Melodifestivalen 2020 | ¿Fueron justos los resultados de la final?

Los resultados del Melodifestivalen 2020 dividen a los eurofans -faltaría más- entre los que opinan que Suecia hace bien con la apuesta timeless de The Mamas y los que opinan que había candidaturas mejores. ¿Han sido justos los resultados?

El Melodifestivalen ha llegado a su fin con una final en la que pocos candidatos optaron por variar su escenografía y una ajustadísima victoria de The Mamas y su ‘Move’ sobre la segunda clasificada, Dotter, que se queda con ganas de representar a Suecia por segunda vez. La muchacha ya acudió como candidata en 2018 pero aquel ‘Cry’ no consiguió apoyos suficientes, quedando fuera en su semifinal con un sexta posición.

The Mamas sin embargo ya han probado la suerte eurovisiva: la girlband fue corista de John Lundvik en 2019, cuando ‘Too Late For Love’ quedaba quinta en el Festival. El trío repite este año como titular y veremos si corren la misma suerte, aunque ya hay quien augura que el tema no tiene la misma contundencia y sufrirá por el top10. Por ahora, las cosas de apuestas las posicionan en octavo puesto, pero hay mucha partida por delante.

Veamos primero cómo han quedado los resultados del Melodifestivalen y hagámonos algunas preguntas después:

Artista Título  Jurado   Televoto  Total
1
The Mamas Move 65 72
137
2
Dotter Bulletproof 65 71
136
3
Anna Bergendahl Kingdom Come 46 61
107
4
Hannah Ferm Brave 25 69
94
5
Anis Don Demina Vem E Som Oss 40 42
82
6
Paul Rey Talking In My Sleep 35 33
68
7
Felix Sandman Boys With Emotions 53 14
67
8
Robin Bengtsson Take A Chance 35 28
63
9
Victor Crone Troubled Waters 19 38
57
10
Mariette Shout It Out 42 9
51
11
Méndez feat. Álvaro Estrella Vamos Amigos 19 21
40
12
Mohombi Winners 20 6
26

 

¿Deberían haber ganador The Mamas?

A la vista de los resultados, sí: el grupo empató en la votación del jurado y obtuvo el mismo número de doces que Dotter, dos. El público también la puso por delante y a la espera de conocer los porcentajes de los resultados definitivo, el punto de distancia es el que es, por muy mínimo que sea. Ahora bien, valoremos las opciones como candidata eurovisiva: la canción de The Mamas nos gusta más que la de Dotter, pero el show de Dotter era muchísimo más inmediato que el de The Mamas.

Por tanto, la victoria ha sido justa, pero ‘Bulletproof’ podría haber funcionado mejor como performance eurovisiva, a pesar de ese sonido Sia 2015 que tenía la canción, un tanto demodé a estas alturas de 2020. Imaginamos que Suecia trabajará en la puesta en escena del trío en los próximos meses, pero así de primeras, el juego de luces de Dotter era un reclamo tremendo para la memoria del público medio eurovisivo.

 

¿Quién debía haber quedado mejor?

El jurado dejó tercero a Felix Sandman con ‘Boys With Emotions’, a 7 puntos de distancia de la cuarta posición. El público lo penalizó después con apenas 14 puntos -fue el tercero menos votado de la final-, pero aquello fue un sinsentido: desde el punto de vista del pop mainstream y fuera de lo que es el marco eurovisivo per se, ‘Boys With Emotions’ era lo único cercano a 2020 de todo el show.

El resto de tema funcionarían mejor o peor en clave eurovisiva, pero lo que es en el entorno realista de la radiofórmula y consumo de streams, se quedan años atrás. Suenan, casi todas, a la era de compra digital más que a la de streaming. Que Robin Bengtsson, con un tema también bastante popularizable, cerrara en octava posición también es analizable: posiblemente fue el discutible directo lo que le penalizó, porque quedó séptimo para el jurado y octavo para el público.

 

¿Quién debía haber quedado peor?

Hannah Ferm y Paul Rey. La primera porque fue la propuesta más rancia del festival, con cierto tinte dosmilero en estética, puesta en escena e incluso canción que no sabíamos cuánto de self aware tenía realmente. El jurado lo vio y quedó novena, pero el público la aupó hasta la tercera plaza y finalmente cerró el recuento cuarta. ‘Brave’ por encima de las propuestas Felix Sandman o incluso la efervescencia de Anis Don Demina no tenía ningún sentido. Fue un tanto el voto del eurofan que vive en un 2004 perpetuo.

El tema de Paul Rey no sonaba ni se veía tan antiguo, pero era bastante más insípido que la mayor parte de canciones que quedaron detrás. ‘Take A Chance’, ‘Troubled Waters’ e incluso ‘Vamos Amigos’ hubieran merecido un trato mejor que el de ‘Talking In My Sleep’, que pasó sin pena ni gloria por ese escenario. En realidad, también por el marcador, consiguiendo resultados correctos pero no espectaculares ni en jurado (35 puntos, #7) ni en público (33 puntos, #7). Pero el no pegársela en ninguno de los dos aspectos lo terminó elevando a la sexta plaza.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies