Justin Bieber reacciona a la acusación de agresión sexual y cuelga pruebas para demostrar su inocencia

El cantante afirma que tomará acciones legales para que el tema no quede solamente en un rumor. Además, confirma que pasó aquellos días en compañía de Selena Gomez, su por entonces pareja.

En las últimas horas, un hilo de Twitter ha acusado a Justin Bieber de agresión sexual en 2014. Después de la publicación del hilo, el artista pasa a ser trending topic y varias usuarias más apoyan la versión de la que se está hablando, aunque muchos otros perfiles la discuten y tratan de inverosímil.

Como es un tema delicado, no vamos a extendernos mucho más, pero sí hemos querido hacernos eco de lo que Bieber ha dicho respecto del tema. El artista ha publicado un hilo en su perfil tras hablarlo con su equipo y su mujer, dada la gravedad de las acusaciones.

Este es el mensaje que ha ido colgando en diferentes tuits a lo largo de la noche, en el que ha ido adjuntando facturas, recibos, artículos y fotografías que desmontarían la historia aparecida en Twitter:

«En las últimas 24 horas ha aparecido un nuevo perfil de Twitter que cuenta que abusé sexualmente de alguien el 9 de marzo de 2014 en el Four Seasons Hotel de Austin, Texas. Quiero ser claro: nada de esta historia es verdad. De hecho, os mostraré en breve que nunca estuve en aquel lugar.

Los rumores son rumores, pero no me tomó el tema del abuso sexual a la ligera. Quise hablar en cuanto fue publicado, pero por respeto a las víctimas de abusos reales no lo hice hasta que tuve las pruebas suficientes para poder lanzar un comunicado. No suelo responder a acusaciones sin fundamento normalmente, pero tras hablar con mi mujer y mi equipo, he decidido hacerlo esta noche.

(…)

Como su historia cuenta que sorprendí a un montón de gente en Austin en SXSW cuando aparecí allí con mi asistente allí para cantar unas cuantas canciones. Lo que esta persona no sabía es que fui a ese evento con mi pareja de por entonces, Selena Gomez. Os comparto un artículo que muestra que no llegamos a Austin hasta bien tarde de noche, por el concierto que Selena daba en Houston. 

En cualquier caso, jamás me hospedé en el Four Seasons. Me vieron en el restaurante, no en el hotel. El motivo por el que dicen que me hospedé allí es porque se me pudo ver el día 10 de marzo, que no el 9 como indican, en el restaurante. También hemos confirmado con el director del hotel que jamás estuve allí el día 9 de marzo, ni hospedado el 9 o el día, y animo a toda la prensa a investigarlo si lo consideran necesario. 

De hecho, me hospedé con Selena y unos amigos en un Airbnb el día 9 y el día 10 en un Westin porque hubo un problema con nuestra reserva en el LA Quinta, que no el Four Seasons. Las fotos que os he mostrado con Selena demuestran que fuimos del evento al Airbnb y nunca pasamos por aquel hotel. Os dejo aquí los recibos del lugar en el que nos hospedamos.

El día 10, Selena salió a trabajar y yo me quedé en el Westin con mis amigos Nick y John antes de salir de la ciudad. De nuevo, no el Four Seasons. 

Toda acusación de agresión sexual debe tomarse absolutamente en serio y es el motivo por el que necesitaba responder a ella. Esta historia es completamente imposible y es por ello que trabaré con Twitter y mi equipo legal para tomar acciones.»

Evidentemente, sería un tema a investigar pero bien es cierto que no podemos creernos cada cosa que se publica en Twitter. Si uno ha sido víctima de un abuso sexual, que ponga una denuncia donde es pertinente. Crearse un perfil de Twitter para hacerla pública años después con la intención de derribar al personaje, nos parece como mínimo, curioso.

Es decir, podríamos también investigar dónde estuvo Chenoa el 12 de febrero de 2008, y fabricar una historia en la que apareciéramos con ella y ocurriera algo sórdido. Lo suyo es interponer una denuncia con lo ocurrido. Y después, evidentemente, si considera uno que es necesario, hacerlo público y generar el debate.

Pero hemos llegado a un punto que este tipo de acciones desvirtúan por completo el peso que tienen los casos ‘reales’. Lo entrecomillamos porque no discutimos la veracidad de este del todo, porque Dios sabe. Pero no apunta a que tenga demasiada base, visto lo visto. Y llegará un punto en el que las víctimas se sentirán desprotegidas porque un porcentaje del público acabará diciendo algo como «sí, claro, como aquella vez que se dijo…». Y todo se tomará por el pito de un sereno.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies