Kiko Matamoros y Lolita ponen en un aprieto a Dani Fernández y Alberto Jiménez en ‘Grace’

Dani Fernández y Alberto Jiménez se juegan el tipo en ‘Grace’, después de que Lolita y Kiko los lleven hasta un almacén abandonado en el que una señora carga con un maletín.

El nuevo single de Dani Fernández es una de esas canciones que te terminan poniendo como nervioso, porque el título del tema no forma parte del hook del estribillo. Y por tanto, a diferencia de ‘Grace Kelly’ con Mika o ‘Grace’ de Will Young, su ‘Grace’ es protagonista indirecta. Y uno se tira tres minutos esperando que aparezca para reivindicar su verso, pero nada, tiene que terminar acordándose de otra frase del estribillo. Sí, es un síntoma importante de TOC, pero así es nuestro día a día. Qué menos que unos paréntesis tras el título, Daniel. Que ahora estamos con un agobio…

Pero un agobio que se queda en nada comparado con el que se siente tras ver el clip de la canción, en la que colabora el MissCa Alberto Jiménez. Un vídeo en el que los cantantes son secuestrados por Lolita y Kiko Matamoros, un dúo curioso a la hora de llevar a cabo un secuestro. Uno pensaría en dos matones que lo vienen a buscar, pero si se le acerca la señora del ‘Sarandonga’ y el señor que formo trío cómico con Coto y Makoke, no espera terminar en un almacén abandonado jugando a la ruleta rusa.


podéis escuchar este y otro puñado de hits en nuestro a-list de spotify


El peligroso juego con pistolas, no el single de Rihanna. Porque sí, en pleno éxtasis pop-rock, bastante equilibrado entre el sonido de uno y el sonido de la banda del otro, Dani Fernández y Alberto Jiménez son obligados a jugar a pegarse tiros en la cabeza. Por una señora que llega, deja el maletín con el arma y abandona marcándose un hasta luego, Mari Carmen.

Como era de esperar, al final del vídeo suena un disparo. ¿Quién es el que sobrevive? La solución es: o Alberto o ninguno. Si es Dani quién se pega el tiro, Alberto conseguiría salir. Sin embargo, si es Alberto quien se pega el tiro, Dani saldría pero no llegaría muy lejos, asediado a la salida por una banda de mariachis que acabaría con él por la apropiación cultural que supone ese infame bigotito. Y creednos, la policía no actuaría. No la policía del estilo, al menos.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html