‘Inevitable’, la confesión de Shakira que incluía su calendario de baños y su pésimo uso de la cafetera

Veamos cómo fue Shakira en la era ‘Inevitable’, en el segundo hit de la colombiana a examen: la canción es un absoluto clásico del pop-rock noventero y una canción histórica de la cultura latina.

Cerrad los ojos. Imaginad una discografía loca donde las haya. Tomaos vuestro tiempo. Jesús, eliminad Mecano de las opciones, ya han hablado de ello lo suficiente como para cuatro generaciones. ¿Alaska? ¿Pero qué estáis imaginando? Mirad, mejor si abrís los ojos y os preparáis para que analicemos para vosotros la discografía de Shakira. Porque sí, a esa nos referíamos, que no sabemos dónde tenéis la cabeza. Bienvenidos a Hits Don’t Lie, la sección en la que desgranaremos los singles de la colombiana uno a uno.

¡Preparaos para mover las caderas y arranquemos un nuevo visionado!

En ‘Inevitable’, Shakira ejerce de la típica amiga que está de bajona y de pronto lo ve todo negro. Y uno puede estar en plan «venga, mujer, anímate, si todo en esta vida pasa», pero nada, ella erre que erre con que «no sabe esto, no hace lo otro» y con que está aburridísima de vivir. ¿Que hay más peces en el río? Pues sí, pero ella sale con el anzuelo preparado para el mismo de siempre y no le vayas a venir a hablar de pesca alguna.

‘Inevitable’ es una balada de rock latino, muy himno de rupturas con enganche. Si a uno le pilló en plena adolescencia, probablemente se convirtió en el himno del llorar en la ducha con la radio puesta al ritmo que gritaba «el cielo está cansado ya de veeeeer» sin dar una sola nota, pero dejándose el alma. También servía para confesar que uno no tenía ni idea de cómo preparar café, porque obviamente, aún estaba en época de Cola Cao. No es tan difícil. Otro momento álgido de la letra es aquel en el que Shakira afirmaba que «nunca duerme antes de diez». Mujer, tampoco es cuestión de acostarse a las seis de la tarde, no sé.

Pero luego nos dejaba ese estribillo. Y es que otra cosa no, pero la pausa dramática previa al mismo y el subidón posterior de la Shakira más vocalista hacía de ‘Inevitable’ un llenaestadios en toda regla. Normal que terminara convirtiéndose en un himno en su carrera, que ha tocado prácticamente siempre. Según fiabilísimos datos de Wikipedia, de hecho, es la 4ª canción que más veces ha cantado. Esperemos que la primera sea ‘Gordita’.

‘Inevitable’ debía haberse publicado también en inglés, pero las cosas se torcieron y gracias al cielo, no fue hasta ‘Laundry Service’ que Shakira apostara por el salto internacional. No por nada, pero dejadnos tranquilo uno de los mayores referentes del pop latino de la historia: ‘¿Dónde Están Los Ladrones?’ es intocable.

 

Es un tanto confuso, seamos honestos: al principio, Shakira aparece en lo que parece un estadio repleto de gente con sus mecheros en alto (los smartphones con linterna no llegarían hasta al menos una década después). Pero luego resulta que está metida en un escenario de dos por dos, donde como mucho cabe el aforo que permitirían en tiempo de Covid. ¿Dónde se supone que está el resto del público? Delante ya os decimos que no, que eso es completamente esférico, no empecemos con las geometrías imposibles.

En ‘Inevitable’, Shakira inventa de algún modo a la Mónica Naranjo de ‘Sobreviviré’, sans la homosexualidad: aparece encuerada, de negro, melena fosca al viento y baila como con espasmos mientras grita, a medio camino entre una rockera y una señora a la que le va a dar un ataque epiléptico en la cola del Cortefiel.

Mientras tanto, y por algún motivo, empiezan a caer pompas de jabón del techo, que es algo muy habitual cuando una está en plan emo-rock oscuro. ¿Evanescence? Pompas de jabón. ¿Within Tempation? Osos amorosos ¿The Rasmus? En paz descansen.  Para compensar, y volver a la sensación de concierto realista (pista: no), empieza a caer confetti dorado después. ¿No habíamos dicho que esto era sans homosexualidad? Bueno, es Shakira, siempre hay un puntito de la misma.

 

A la Shakira que aún bebía de Alanis Morissette, cuando beber de Alanis Morissette no suponía un ticket directo a la final del INEM donde terminarían ofreciéndote un puesto en ‘Tu Cara Me Suena’ o unos conciertos a la puerta de cualquier establecimiento de carcasas y un contrato con Altafonte.

Shakira aún era rockera, aún llevaba pantalones sin cristalitos colgando, aún era más colombiana que libanesa, aún llevaba el pelo trenzado y todavía no había estallado el furor latino, por lo que podía permitirse hacer canciones que no sonaran a Santana, que no llevaran una base de tango para disimular y que no tuvieran que recurrir al folclore continuadamente. Un respiro.

 

Como en el post anterior no incluimos la valoración final, pasemos a incluirla a partir de este: ‘Inevitable’ merece claramente cinco golpes de cadera. Es un absoluto himno del pop latino. Es una canción histórica, es una canción generacional. Un cultural reset, la expresión que se utiliza para cualquier single random de cualquier random, incluido este, porque lo que es un reset no fue. Pero muy redonda sí. De diez.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies