La pista de baile llevó a Alesha Dixon al techo del pop… y de vuelta a la pista de baile

Alesha Dixon otra cosa no, pero altibajos ha vivido los suyos y los del resto: subidón con Mis-Teeq, caída después de su separación, subidón con ‘Strictly’, caída tras su primer álbum… repasamos su carrera.

En ‘Estrella Fugaz’, tenemos la intención de echar la vista atrás, como nos gusta, para analizar aquellos lanzamientos de estrellas que según empezábamos a disfrutar, de pronto, se fueron. No nos dio tiempo ni de asimilar sus nombres. Las nuevas generaciones no las conocen. Pero durante unos minutos, o unos segundos al menos, sus nombres estuvieron en nuestras bocas por un par de singles o un álbum al completo.

Prepara tu telescopio, y si las ves regresar, pide rápido un deseo: nunca sabes como cuánto va a aguantar su estela. Nuestra invitada de esta semana es Alesha Dixon.

 

Alesha Dixon quería ser profesora de Educación Física. Pero mientras estudiaba para la carrera, estando recibiendo clases de baile, se fijó en ella un cazador de talentos que trabajaba para un sello discográfico. Y así, entre movimiento y movimiento, Alesha Dixon pasó a trabajar en el cuarteto Mis-Teeq, al que le costó un par de intentonas y un remix en clave garage abrirse camino en la industria británica.

La girlband tuvo media docena de hits en el Reino Unido y dos álbumes Platino, pero su éxito duró lo mismo que su primera componente antes de pasar a ser un trío: en apenas tres años y medio su discográfica se fue a pique, provocando la disolución de la girlband,

Pero Alesha Dixon tuvo suerte, y el éxito de Mis-Teeq, donde ella rapeaba, le aseguró un contrato de tres álbumes con Polydor, que le pubicaría sus primeros tres discos en solitario. Tampoco es que llegara a ocurrir, la verdad. El fracaso de los singles ‘Lipstick’ y ‘Lockdown’ dejaría a Alesha en la calle y sin discos, aunque con la libertad de publicar su material de forma independiente. Y así lo hizo… más o menos: su primer álbum vio la luz en el mercado asiático. Sobra decir que no funcionó.

Pero aquí llega la luz: ‘Strictly Come Dancing’ tantea a Alesha Dixon para ser parte del elenco de su quinta temporada.

 

Aunque hoy día lo vemos con bastante asiduidad, hasta ese momento sólo la Spice Girl Emma Bunton había participado en el programa como cantante. El resto habían sido actores, cómicos, deportistas… pero ningún cantante más. Hasta que llegó Alesha y con el paso de las semanas, se hizo con el cariño de jurado y público y terminó ganando el concurso. Y con la audiencia millonaria que manejaba -y maneja- ‘Strictly’, los contratos discográficos empezaron a lloverle a Dixon como si fuera de nuevo 2003. Incluso la discográfica que decidió echarla volvía a interesarse por ella.

Pero Dixon apostó por Asylum Records, filial de Warner, que le ofrecía un contrato más a largo plazo. Y llegó ‘The Alesha Show’. Y llegó Xenomania. Y con ellos, ‘The Boy Does Nothing’. Alesha Dixon salía disparada al #5 británico tras debutar en el #86 por las descargas -el mercado físico aún tenía mucho poder por entonces- y firmaba su primer Disco de Oro. Pero no se quedaba en one-hit-wonder: su segundo single, la balada ‘Breathe Slow’, llegaría aún más alto, alcanzando el #3 de las listas británicas. Sus siguientes singles, ‘Let’s Get Excited’ y ‘To Love Again’, la llevarían también al top20 con un #13 y un #15. Y el disco terminaría siendo Platino.

Como en los viejos tiempos, Alesha Dixon conseguía el éxito discográfico y paseaba el álbum en un tour de una veintena de fechas por el Reino Unido. Además, ‘The Boy Does Nothing’ fue también un hit en prácticamente toda Europa y ella entraba en televisión como jurado de ‘Strictly Come Dancing’. Un momento en el que todo lo que tocara se convertía en oro.

 

Alesha Dixon nunca desaparecería del candelero británico, pero lo cierto es que pasó a ser más popular por sus proyectos televisivos que por su carrera musical. Su segundo trabajo, ‘The Entretainer’, se presentó con la algo arriesgada ‘Drummer Boy’, que no cumplía los cánones de single radiable como tal (siempre la vimos un poco como el simil británico del ‘Run The World (Girls)’, salvando las distancias), y el proyecto se iba a pique. Sólo aquel single fue top40 (#15) y el disco, que entró un realmente escandaloso #84, supuso un inmenso fracaso para la artista.

Pero como decimos, siguió siendo popular porque encadenó proyectos televisivos: después de ser jurado en ‘Strictly Come Dancing’ pasó a serlo en ‘Britain’s Got Talent’, y presentó diversos formatos, como ‘Dance Dance Dance’ para ITV, o el reciente ‘The Greatest Dancer’ en BBC. Además, colabora en programas matinales, se ha hecho cargo de ‘Comic Relief’s y diversos formatos solidarios y sí, también presentó la adaptación fallida de ‘Tu Cara Me Suena’, ‘Your Face Sounds Familiar’, que se emitió en UK en verano de 2013. El programa fue sustituido después por una nueva edición de ‘Lluvia De Estrellas’, paradójicamente.

El último trabajo musical de Alesha Dixon, ‘Do It For Love’, se publicaba en 2015 y sólo consiguió colarse en el #81 de la lista de álbumes. La artista no pisa la lista de singles desde 2012.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies