Los Eurosingles | 2004 | ‘Para Llenarme De Ti’, de Ramón

Viajamos hasta 2004, año en el que seguimos con la estela latina española con la representación eurovisiva de Ramón.

Durante las próximas semanas, nuestra intención será analizar el paso de España por Eurovisión: sus éxitos, sus fracasos, sus delirantes puestas en escena… todo bajo nuestra particular lupa. Como no queremos que la historia se alargue hasta el próximo 2029, y con la intención de hacer más secciones de carácter estúpido, hemos decidido comenzar nuestra andadura eurovisiva en 1990. ¡Esperamos que disfrutéis de este viaje de 25 años!

 

La canción

Con la clara evidencia de que lo latino funcionaba, bien por el 6º puesto de David Civera tres años atrás y bien por el 8º de Beth el año anterior gracias a ‘Dime’, España volvía a tirar de pachanga, guitarra española y verano anticipado en ‘Para Llenarme De Ti’. De este modo, y tirando del triunfito Ramón Del Castillo, TVE volvía a estirar el chicle del chiringuito con una composición de Kike Santander, que acabaría siendo el director de la academia de ‘OT’ una edición después, en su paso a Telecinco.

‘Para Llenarme De Ti’ es otro ejemplo de lo bien que funcionaba la maquinaria ‘Caribe Mix’ por aquel entonces en España: una composición con toques de folclore cubano -por algún motivo-, un estribillo infalible que combinaba el drama con la pasión telenovelesca, y un post-estribillo que se vio acompañado de una absurda pero vistosa coreografía en directo. Era la España más España, a la que los últimos años hemos renunciado por querer mostrar más además de una guitarra y una hoguera en la costa. ¿Deberíamos volver? se abre el debate.

 

La puesta en escena

Puede que se nos fuera un poco la mano con todos los elementos del escenario, ¿no? Veamos como va la cosa: por un lado, tenemos a Ramón, con un traje algo largo en la chaqueta -cosas de la moda de la época- que se desviste después para enseñar su camisa hortera con lentejuelas; después los bailarines, bien cargados de flecos y también horteras como para ser damos de honor en la boda de Farruquito; después el señor de los timbales, que por algún motivo los llevaba hasta arriba de purpurina.

Hubo que hacer un primer plano para que el público entendiera que la purpurina saltaba a cada golpe de tambor, y finalmente, sólo sirvió para desesperar al equipo de limpieza de Eurovisión: recordemos que, además, Ramón salió el primero a cantar.

Además de todos los elementos, gente en las pantallas, despiporre verbenero como visuals, y mucho colorido en suelos y decorado: el no va más de las fiestas de agosto de algún pueblo y el símbolo eterno del trabajo de una orquesta. Eso también, en el fondo, es muy de nuestro país.

 

El resultado

El exceso y el latineo aún infalible por aquel entonces tuvo su notable aceptación en 2004, dejando a Ramón décimo, igualando los mejores datos de España desde entonces, con Pastora Soler y Ruth Lorenzo. España consiguió los 12 puntos de Andorra y Portugal, llegando a alcanzar los 87 puntos. Para que luego vayamos quejándonos de vecinismos. Eso sí, obtuvimos también los 8 de Francia e Israel y los 7 de Chipre y Bélgica.

Aquel año la victoria se la llevó la ucraniana Ruslana con ‘Wild Dances’, en uno de los más icónicos números eurovisivos hasta la fecha, con pieles, panderetas, instrumentos balcánicos y látigos, que terminaron rompiendo una de las pantallas del escenario al chocar contra ella. Ruslana obtuvo 280 puntos, el récord hasta entonces, con los 12 de Estonia, Israel, Islandia, Lituania, Letonia, Polonia, Rusia, y Turquía. ¿No querías sonidos locales? Pues tomar treinta tazas de folclore balcánico y pop uptempo.

 

¿Qué fue de él?

Ramón jamás consiguió una carrera relevante en el mundo de la música: a pesar del éxito del single, y de que su álbum debut llegará al #6, no fue capaz de aguantar en la lista de ventas más de dos meses y medio. Un año después, acusaba a la ‘Academia de Artistas’ de ignorarlo al conseguir trabajo, y les culpó de haber dado apenas 5 conciertos cuando “podía haber dado 60 u 80“. Bueno, a lo mejor también tendría que haber medido más su relevancia: Ramón no estaba para más de 25 conciertos, aunque es cierto que 5 era más bien escaso para un ‘OT’ que superó el 27% de share de media en TVE.

Logró editar un álbum más en 2006, pero años después se retiraría y vivío desde 2013 en Oslo, donde trabajó en una productora de televisión. Hoy día, según al menos su perfil de Twitter, reside en Las Palmas.


1 Comentario

  • Fon Cole Reply

    25 Julio, 2017 at 11:00 pm

    Nadie habla de Leticia

Comentarios, aquí:

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies