque Cepeda da en la diana del público que le consume: es emocionante, es romántica y dulzona, y demuestra que tiene una voz bonita en sus propias canciones. Puede que Cepeda, como históricamente les ha ocurrido a otros muchos, sea un mejor artista que concursante de ‘OT’.

 

Mi Musa

De nuevo, canción de lágrima fácil, de abrazar la almohada pensando que la dedicatoria podría ir para quien escucha el tema. Es una canción para soñar despierto en plena adolescencia -tardía o no-. Cepeda es compositor del tema a solas, como de gran parte de su primer trabajo, y aunque peca de versos tremendamente amateur (“ahora que me tienes puedo ser cada esquina de este círculo al revés”), y del uso de esdrújulas efectistas (“lo efímero es un tópico por una vez”) que realmente no dicen nada que resulte comprensible, termina firmando una canción bonita. Sencilla, sin dobleces, una declaración de amor al piano y con los arreglos justos para no terminar en saco roto.

 

723

Contaba Cepeda, en una reciente entrevista, que antes de entrar a ‘OT’ tocaba en la calle para recaudar dinero para asociaciones que cuidaban de los refugiados, a quien dedica precisamente esta última canción que señalamos con especial énfasis. Puede que esté contado de forma tan disfrazada que tampoco deje muy clara su temática, pero es tan positivo que acerque el drama a una generación en ocasiones insensibilizada con las causas así, que no queda sino valorarla positivamente. Su estribillo es precioso, inmediato, pegadizo, y termina siendo una de las mejores composiciones del disco a nivel melódico.

 

El resto de los cortes de ‘Principios’, como decíamos, referencian, en ocasiones en exceso, a los artistas que llegaron antes de Cepeda. Es imposible no escuchar a aquel primer Antonio Orozco en los versos de arranque de ‘Imperfecto’, no vislumbrar las costumbres del Alejandro Sanz noventero en ‘Si Me Dices’, o el estilo de David Demaría en ‘Por Ti Estaré’. Como decimos, ‘Principios’ termina pecando de ser el disco de siempre del cantante de siempre.

Pero para ser justos con Cepeda, encontrarse a uno mismo es siempre una tarea complicada en un primer trabajo. Las influencias externas pesan, y el autor suele quedar desdibujado entre sugerencias, cambios y revisiones de su proyecto (los arreglos pretendidamente pop de ‘Me Da Igual’ e ‘Imperfecto’ son abismales y antiguos, por ejemplo, lejos de lo que se intuye que él querría para sus melodías vocales). Sin embargo, ‘Principios’ evidencia que tras todo eso, sigue habiendo un compositor, letrista e intérprete capaz de marcarse un camino más claro con el paso de los años.

Y en un momento en el que la mayoría de sus referentes superan la cuarentena -y los que no, la rozan-, tampoco está de más que un perfil como el suyo consiga un fanbase consistente. Al final, es indiscutible que composiciones como ‘Llegas Tú’ o ‘Pídeme La Vida’, dos de las más desnudas y claras del trabajo, dejan entrever talento.

Cepeda sólo necesita tiempo, y no hablamos del par de meses que habrá tenido para este disco. Tiempo para él, para sacar lo mejor de sí, y para llevar estos ‘Principios’ a un desarrollo con mayores miras artísticas, más ambición y más mimo al detalle.

Por ahora, lo que tiene es un debut que no espanta, que encandila a una generación de seguidores dispuesta a ello, y que marca un arranque prometedor, aunque no para echar cohetes.

 


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies