Maternidad para Dummies en ‘Tejiendo Alas’, el nuevo single de Malú

Mamá Malú explica el embarazo a toda la gente a la que le pueda ser ajeno en la bastante poco compleja ‘Tejiendo Alas’, dedicada a la gestación en la que lleva desde el Cretácico.

Malú ha vuelto. Pero claro, Malú ha vuelto en pleno embarazo. Y ha pasado lo que ha pasado: que Malú ha publicado el single de madre que a toda popstar le llega. Es inviable una mujer embarazada en el pop que no lance el clásico tema de mujer embarazada del pop. Con la honrosa excepción de Madonna, que con todo el tripón publicó ‘Music’ y se quedó más ancha que un spanx de Mariah en 2006.

Pero con Malú no ha ocurrido, el tema de Malú es el previsible y edulcoradísimo single que nos explica un poco los deseos que tiene de conocer ya a su bebé. Tampoco es de extrañar si echamos la vista atrás: ¿cuánto tiempo lleva Malú embarazada? ¿17 años? ¿3 décadas? ¿Se quedó embarazada en 1918 y sigue en ese estado hasta hoy? ¿Hemos llegado a conocer a Malú sin estar embarazada? Y si esto es así, ¿alguien tiene pruebas fehacientes de que así fue? Lo dudamos, y mucho.

Mamá Malú cuenta lo siguiente en la descripción de su vídeo de ‘Tejiendo Alas’:

«Sigamos ‘tejiendo alas’ para todo lo bonito que está por venir. La situación de confinamiento nos ha imposibilitado realizar nuevas grabaciones pero tampoco ha hecho falta: las primeras producciones atesoran tanta magia que cabe pensar si se hubiera podido mejorar. (…) Es una producción delicada, minimalista y poco recargada, en la que el piano asume el protagonismo (…)»

No nos negaréis que no ha habido forma más poética de describir «la canción que suena non stop en la radiofórmula española y que nunca adivinarías si es autoría de Malú, Vanesa Martín, Pablo López, Manuel Carrasco, Antonio Orozco, Alejandro Sanz o inserte nombre de cualquier otro random patrio». Preciosa manera de comunicarlo, implicando por supuesto la situación de confinamiento.

La canción de embarazada de Malú incluye magníficas figuras del tipo:

  • «Mi cuerpo es nave nodriza»
  • «Falta poco para verte»
  • «Tendrás que aprender a caer»
  • «No tengas miedo, estoy aquí»
  • «Lograrás reconocerme por el ritmo de mi corazón»

Dios nos libre, después de estos años que ha tenido Malú, de tener que descubrir cuál es el ritmo de su corazón. Aunque os decimos más, más oscura, siniestra, nos parece la parte de «no tengas miedo, estoy aquí». Imagina asomar la cabeza al mundo y ser recibido por la pareja. Sólo existe algo en el mainstream que nos aterre más: el armario victoriano de Rozalén, que se nos aparece en sueños.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies