Los tres principales problemas que plantea la carátula de ‘Smile’, el nuevo álbum de Katy Perry

Katy Perry es un payaso triste en la portada de ‘Smile’, su nuevo álbum. El disco verá la luz el próximo agosto, pero por ahora, en la carátula ya vemos tres errores llamativos.

Katy Perry ha publicado la carátula de su nuevo álbum, ‘Smile’, que se publicará el próximo 14 de agosto. Bueno, realmente no la ha publicado como tal, se le ha filtrado. Porque ella, a la hora de cierre de este post, sigue con una campaña de tuits a cambio de reveal de distintas partes de la portada, aunque se haya filtrado hace ya horas. Muy bien equipo, todo muy al día. Ojalá mañana monten un ahorcado con el siguiente contenido, para adivinar el título del single:

D_ _ S _ _ S

Ay, cuál será, nadie lo sabe aún. Un misterio. Llamad a Scooby Doo. ¿Dónde está Laura, la de ‘Los Misterios De Ídem’ cuando se la necesita? Ah sí, cancelada.

El caso es que ‘Smile’ cuenta con una portada circense, con Katy Perry vestida de payaso, como se venía comentando desde hace meses. Un payaso triste, porque al parecer, la cantante quiere explicar la diferencia entre lo que uno siente en su interior y lo que expresa al exterior según la ocasión. La Picante Filósofa. 

 

Pero la carátula, cuya fotografía está bastante bien pero la tipografía no tanto, tiene tres problemas de base más allá de que nos guste el diseño más o menos. Vamos a verlos:

 

Es inconexa respecto al imaginario reciente

Katy Perry no parece tener mucha idea de qué hacer con esta etapa. Ahora es un payaso triste, en su más reciente single era un girl-next-door (‘Daisies’), antes una ninfa (‘Never Worn White’), antes una motera (‘Harleys In Hawaii’), antes una chica ye-ye (‘Small Talk’), y en el primero, una musa zen sesentera (‘Never Really Over’). Centrémonos, porque el concepto brilla por su ausencia.

Y como decimos, que la temática de la carátula iba a ser de payasos se conoce desde hace meses, con lo que no es algo improvisado, y ha tenido tiempo de atar mejor los cabos. Y sí, no es que un proyecto tenga que tener un imaginario idéntico necesariamente, pero con este álbum, da la sensación de que Perry ha dado palos de ciego para ver si con alguno atizaba al público. La instructora de mindfuless en los 60, Katy, ahí tenías la clave. 

 

Un concepto un tanto manido

No es sólo el payaso, es el circo, como hemos podido ver en su web, en pleno momento de reestructuración. Y claro, el circo empieza ya a ser cansino, especialmente porque varias artistas pop cercanas lo han hecho: Pink, Christina, Britney, Take That, Panic! At The Disco, Madonna …  quizá pese también que no le tenemos una especial estila al circo y su estética, pero nos resulta pesado y previsible. Se vienen las telas bicolor, los bailarines colgando de aros, estas plataformas con forma de tambor, la paja en el suelo y el funambulista de turno -el acróbata, no el cantante de ‘Cosas Que No Se Decirte’-.

 

Hace mayor leña del árbol caído

Katy Perry está en un mal momento comercial. Esto es un hecho. ‘Daisies’, su single más promocionado de la era en pleno embarazo, no pasó del #40 en Billboard y suma apenas 50 millones en Spotify. ‘White’ y ‘Harleys’ no pisaron el Hot100. ‘Small Talk’ no pasó del #81. Katy no funcionó ni como parte del remix de ‘Con Calma’, que buscaba convertirlo en un smash en Estados Unidos, y terminó tirando más del tema la original que el remix. Lo único funcional en el último año ha sido ‘Never Really Over’, y eso que apenas fue promocionada por la artista.

Con lo cual, lo último que necesita Katy Perry es parecer triste en la carátula. Estamos hablando a nivel comercial, claro, a nivel artístico puede hacer lo que le salga de la pepitilla. Faltaría más. Pero a nivel comercial, partiendo de que venimos de vivir una pandemia, y de que ella sigue siendo recordada como la muchacha de la nata en las tetas, del ‘Firework’, de ir vestida de Cleopatra, aparecer disfrazada de payaso deprimente es ponerse la zancadilla a sí misma. Máxime cuando casi el 50% de la carátula lo ocupan unas letras que, irónicamente, nos piden sonreir. Ha-ha, que diría Nelson con tono deprimente.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies