Los Eurosingles / 2001 / ‘Dile Que La Quiero’, de David Civera






David Civera llegó en 2001 con una propuesta que devolvería a España el brillo en Eurovisión tras varios años de pésimos resultados en el festival.

Durante las próximas semanas, nuestra intención será analizar el paso de España por Eurovisión: sus éxitos, sus fracasos, sus delirantes puestas en escena… todo bajo nuestra particular lupa. Como no queremos que la historia se alargue hasta el próximo 2029, y con la intención de hacer más secciones de carácter estúpido, hemos decidido comenzar nuestra andadura eurovisiva en 1990. ¡Esperamos que disfrutéis de este viaje de 25 años!

 

La canción

Y al fin, España despertó de la pesadilla de las baladas tras el batacazo de Serafín Zubiri, y entramos en la dinámica del pop bailable por unos cuantos años. De hecho, durante los primeros dosmiles llegamos a pensar que Eurovisión no podía ganarse con una canción lenta, pero eso sería más bien casi después de la llegada de ‘Operación Triunfo‘. De hecho, en 2001 estuvimos invadidos por el espíritu Ricky Martin y aprovechamos el tirón enviando a David Civera con ‘Dile Que La Quiero’.

La canción, una composición verbenera de Alejandro Abad, se impuso en su surrealista preselección a singles que después también conseguirían muchísimo éxito, como ‘No Pidas Más Amor’ de Merche (quedó sexta) o ‘Yo Quiero Bailar’ de Sonia & Selena (en una incomprensible novena posición). El realidad, ‘Dile Que La Quiero’ era la propuesta perfecta para aquel año, tenía todo lo que Europa esperaba de España en un momento en el que lo latino invadía las listas de música: Santana, Ricky Martin, Enrique Iglesias, Gloria Estefan o Jennifer Lopez lo estaban petando en el mundo entero, y David Civera era su versión de andar por casa: un beat bailable, un estribillo bien destacado, y unos ganchos posteriores que ya quisiéramos en las propuestas de hoy día.

 

La puesta en escena

David Civera estaba ‘Livin’ La Vida Loca’ en Eurovisión: pantalones de plástico negro, camisa semiabierta, y por si no gritaba Ricky Martin lo suficiente, lo pusieron a mover las caderas como si realmente supiera lo que estaba haciendo. David Civera bailar, lo que es bailar, pues no bailaba bien, pero la actuación contaba con dos armas importantes: las bailarinas tras él, que fueron descordinadísimas durante toda la actuación pero desviaban la atención de los torpes movimientos del muchacho, y los primeros planos a cámara.

Y vamos a ser sinceros: pocos cantantes manejan tan bien un primer plano como David Civera. Él controlaba bien el rollo galán de telenovela que aprovecha para tirar de media sonrisa, gesto misterioso, guiño guiño, codazo, codazo, y otras técnicas que lo convertían en el Arturo Fernández del festival de Eurovisión. Mucha voz no, pero suficiente carisma ya tenía Civera.

Por supuesto, todo esto se complementaba con unos movimientos de cabeza tipo Jesús Hermida que eran muy cosa de finales de los noventa y principios de los dosmiles en España. Después de esto, y por varios años, David Civera se convirtió en el rey del verano y el yerno perfecto.

 

El resultado

David Civera partía entre los favoritos para ganar el Festival de aquel año, y terminó dándole una muy necesitada alegría a España, quedando en una sexta posición que hoy, 16 años después, seguimos intentando igualar o superar. De hecho, después del infierno baladista entre el 95 y el 2000, los primeros dosmiles fueron una fuente de buenas decisiones de España en el Festival, como veremos en próximos posts eurovisivos.

Incomprensiblemente, Estonia se hizo con la victoria aquel año, gracias a ‘Everybody’, una espantosa canción a cargo de Tanel Padar, Dave Benton & 2XL, que recibió los doces de nada menos que 9 países. España prefirió darle su máxima puntuación a la propuesta griega, que terminó quedando tercera, pero ojo: a Estonia le dio 10 puntos. Qué es lo que el público vio en semejante despropósito, nadie lo entiendió ni entenderá nunca.

 

¿Qué fue de el?

David Civera fue una de las grandes estrellas de la música española a principios de la década pasada, y dejó varios hits a su paso durante sus primeros años de carrera: ‘Caminar Por La Vida’, ‘Que La Detengan’, ‘Bye Bye’, ‘Rosa Y Espinas’, ‘Perdóname’… un puñado de éxitos que abrazaban la era dorada de los productos Vale Music, cuando todavía «la canción del verano» era algo significativo y no algo lanzable en febrero, como lo es ahora.

Con los años, David fue quedándose en el olvido y ninguno de sus seis álbumes después de 2006 ha conseguido un certificado en listas. Ahora, el cantante tiene un perfil más Sergio Dalma que Georgie Dann, y su último lanzamiento, el pasado año, ha sido un recopilatorio que recuerda sus años mozos de carrera versionando algunos clásicos en plan pop-rock. Los resultados son bastante desoladores.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies