Paula Cendejas y C. Tangana ponen patas arriba cualquier piano-bar en ‘Como Habla Una Mujer’

Paula Cendejas sigue llevando a C. Tangana por derroteros melódicos y la pareja discute de forma melosa en una escena que ambientaría cualquier piano-bar que invitara a margaritas a sus clientes.

Paula Cendejas tiene un nuevo single. C. Tangana tiene una nueva colaboración. Esto último se puede leer cualquier semana y sería cierto. Es equiparable a decir «está el día humedo» estando en Vigo, «qué caro está todo» entrando en un Starbucks o «no tengo cambio de 50» si uno es cajero del Día Market.

La pareja se ha unido en ‘Como Habla Una Mujer’, una pieza pop con destellos urbanos, latinos, pero todo muy melódico, muy meloso, como si Gloria Estefan, siendo ahora joven, se dedicara a cortar una piña que lleva un par de semanas en la nevera. Esa imagen describiría un poco la canción. Aunque en realidad, donde nos la imaginamos es en un piano-bar. Donde toca un señor que nunca ha escuchado hablar de Billy Joel, pero está súper al día en cada producción de Alizzz, y lo más clásico que sabe interpretar es ‘Tardes Negras’ de Tiziano Ferro, pero cantada en clave jazz.


Podéis escuchar este y otro puñado de hits en nuestro A-List de Spotify:


Allí, Paula Cendejas se acercaría a él, con un vestido de lentejuelas que parece inspirado en el cine en blanco y negro de los años 50, pero es en realidad del Pimkie, que lo tenían de la colección de la Nochevieja pasada, y le pediría permiso al caballero para poder discutir con su pareja, pero cantando. «En fa mayor, por favor», diría antes de que el hombre, ataviado con una fedora, empezara a tocar ‘Como Habla Una Mujer’.

Y allí, Paula discutiría con C. Tangana, que respondería con su voz de ponerse en plan crooner, esa que es sutil, entre lo hablado y lo cantado medio dormido. Como Selena Gomez con un Lexatin. Pero más nasal. Eros Ramazzotti dando un speech en la San Marino. Joder, ya os hacéis a la idea. La pareja ambientaría el espacio con ‘Como Habla Una Mujer’, que sí, es una discusión, pero pasa por debate. Mientras, los clientes tomarían margaritas y una señora entraría a pedir un cortado.

«¡Esto es un piano-bar, señora, compórtese!»


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies