José Álvaro de Balvin y Dos Ardillas da Ana Guerra vibes rimando «Blanco» con «Benny Blanco» en… erm, ‘Blanco’






J Balvin publica un nuevo single y vídeo y nos da la vida nuevamente, incluso incluyendo un verso que podría estar co-escrito por Ana Guerra en pleno estado de éxtasis lírico.

Jose Álvaro de Balvin y Dos Ardillas lanzó un nuevo single hace unos días, y francamente, no hemos encontrado el momento de comentarlo porque llevamos tal retraso que cualquier día nos llaman para dar forma a la lista de Los40. ‘Mi Gente’, candidata para la próxima semana. Pero mola, lo nuevo de J Balvin mola: el artista ha publicado ‘Blanco’, un breve primer single que parece el anticipo de ‘Colores’, un álbum completo que vería la luz el próximo año.


Podéis escuchar este y otro puñado de hits en nuestro A-List de Spotify:


Como es marca de la casa, el rapero tira de beat hipnótico, controla a las mil maravillas el tempo y la métrica, se marca un estribillo rapeado sin mucha grandilocuencia pero repleto de hooks y deja unas ganas de salir a menear el cucu que vuelve a demostrar que, efectivamente, el reggaetón no es el enemigo.

Una de las fantasías de ‘Blanco’ ocurre hacia su segunda mitad, cuando José Álvaro de Balvin y Dos Ardillas suelta lo siguiente dejándonos unas potentes Ana Guerra vibes:

«Esto no es misa, pero vine de blanco,
hago solo éxitos a lo Benny Blanco.»

Así, blanquito. ‘Sayonara’ who, francamente. Podría haber sido mucho más Ana Guerra, con los siguientes ejemplos, por ejemplo:

«Esto no es misa, pero vine de blanco, soy diputado del PSOE a lo Pepe Blanco»

o

«Esto no es misa, pero vine de blanco, esta chaqueta no es del Breska es del Blanco»

Y no nos tiréis de la lengua porque no sabéis las sandeces que se nos han ocurrido al respecto. Y a pesar de -o gracias a- esa rima, sí, el tema sigue siendo un temón. También ayuda el locurote visual que Balvin se ha montado para la ocasión: en el vídeo de ‘Blanco’, el artista se muestra como antítesis de Ariana Grande y sueño dorado de Michael Jackson, con la piel con el mismo sanísimo tono que persiguió a Nicola Roberts toda la vida.

Y entre medias, calaveras, diablitos, rayos pintados, lágrimas doradas, coches, falta de gravedad y decorados dignos de un museo de arte moderno o un anuncio de Ford. No nos queda muy claro hacia qué tira más.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies