Las Little Mix con la cabeza más alta que nunca celebran su status con ‘Confetti’

La girlband publicó su último álbum como cuarteto hace apenas unas semanas, una celebración pop muy colorista que llevaba sus proyectos previos a una visión más adulta.

Jesy Nelson acaba de anunciar su salida de Little Mix. La girlband estaba a punto de cumplir una década en el mundo de la música, situada como la girlband más estable de la historia reciente: apenas escándalos profesionales (más allá de su salida de Syco), sensación de hermandad hasta el último momento y lo más importante, una constancia en listas de éxitos y en sus giras con el público rara vez dándoles la espalda.

Esa rara vez ocurrió con ‘LM5’, su anterior álbum de estudio, que las llevó a perder casi un millón de compradores respecto al tremendamente pop ‘Glory Days’, que había sido su álbum más vendido. A pesar de ello, las chicas salvaban los muebles con ‘Woman Like Me’ y llevaban al álbum a cercar el Platino que podrían conseguir a largo plazo.

Las cosas así, su regreso al pop algo más petardo en ‘Break Up Song’ había alimentado las ansias de su fanbase por conocer el contenido del disco completo. Con un par de singles más, quedaba claro que la girlband había vuelto a un terreno más seguro de estribillos potentes y canciones con gancho.

 

La vuelta al pop, a su bola

Es cierto que Little Mix se reconcilian con el pop más efervescente en ‘Confetti’ -tampoco es que podamos hablar de ‘LM5’ como un proyecto de otro género, pero sí trató de alejarlas del pop más inmediato-, pero también es cierto que el disco destila cierta sensación de que lo han hecho de la forma más cómoda hasta la fecha.

Combinando elementos del R&B (‘My Love Won’t Let You Down’, ‘Gloves Up’), del europop dosmilero (‘Happiness’, ‘If You Want My Love’), del latineo (‘Sweet Melody’, ‘Rendezvous’) e incluso de la tendencia pop-rock actual (‘Not A Pop Song’), han conseguido dar forma a un álbum maduro pero que sigue conectando con el público que les era fiel en la primera etapa.

 

Not ‘JUST’ a pop song

En ‘Confetti’ hay lugar para el previsible tratamiento del desencanto amoroso, aunque las chicas no pierden de vista la perspectiva guerrera de ‘LM5’, hablando de relaciones tóxicas (‘Happiness’) o abiertamente sexuales (‘Holiday’, ‘Sweet Melody’). Además, se dan el gusto de reírse de su propio papel como estrellas del pop, tratando una ruptura desde una perspectiva casi cómica en la ochentera ‘Break Up Song’ o hablando del control que su management y sello tenían anteriormente sobre ellas en ‘Not A Pop Song’.

Al final, ‘Confetti’ las devuelve al pop, pero no cambia ese mensaje empoderador que era tema central de su anterior trabajo. Simplemente se ha dejado ver de una manera diferente, habiendo perdido muchos prejuicios de camino.

 

Queda mecha para rato

Si algo deja claro ‘Confetti’, es que pocas girlbands pueden presumir de haber estado una década en lo alto sin alterar su sonido en el trayecto, pero especialmente siendo capaces de adaptarlo a las tendencias que van surgiendo. En su sexto trabajo, Little Mix suenan mejor que nunca a nivel vocal, dejándose sentir cómodas, contundentes y probablemente más seguras que nunca con sus nuevas canciones.

Más allá de la marcha de Nelson del grupo y lo que ello pueda acarrear, lo que el disco deja a la vista es que la fórmula del cuarteto -ahora trío- no está acabada y tiene tirón por exprimir. Su capacidad de adaptación a lo largo de los años es envidiable, y ‘Confetti’ es otra muestra de ella.

 

Dicho lo cual, es cierto que siguen tropezando en ciertos momentos del tracklist de 13 temas: mientras la primera balada del álbum es madura, solida y atemporal, la que cierra el álbum, ‘Breathe’, con su producción de medio tiempo, es bastante menos apetitosa. Hay oportunidades más urbanas como al arranque de ‘Gloves Up’ que después se pierden en un excesivo estribillo a lo Sia en el que las chicas fuerzan demasiado la maquinaria vocal y ‘Rendezvous’, la canción latina que samplea ‘Sway’, no termina de ser todo lo sexy que pretende. De hecho, la sutileza funk de ‘Holiday’ la termina arrastrando fuera del ring de lo convincentemente sexual.

Eso sí, aún permitiéndose licencias algo infantiles (‘Nothing But My Feelings‘), Little Mix se han presentado como mujeres con garra, pero también con el gancho que parecían haber perdido en sus últimos lanzamientos. ‘Confetti’ es, en su mayor parte, un regreso luminoso, festivo y con apetito de triunfo de Little Mix.

Y tras pasar por la presión de sonar creíbles, nada menos que una fiesta pop para confirmar la satisfacción de no tener más que demostrar.

 

Temas clave: ‘Sweet Melody’, ‘Happiness’, ‘If You Want My Love’ 


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html