Premios Yudeo 2018 | Los nominados a Mejor Artista Solista






Repasamos los motivos que nos han llevado a elegir a los artistas que este año ocupan las plazas de Mejor Artista Solista en los Premios Yudeo 2018.

Esta vez queremos dedicar algo más de tiempo a analizar lo que nos ha parecido el último curso de lanzamientos, desde julio del pasado año hasta este, y para ello, vamos a contaros qué es lo que hemos visto en cada nominado en las categorías de los Premios Yudeo 2018.

Recordad que podéis seguir votando, hasta finales de mes, a través del siguiente link:

Vamos a detenernos en la categoría de Mejor Artista Solista, estos son los nominados:

 

Pablo López

Si alguien, en este país, sabe ejecutar la fórmula del mainstream como nadie, ese es Pablo López: mimado por los medios generalistas, el artista se deja los cuernos al menos en dotar a sus temas de arreglos poco habituales de la comodidad del A-List, siempre cuidando el proceso de grabación de las canciones y escribiendo letras que, manteniendo la cercanía con su público, no resultan simples sino sencillas. López es, probablemente, el techo actual de los artistas de su estilo.

 

Ruth Lorenzo

Las cosas no han salido bien en la etapa ‘Loveaholic’, pero no precisamente porque su intérprete no se haya dejado los cuernos con el disco más internacional del pop español de 2018. Habrá sido un problema de fechas, estrategia, presencia mediática, pero nadie puede negar que Lorenzo tiene una visión mucho más clara ahora de lo que debería estar haciendo que hace unos años. Incombustible en directo, Ruth es alguien sobrado de energía y falto de reconocimiento.

 

Sergio Rivero

Ganador del primer ‘OT’ que se emitió en Telecinco, Rivero desapareció del radar mediático pocos años después de la publicación de un primer álbum de catálogo, de los que exigen los cánones. En el último año, de pronto, ha dado la campanada presentándose con ‘Quantum’, un disco no pensado para las grandes masas sino para el disfrute de quien vaya descubriendo su nueva faceta. Quedándose cerca del sonido James Blake, el disco ha dejado ver que Sergio puede ser una de las personas con una visión más interesante del urban, R&B y electrónica del panorama español. Sin duda, una promesa renacida.

 

Rosalía

Está en el centro de la polémica los últimos días, pero los dimes y diretes también confirman que 2018 es el año de Rosalía: la artista se ha convertido en conversación continua por sus nuevas canciones, que entremezclan elementos del flamenco y los sonidos de la calle, pero también, especialmente, por un sentido de lo visual que rara vez combina con tantísimo gusto con lo auditivo. Rosalía ha sabido plasmar la cultura española, como pocas, en piezas actuales, exportables y con una calidad, mal que nos pese, más internacional que patria. Sirva de ejemplo a los proyectos del resto.

 

C. Tangana

Al hilo de lo que ocurre con Rosalía, lo de C. Tangana ha sido también toda una bomba: el rapero ha dinamitado los límites entre el underground y los grandes sellos -algo cada vez más habitual con la caída de ventas de discos-, la manera de consumo de la música -su disco ni siquiera se ha editado en CD, y sólo su mixtape tiene una edición limitada en vinilo-, y la forma de lanzar el material -en España acostumbramos poco a romper la estructura del disco clásico. Un ritmo frenético de lanzamientos, con más fallos que aciertos, que ha lavado la cara al urban patrio y ha posicionado a sus artistas en un mejor situación. El efecto Tangana.

 

 

Dua Lipa

Ha sido el reflejo del trabajo bien hecho a largo plazo: Dua Lipa fue firmando un puñado de buenos singles, mientras los fans veían con desesperación, como su primer álbum iba sufriendo retrasos. Quizá su error fue ponerle fecha desde un inicio, porque su estrategia de ir cargando su primera etapa de tremendas canciones pop ha dado frutos al final. No sólo ha firmado un estupendo debut, sino que se ha posicionado como una de las artistas más reconocibles y disfrutables del momento

 

Ariana Grande

El camino que Ariana Grande ha hecho desde su single de debut es francamente digno de aplaudir: se presentaba por entonces como una estrella a medio fabricar, con poco más atractivo artístico que su capacidad vocal y su sorprendente facilidad para afinar sin perder nota, pero los años han hecho de ella una artista pop digna de ser seguida con orgullo: un equipo fantástico le ha otorgado canciones pop de primera clase, y ella se ha convertido en un icono millennial de estilo, actitud empoderadora y descarada, y de brutal entretenimiento.

 

Kendrick Lamar

Y si antes hablábamos de que C. Tangana había removido todo el panorama musical nacional, lo mismo podríamos decir de Kendrick a nivel americano. El rapero se ha convertido en una de esas figuras generacionales del rap que aportan algo más que un puñado de hits en listas. A la estela de lo que Jay-Z y Kanye West consiguieron en las décadas anteriores, lo de Kendrick ha supuesto una bofetada musical que, además, ha empoderado a la sociedad negra americana en uno de los momentos más convulsos de los últimos años a escala racial. ‘Damn’ será el espejo en el que muchos lanzamientos de rap se mirarán en los años venideros.

 

MNEK

El caso de MNEK es digno de estudio. El británico, se ha convertido, a la chita callando, en uno de los más reclamados compositores del pop actual, habiendo dado forma a proyectos de Rudimental, Madonna, Beyoncé, Kylie, Stormzy, BTS, Little Mix o Christina Aguilera. Y a pesar de ello, su carrera en solitario parece estar estancada en punto muerto. Parte de culpa del curioso caso es que entrega sus mejores piezas a otros artistas, pero este año ha sorprendido regalándose el mejor single posible, ‘Tongue’, con el que ha demostrado, que además de tener buen ojo para el éxito ajeno, sabe como sacar sus castañas del fuego.

 

Troye Sivan

Con 23 años, Troye Sivan está ya convertido en un referente absoluto para adolescentes de la nueva generación: su estilo, libre de prejuicios y etiquetas, lo ha situado entre los artistas más queridos de la gente joven, y su visión única para las melodías y arreglos entre el pop, la electrónica, y el R&B más sutil, lo han puesto en el disparadero de lo musicalmente más interesante del año. Aún está pendiente el lanzamiento de su segundo álbum de estudio, ‘Bloom’, pero los adelantos ya han dejado claro que Sivan, vestimentas aparte, sabe perfectamente quién es como artista.

 


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies