Nicki Minaj, de mierda hasta el cuello a cambio de un segundo #1 también del todo discutible

El segundo #1 de Nicki Minaj de 2020 se sustenta en una mentira: las cifras de ‘Trollz’ no se sostienen por ningún lado, y el único motivo por el que Billboard no lo explicará es que quieren salvar su propio cuello.

«Volviendo al #1 que acabas de cantar, que es algo realmente difícil de conseguir, no todo el mundo lo tiene…», le decía Mariah Carey a una concursante de ‘American Idol’ en 2013. No era un comentario así lanzado al aire, de forma inconsciente: la artista se refería a su compañera de mesa, Nicki Minaj, que pelearía por un número uno durante 11 años.

Nicki Minaj acababa con su mala suerte hace apenas unas semanas, cuando lideraba Billboard con el remix de ‘Say So’ de Doja Cat, que ganaba popularidad con la inclusión de la rapera: la suficiente para que las unidades de lista del remix fueran más del 51% del total, y por ende, Minaj terminara acreditada en el #1 de Billboard. Pero claro, todo el mundo achacó ese liderazgo a la popularidad original del tema, dejando a Nicki con la sensación de que su ansiado #1 aún estaba por llegar.

No ha tardado mucho más tiempo en hacerlo, eso sí: esta semana, Nicki Minaj es #1 por derecho propio en el Hot100, al haber colaborado de origen en ‘Trollz’, la canción que lidera la lista. Y aun así, el #1 es bastante discutible. ¿Por qué? Porque sus cifras son, cuanto menos, sospechosas.

La canción ha vendido esta semana nada menos que 116.000 copias digitales y físicas. El mejor estreno de un tema en ventas puras desde ‘Me!’ de Taylor Swift y Brendon Urie. No hace falta que os expliquemos la diferencia entre un comeback de Taylor Swift, por flojo que sea, y un tema de dos raperos en Estados Unidos. En lo que a ventas puras se refiere, queremos decir: está claro que en streams podría machacar sus cifras, pero en ventas… es más discutible.

Y es que no hay sino mirar las cifras que Nicki y la otra escoria tienden a manejar: el último single de él, ‘Gooba’, editado hace unos meses, apenas movía 24.000 copias en su estreno. Y eso que suponía su comeback tras dos años de silencio. ‘Fefe’, junto a la propia Nicki Minaj y en 2018 -que las ventas eran más altas-, vendía exactamente lo mismo, 24k, en el mercado digital. Si observamos las cifras de ella, vemos que su último top10, ‘Chun Li’, vendió 20.000 copias digitales en su primera semana. ‘Say So’ llegaría al #1 con 66.000 copias.

No hace falta que os expliquemos más claro que es inviable que esto haya movido más de 5 veces más que sus cifras habituales. ¿La explicación, entonces? Es clara. Cuando su último single, ‘Gooba’ debutaba en el #3, este cretino montó tal chochó en redes que Ariana Grande (por entonces #1) y Billboard tuvieron que salir a explicarle las normas. Una de ellas, la de que las ventas digitales tienen mayor peso que los streams en el Hot100.

No vamos a decir que este señor haya tirado de tarjetas de crédito para comprar su propia canción, pero sí vamos a decirlo. Esas ventas son falsas. Punto y final. Y Billboard no va a investigarlo, porque ellos mismos harían el ridículo al dejar que se manipulen las listas de forma tan pública y evidente. Pero las ventas son FAL-SAS.

Y Nicki Minaj cada vez está más enfangada. Los #1 sólo sirven cuando tras ellos hay una sensación de buena relación del tema con el público. Cuando apestan a desesperación, sólo valen para el marcador. Y los dos autores del tema estaban sedientos de #1. Han hecho el ridículo, que es lo que se recordara de todo esto a largo plazo.

‘Trollz’ es una colaboración de Nicki Minaj con un rapero acusado de varios crímenes, incluyendo uno de pedofilia. Y la relación de Minaj con el tema de la pedofilia empieza a ser, cuanto menos, preocupante: en el último par de años sacó a su hermano de la prisión, pagando una alta fianza, tras ser acusado de eso mismo, tuvo una relación con un acusado de violar a una menor adolescente, y su actual novio es una persona sentenciada por homocidio y la violación de una menor. Continuamos para bingo.

Como no vamos a darle alas a semejante montaña de basura, os dejamos continuación un #1 que nos parece bastante más interesante. ‘The Tide Is High’, de Atomic Kitten, un cover de Blondie que alcanzaría el #1 en UK en 2002.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies