Melodifestivalen 2020 | Tercera semifinal

El Melodifestivalen está a punto de cerrar sus semifinales: en la tercera, el nivel está bastante ajustado pero dos canciones han pasado a la final… ¿de forma merecida? Os damos nuestra opinión.

El Melodifestivalen es la preselección sueca para Eurovisión, pero su desarrollo se gana más seguidores incluso que el propio Festival. Centenares de miles de votos recontados año a año y una mecánica sencilla: cada gala, dos canciones pasarán a la final, otras dos al Andra Chansen (Segunda Oportunidad) -una suerte de gala de repesca a golpe de duelos-, y las otras serán eliminadas.

Veamos cómo ha transcurrido la tercera semifinal del MelFest 2020:

 

💚 DIRECTAS A LA FINAL

 ‘Winners’, Mohombi

De verdad, como petición personal, habiendo entrado ya de lleno en una nueva década, como gente moderna que somos, como seres humanos con capacidad intelectual de muy diversos niveles, pero intelectual al fin y al caso: stop trying to make Mohombi happen. Llevamos años con este plan y sólo conseguimos aumentar una agonía -la sensación, no el concursante de ‘OT 2017’– que el muchacho no merece y menos aún el público que no pierde su dinero y tiempo en votarlo.

Mohombi pasa a la final con una canción de corte «eurovisivo», con todas las connotaciones que la palabra tenga a estas alturas y una puesta en escena «eurovisiva», con ídem. Es decir, que habéis escuchado la canción unas 470 veces hasta ahora y visto las pantallitas multicolor otras tantas, siendo su aportación ninguna en absoluto. Mohombi será finalista con la más inofensiva de las propuesta de esta semi.

 

‘Shout It Out’,  Mariette

Ocurre con Mariette que ella siempre termina siendo más cool que sus propuestas sobre el escenario. Siempre hay ganas de enviar a Mariette a Eurovisión, pero generalmente no es con sus propios temas. El de este año, ‘Shout It Out’, es correctico, no tiene grandes pegas, pero tampoco es el temón del siglo que vaya a posicionarla como evidente favorita.

La puesta en escena la ve a ella acompaña de un montón de focos, jugando muy inteligentemente con la luz, hasta que de pronto… decide sacar una guitarra y se carga todo lo que había preparado. Es que no pega absolutamente nada con el tema. Ni siquiera recuerda uno escuchar cuerdas de guitarra en él. ¿Por qué, querida Mariette?

 

🧡 ANDRA CHANSEN

‘Piga Och Dräng’, Drängarna

En cualquier otro momento, esta propuesta nos hubiera parecido un cuadro. Pero mira, nos ha terminado alegrando una semifinal sin claros vencedores aunque sí claros vencidos. Los chicos de Drängarna proponen para Suecia una canción folk-pop que no se pasa de orgánica, y que tiene como pieza central un drop bailable un tanto Shania Twain a finales de los 90 o los Corrs más poperos.

La puesta en escena es un tanto América profunda, Suecia profunda y el vídeo de ‘Shalala Lala’ de los Vengaboys, pero la verdad es que va bastante acorde con el espíritu de la canción. Tendrán otra oportunidad y la merecían.

 

‘Vem E Som Oss’, Anis Don Demina

La otra canción que pasa a duelos es la del rapero Anis Don Demina, que tampoco es un propuestón, pero que también ha levantado un tanto los ánimos de la semi. Anis ha presentado su rap, un poco Macklemore de más en algunos momentos, sobre el escenario del Melodifestivalen, mientras detrás lucía unas portadas de revista que lo aludían a él, a los haters, y a más mensajes que se nos han pasado porque iban en sueco. No tenemos tiempo de ponernos a traducir.

Anis ha terminado la actuación rodeado de bailarines, que tampoco tenía demasiado sentido viniendo la performance de donde venía, pero como decimos, con un show tan flojete, era normal que se colara en el Andra con ‘Vem E Som Oss’.

 

❤️  ELIMINADAS

‘Crying Rivers’, Faith Kakembo

Pensábamos hoy que el pop del Melfest se está quedando estancado en los sonidos de hace un lustro, y sólo consigue salir con algo solvente con propuestas más retro, véase la de John Lundvik el año pasado y el de The Mammas este. La única canción que podía sonar a 2020 de toda la semifinal era esta de Faith Kakembo, que venía con el R&B contemporáneo más estudiado. ¿Por qué la han eliminado entonces? Bueno, su discutible directo no ha ayudado en nada. En una canción repleta de sutilezas, o lo bordas o te vas a casa. La puesta en escena arrancaba bien, igualmente sutil, pero terminaba deslucida con unos fondos dignos de gala de ‘OT’.

 

‘Livet Börjar Nu’, Albin Johnsén

El mess de la gala ha sido la actuación de Albin, sin las ardillas pero con todo el resto de mobiliario que tenía a mano. El muchacho ha tratado de compensar una canción a todas luces vacía con una puesta en escena cada vez más barroca en la que han aparecido bailes líricos, telas, pianos, juegos de luces y para terminar por todo lo alto, un baño de pétalos a cargo de sus acompañantes. Un tanto desesperado, un muy excesivo.

 

‘Late’, Amanda Aasa

Este tipo de performers… ¿cómo llegan a una semifinal del Melodifestivalen? ¿No se presentó nadie más y la dejaron pasar? Amanda Aasa estaba aburrida con su propia canción y no había realización y escenografía cool que la salvara de la quema. Transmitió ese hastío en cámara y presento la canción como algo sosísimo. Anodino. Hizo uso de todos sus trucos al arranque de la performance, y cuando sólo quedó canción e intérprete descubrimos que realmente no había nada de lo que tirar.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies