Millennial Mozart, Alfred García, da en la diana con su primer single, ‘De La Tierra Hasta Marte’






El cantante estrena el vídeo oficial del tema al tiempo de la canción, y confirma que el suyo es uno de los proyectos mejor dirigidos de lo que va de ‘OT 2017’.

Hace unos días, Millennial Mozart, Alfred García, anunciaba el lanzamiento de su primer álbum, ‘1016’, para el 14 de diciembre. Con la fecha a la vuelta de la esquina nos preguntábamos si el artista presentaría antes un single, o se lanzaría a la piscina con todo el material, presentando el primer corte promocional el mismo día del propio álbum. Pero no tardaría en confirmar que el primer single, ‘De La Tierra Hasta Marte’, vería la luz días antes, el 5 de diciembre.

Y cual niña de ‘Poltergest’, podemos deciros que “ya están aquííííí” con nuestra voz más Conchita y sórdida posible. Millennial Mozart se ha presentado como astronauta -enhorabuena Zahara, ya tienes a alguien más en la cabina de tripulación- y con una canción que da por completo en la diana, lo que, visto el curriculum que la generación de ‘OT 2017’ venía manejando, no es moco de pavo.

Presenta a Alfred tal y como lo imaginábamos: un poco Leiva, un poco brit-pop, un poco naive -la característica, no la posible componente de Sugababes-. ‘De La Tierra Hasta Marte’ muestra al muchacho que ya vimos en ‘OT’, ese que tiene curiosidad musical, talento para la composición y disfruta de los matices, pero no renuncia a la radiofórmula y, sobre todo, sigue teniendo 21 años. Y lo decimos, de verdad, como un cumplido.

También vemos algo que ya vimos en ‘OT’: que Millennial Mozart se sigue pasando la métrica por la pituitaria, y termina pronunciando “cuandó no queden días ni pará estar contento”. Eso sí, de momento renuncia a jugar con su melocotonero, algo que habrá hecho las delicias del sector logopédico patrio.

El vídeo oficial de la canción, como dato curioso, está rodado por el cineasta y ex-profesor de su facultad, Geoffrey Cowper, y lo han llevado a cabo en la Universidad donde Alfred cursaba sus estudios, llenando la habitación de objetos personales del cantante, para conseguir un montón de autoreferencias. Incluida, por cierto, la del ojo rojo de la carátula del álbum.

Un arranque prometedor para la carrera de Alfred García, que nos hace mantener la curiosidad sobre qué más se guarda bajo la manga y cómo puede evolucionar con el paso del tiempo.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies