La discografía completa de Sonia & Selena, ordenada del peor al mejor tema






Hace ya 19 años, Sonia Madoc y Selena Leo bordaban el concepto de disco veraniego con ‘Yo Quiero Bailar’. La aventura no duró mucho más pero, sinceramente, ¿hacía falta?

El verano de 2001 fue un verano especial. Sonia Basseda y Bárbara Selena Rodríguez estaban a punto de hacer que llegara el calor y los chicos se enamoraran. Aquello cambiaría el concepto de canción del verano para siempre, porque las chicas no sólo se marcaron un hit, sino dos, en cuestión de apenas unos meses de sol. Sonia & Selena habían creado el verano. De hecho, ¿alguien tiene el recuerdo de que la estación existiera antes de ‘Yo Quiero Bailar’? Efectivamente. Antes del tema de las chicas y los hermanos Ten, el verano era poco más que aquellos meses en los que pinchar ‘Eva María’ de Fórmula V era lícito y no vergonzante. Después de 2001, todo cambió. El verano llegó, la fiesta comenzó y desde entonces, no ha parado.

Y no parará, hasta que Sonia o Selena indiquen que debe hacerlo. De modo que hoy aprovechamos para revisar el único disco que el dúo dejó, porque no era necesario que se lanzara nada más: 11 cortes que dieron forma a una discografía exquisita, bailable -en su mayoría- y que definiría por siempre jamás el significado de estar de vacaciones al borde de una piscina.

Así es ‘Yo Quiero Bailar’, ordenado de peor (LOL, ¿es eso posible?) a mejor.

 

11 · Mucho Por Vivir… En Gran Hermano

«En ‘Gran Hermano’, alguien te dará la mano», «todos son amigos, no lo debes olvidar». Sí, eso es lo que Sonia & Selena vendían como ‘Gran Hermano’ apenas meses después de que Vanessa amenazara a Silvia con decirle «jódete, ¡JÓ-DE-TE!» si le hubiera tocado abandonar la casa. Pero bien era cierto que en el 2000, los concursantes pactaban para salir todos nominados -salvo aquella fatídica semana anti Ania-, Mabel utilizaba múltiples diminutivos, y el hecho de que Iñigo se paseara días y días con el mismo polo generaba apenas algún pequeño comentario. Hoy día, hubieran prendido fuego al polo, Ania lloraría Rimmel en el confe y el pacto se hubiera hecho para poder esconder el cadáver de algún concursante asesinado en directo.

Pero en aquella época, Sonia & Selena celebraban la fraternidad. Lástima que Greta y Los Garbo les tomaran la delantera de los realities con otra canción. Quizá mejor, pero… ¿podía esa canción escucharse sorbiendo jugo de coco? Exacto.

 

10 · La Mitad De La Mitad

Y ¿qué debe uno hacer cuando la piña colada se termina y una tormenta momentánea amenaza con terminar con un día de tumbonas y lectura de la Cosmopolitan? Refugiarse en su habitación, leyendo en el sofá de mimbre tomándose un té, pero aferrarse al verano con la única balada de la discografía de Sonia & Selena, ‘La Mitad De La Mitad’.

Las chicas defendían con uñas y labios sus vocal skills en la canción, que podía haber terminado en manos de una Marta Sánchez que ya andaba escasa de baladas de Madonna que adaptar, pero acabó teniendo el sitio que merecía, dentro de ‘Yo Quiero Bailar’. Las chicas hablaban de desamor, de no creer en nadie salvo en su cirujano y en dejarse llevar por las emociones hasta la siguiente apertura del bar de la piscina. Tres minutos después, cuando hubiera cesado la tormenta.

09 · En Tus Manos Mi Destino

Sonia & Selena combinaba a la perfección tres estilos muy de moda por la época en España en ‘En Tus Manos Mi Destino’: el europop, la canción de misa, y el tipo de melodía que lo mismo te servía en el chiringuito que como cabecera de ‘Delfi’. ‘En Tus Manos’ abogaba por buscar «un lugar mejor», donde no hubiera «selos ni rencor». Era maravilloso que -creemos que Selena- tuviera acento latino, porque habiéndose criado en Castellón, era impensable que no lo tuviera. Debe ser algo muy mediterráneo, porque ocurre lo mismo con Mónica Naranjo. Ambas tienen Mésicos en sus corazones.

‘En Tus Manos Mi Destino’ era la mejor opción del álbum para aquellos que buscaran marcarse una coreografía imposible de las de la época, a medio camino entre A*Teens y la clase de aquagym a la que sus madres asistían por la tarde.

 

08 · Mano A Mano

‘Mano A Mano’ arranca como un tema ambient, casi de noche cerrada, en la barra libre de lo que el hotel de uno llamaría «discoteca», aunque es en realidad la sala donde, por las tardes, los jubilados aprovechan para jugar al dominó, porque no da tan fuerte el sol. El caso es que el tema arranca chill, oscuro, pero pronto deriva en un nuevo ejemplo de lo que sería una canción de misa moderna: «paso a paso, de la mano, vivimos juntos y nos amamos». Hay una sensación de inclusividad en todo el disco que, sabiendo uno de lo que trata el trabajo, no le queda claro si es en un tono de hermandad o de quinto cubata en una quedada de guiris que terminaría como el rosario de la aurora, importantes ingresos para Durex, y un baby boom local nueve meses después.

 

07 · No Tengas Miedo De Amar

Lo fascinante de ‘Yo Quiero Bailar’ es que, en un envoltorio de verbena, cachondeo, chiringuito y guitarra española, se permite poner los pies fuera del tiesto como en este ‘No Tengas Miedo De Amar’, de inequívoco sabor eurovisivo. Curiosamente, el dúo se presentó al festival ese mismo año, pero con el single principal del trabajo, que quedó por detrás del ‘Dile Que La Quiero’ de Civera. Ya sabemos que España a la hora de votar tampoco tiene demasiado criterio.

‘No Tengas Miedo De Amar’ hubiera conseguido los doces de países como Armenia, Bosnia o Montenegro, encantados seguro con esos ritmos R&B industriales y las melodías pop de un estribillo que lanzaba un mensaje directo y sin rodeos: «no tengas miedo de amar, has caso a tu corasong». 

 

06 · Que Viva La Noche

No, no ese «que viva la noche» en el que estáis pensando, aunque aquí también se animaba a que «viviera el amor». Una fantasía dance-latino-oscura que, además, daba comienzo con una intro maravillosa en la que bien Sonia o bien Selena -seguramente esta última, experta en acentos- susurraba con acento bielorruso «que fifa la not’che. que fifa l’amor». Quién iba a resistirse a aprender ucraniano con semejantes imanes para la Escuela Oficial de Idiomas.

Sonia & Selena brillaban después en un estribillo que incorporaba unos «shalala lala» que harían temblar a los mismísimos Vengaboys, mientras ejecutaban a la perfección el concepto de «lágrimas en la discoteca»: lanzando un mensaje de amor no correspondido, el dúo pedía aprovechar la noche y el amor para dejarse llevar. Y lo hacía «por favor». Quién iba a resistirse.

 

05 · Cuando El Sol Se Va

¿Recordáis a Blue 4U? Posiblemente sí, si estáis leyendo este artículo. Los de Barcelona fueron los artífices de un par de canciones del verano los años que precedieron al lanzamiento de ‘Yo Quiero Bailar’. Claro que, como hemos explicado antes, por entonces no se llamaba verano, sino «época de anuncios de cerveza a los que poner música».

El caso es que en ‘Cuando El Sol Se Va’, Sonia & Selena rendían homenaje a temas como ‘Livin’ In Jam’, utilizando arreglos tropical-dance, que eran a los primeros dosmiles lo que hoy sería un sampleo de J Balvin. Sólo que mucho mejor, porque era un cutrerío maravilloso. No era reggae, no era ska, pero hubiera hecho sufrir a toda una generación de Marleys. Y eso siempre es un punto a favor, que ese señor, por mucha rasta y mucho fan que tenga, era un chungo de pelotas.

Sonia & Selena no lo eran, y por ende, manejaron mejor su momento jamaicano acercándolo más al terreno Ace Of Base. Una fantasía con un estribillo feel-good a pesar de su mensaje desolador: «tú no estás y yo aquí deseando abrazarte».

 

04 · Dejaré

Sin ‘Dejaré’, jamás hubiera existido ‘Lloraré Las Penas’. No sólo porque eran exactamente la misma canción con una melodía vocal sutilmente distinta, sino porque quién iba a pensar en una canción así de no haber existido la de So&Se. De hecho, nos consta que, al lanzamiento de ‘Dejaré’, los Estefan borraron todo rastro de discografía de Gloria por miedo a que la comparativa con el tema de las dos españolas la terminara dejando en bragas. Si hubiéramos consultado la Wikipedia en el verano de 2001, Gloria Estefan sería una debutante con pocos más singles que ‘Don’t Let This Moment End’ y cuatro temas más de corte dance-pop de cuando quería sonar a Cher.

Nadie había hecho salsa o latino, porque se inventó con SoSe. De hecho, estamos convencidos de que los bailes de salón vivieron un repute tras ‘Dejaré’. Quién no iba a querer mover la cadera en condiciones para poder bailarla. ¿Chayanne? No me suena su existencia hasta septiembre de 2001.

 

03 · Tequila

«Amigo, dame un poquito de tequila y que suba la temperatura, que yo quiero mover mi cuerpo», decían en este corte Sonia y Selena, como si no lleváramos ya un rato meneando las caderas sin necesidad de alcohol ninguno. Bueno, o con la necesidad de varias copas, según se mire en realidad.

SoSe animaban a la ingesta de agua con misterio, para tranquilidad de los vendedores de ginebra y desesperación del de la barra del piano bar, en un corte con mucha sacudida latina, mucho arreglo del estilo de los dos singles principales y un claro defecto: el no haber llegado a tiempo a cerrar el verano en condiciones. Porque sí, aquel 2001, igual que llegó, el verano también se fue.

 

02 · Deja Que Mueva, Mueva, Mueva

No ‘Deja Que Mueva’. ‘Deja Que Mueva, Mueva, Mueva’. Tres veces. Hay que moverlo bien. Y es que el segundo single de éxito de las chicas, un incomprensible #2 en Los40 -¿quién demonios las dejó sin #1?- todo giraba en torno al movimiento. Si ‘Yo Quiero Bailar’ eran trompetas, lo de esto era llegar cargado de acordes de guitarra española hasta que ‘Bailamos’ de Enrique Iglesias nos pareciera un insulto al punteo latino. Que lo era, dicho sea de paso, y estaba fatal acentuado.

Las chicas sabían que querías bailar para gozar, y te animaban a poner una mano en su cintura. «El día que yo quiera, te tendré» añadían un poco después. Para que luego digamos que ‘Lo Malo’ inventó el perreo feminista. SoSe estaban en control de la situación antes de que el reggaetón llegara a las pistas de la mano de Lorna. Ella ya movían (movían, movían) lo que les daba la gana con quien les daba la gana.

Por cierto… ¿hemos hablado ya de lo espectacular de cada estribillo del disco? Madre mía, todo himnos.

 

01 · Yo Quiero Bailar

A ver, todo sabíais que sería la #1. No es por desmerecer el álbum, que ya hemos explicado por pasiva y por más pasiva que está repletísimo de hits y bops. Es inconmensurable. Pero no podemos obviar el hecho de que la canción que titula el disco, ‘Yo Quiero Bailar’, el la canción del verano por antonomasia. Lo sentimos, amigos de los 70 que os aferráis a ‘Un Rayo De Sol’ and stuff like that. Estamos en el mundo de los vivos, y los vivos quieren tops rosa y azul, filler de labios, tintes en alto contraste y el volumen de senos necesario para sacar partido a semejante despliegue de trompetas.

No sólo es que ‘Yo Quiero Bailar’ sea un himno de la historia del pop patrio, es que sólo cabría pensar interpretado por SoSe. Es decir, ¿hubiera funcionado en la voz de Merche? No. ¿La podría haber cantado Raúl? No nos hagáis hablar. ¿Era esto una canción que podría haber funcionado en la voz de Melody? Ya es suficiente. Ninguno de ellos, ni siquiera Raúl, tiene una talla de sostén capaz de abarcar la canción.

Estribillo downtempo. Sacudida. Hey. Trompetas. Verso I. Puente. Sacudida. ¡Dímelo! Estribillo. Hey. Trompetas. Hey. Hey. Hey. Hey. Verso II. Puente. ¡Dímelo! Estribillo. Trompetas + ¡hey! Middle Eight ¡Dímelo! Estribillo downtempo. Sacudida. Estribillo. Hey. Trompetas. Hey. Hey. Hey. Hey.

Explicadnos cómo iba un esquema pop a ser mejor que ese. Sólo le faltó un keychange hacia el final para redondear la jugada, pero si nos lo llegan a dar, nos hubiera dado un coma etílico de tantísimo efluvio bop.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies