‘Mi Lógico Desorden’, el debut de Roi Méndez que tampoco hace tanto honor a su título






Roi Méndez publica su primer disco con la bailable ‘Plumas’ como adelanto principal, pero… ¿es tan batiburrillo como el cantante anunciaba hace unos meses?

Roi Méndez se ha tomado su tiempo -sort of- para la publicación de ‘Mi Lógico Desorden’, un primer disco -o EP, no sabríamos catalogarlo muy bien- que llega después de la decente acogida de ‘Por Una Vez Más’ (7 millones en Spotify) y con las expectativas que le han generado el ser uno de los rostros más populares de la edición de 2017 de ‘OT’. Sin embargo, Roi no lo tenía tan fácil como Aitana o Ana Guerra, porque su estela se ha ido difuminando con el paso de los meses, y lo de ‘Mi Lógico Desorden’ tiene pinta de ir a ser más una carrera de fondo que un sprint inicial.

La pregunta es, ¿llega el gallego con la preparación necesaria para mantener la marcha durante unos meses? Sorprende que parece que sí, escuchado su primer disco con atención. Y sorprende porque él mismo sembraba la duda de lo que estaba cocinando en el estudio, llegando a tildar su disco de «batiburrillo de estilos». Una estrategia que hace unos años era más que habitual en los debuts, pero que hoy día suele dar al traste con los proyectos. Como decimos, escuchado ‘Mi Lógico Desorden’, uno acaba con la sensación de que alguien ha pasado el polvo antes de su publicación, y colocado cada cosa en su lugar.

Vamos con las claves que definen el trabajo:

 

Contiene un buen número de canciones pop…

‘Mi Lógico Desorden’ contiene 9 canciones, y más de la mitad podrían ser lanzadas como single, lo que es, sin duda, una buena señal para un disco de pop. Es decir, que de primeras, es un disco efectivo, con temas clave, bien planteado y, sigamos con las sorpresas, también bien producido. El cantante ha metido mano bien en la producción o composición de cada canción, en mayor o menor medida, y puede estar a gusto con el resultado: la colección de cortes es lo que debería ser.

Ahí tiene ‘Plumas’, con su encanto raruno bailable, alguna balada carpetera, funky, números más acústicos… ninguna de las canciones del álbum anima a pulsar skip, lo que suele ser bastante raro en lanzamientos de triunfitos debutantes.

 

… pero, ¿está falto de identidad?

Vamos con la paradoja del álbum: el debut de Roi está diseñado, de forma inteligente, siguiendo un poco el esquema Shawn Mendes, a priori, la salida comercial y musical más obvia para él, considerando su paso por televisión y lo que habíamos conocido durante el mismo. Y está bien diseñado, porque los arreglos de todas las canciones, aunque beban de diferentes estilos, están bien hilados, y forman un grupo cohesionado de canciones, que se intuyen muy de Roi y para Roi. Y sin embargo, tras varias escuchas, existe la triste sensación de que cualquier nuevo artista podría haber publicado el disco y habernos dejado igual.

Es decir, sí que es un disco que define a Roi, pero la definición de lo que es Roi termina siendo muy del montón. ¿La suerte con la que parte él? Pues que, en este momento, ningún otro artista en primera fila está optando por seguir ese rollo. Todo dependerá de cómo vaya definiendo sus movimientos en los próximos meses.

 

El problema del álbum de Roi es el propio Roi

Y no será por falta de intención del hombre, pero la voz de Roi es, en muchos de los temas, muy para fans de Roi. ‘Mi Lógico Desorden’ es algo incómodo a ratos, porque da la impresión de que Roi canta con tanto esfuerzo, que uno se anima a disfrutar de las canciones pero sigue escuchándole apretar la mandíbula para interpretarlas.

Y eso que intenta modular la voz, y que descubramos distintos perfiles en ella; lo hace en ‘Insuficiente’, lo hace en ‘Perfecto’, en ‘Plumas’, y trata de variar su forma de cantar, adaptándose a las letras y significados de los temas, pero en general, el Roi que fuerza mucho los motores y el Roi que deja la dicción a un lado siguen pesando mucho. Tiene muchas manías vocales pendientes aún de pulir para que su voz termine de brillar tanto como las canciones que lo hacen.

 

Con todo y con esto, hay que celebrar que el anunciado ‘Desorden’ de Roi no lo ha sido tanto: es posible escuchar el disco completo sin perder el hilo, y bailar con el funky ¡con vocoder! de ‘Perfecto’ y el más melodramático de ‘Plumas’, para pasar después a los más orgánicos ‘Insuficiente’ o ‘Por Una Vez Más’ sin que parezca que estemos escuchando otro trabajo.

El pop-rock de ‘Contigo’ está bien construido para que su estribillo llenapistas cuente con un lugar privilegiado (el tipo de punch que le falta al disco de Miriam Rodríguez, por ejemplo), e ‘Invierno’ tiene cierto encanto Imagine Dragons que vuelve a animar el tracklist del álbum, algo lastrado por las mas predecibles ‘¿Quién Quedará?’ y ‘Te Dejaré’, que cubren el cupo de público adolescente dolido kleenex en mano.

En términos generales, como decíamos antes, ‘Mi Lógico Desorden’ dependerá de cómo lo gestione Roi a nivel artístico y de sus elecciones en los próximos meses, pero por lo menos, es un buen debut para el aquí y ahora. El mañana es otra historia, pero dejaremos a Méndez que permita sorprendernos.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies