Óscar Tarruella carga ahora contra Mònica Nijeraux: «Tomaré medidas legales si sigue atacándome»






Óscar Tarruella, ex marido de la presentadora de televisión francófona Mònica Nijeraux, trata de cotizar este mes cargando contra ella en la revista Lecturas. Y ojito con cómo se va de la lengua.

Recordaréis a Óscar Tarruella porque, además de ser ex-marido de Mònica Nijeraux, es el manager que se encargaba de arruinar las carreras de cualquier ganadora de ‘Tu Cara Me Suena’ que le llegara a la agencia. Así terminó Angy con él publicando un tuit que avisaba de que había lanzado un nuevo álbum y preguntando a los tuiteros si es que nos les gustaba, y Edurne convertida en modelo de manos y azafata de eventos de queso manchego.

Antes de acabar vendiendo queso del Tirrol, el queso que comía Heidi, Mónica Naranjo decidió romper la relación con el magnate (LOL) y cada uno se fue por su lado: Mònica a grabar su EP francófono y sus programas de televisión imaginarios… y él, erm… a cerrar su agencia porque Nijeraux era la última representaba que le quedaba en cartera. Tal cual.

De modo que, como con algo tiene que llenar el hombre la nevera, esta semana aparece en una ventanita de Lecturas cargando contra la intérprete de clásicos como ‘Ain’t It Better Like This’:

«Está despechada. No perdona que fuera yo el que tomara la decisión de dejar la relación. Llevábamos años sin mantener relaciones sexuales.»

Pues normal, porque imaginate ser la Nijeraux, tener de amiga a Ana Milán que te da como subidón y de pronto llegar a casa y encontrarte con este señor. Una acaba haciéndose un dedo en el baño de invitados viendo el informativo de David Cantero. Es que es normal. Por cierto, remarca que fue él quien dejó la relación… ¿no será que es a él a quien le molesta parecer haber sido dejado? Más que nada porque cuando Edurne publicó que rompía relaciones con su agencia y volvía a ser cantante, Óscar tardó nada y menos en coger Twitter y tratar de shadearla afirmando que fue él quien la mando a tomar ‘Adrenalina’. 

La cosa no queda ahí, Tarruella afirma que a Mònica «le viene bien el victimismo» y dice que ella pensaba que él le era infiel cuando en realidad «estaba acojonado en el hospital pensando que tenía cáncer». Otra cosa no, pero hay que ver la de narrativas de hospital que maneja esta pareja. Son básicamente Vilches y Elisa.

Termina la historia aclarando que «no le desea nada malo» (omite que «ojalá pise una pieza de Lego», pero seguro que lo tenía en la cabeza), pero añade una puntillita:

«Mónica no ha parado de atacarme y, hasta ahora, no he dicho nada. He pensado en demandarla, pero no lo voy a hacer de momento. Tomaré medidas legales si continúa en esta tesitura.»

Varias cosas: la tesitura de Mònica Nijeraux es de lo más variopinta, con lo que es difícil que se mantenga siempre en la misma. Que escuche si no el clásico ‘Usted’, incluido en el álbum ‘Óscar Tarruella’, de 2008. Además, «no para de atacarme». Chico, que le cuente a una amiga que eras un muermo no es atacarte. Tampoco es como si hubiéramos visto a la señora hacer un posado en el Hola hablando pestes de este señor.

Hace años que no le importa ni a Angy, que este mes bien podría haberle prestado su famoso tuit, para que Tarruella pudiera haber dicho: «He lanzado una empresa, ¿qué pasa, no os gusta?».

Descanse en paz.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies