‘If You Could Read My Mind’, el arrebato disco de Stars on 54 que precedió al efecto 2000






En 1998, antes de que todos nos volviéramos locos pensando que la tecnología iba a estropearse totalmente por la llegada del 2000, pensamos que el pop iba a estropearse totalmente por la llegada de Cher.

Bienvenidos a ‘Qué Tiempo Tan Feliz!’, la sección con la que echamos la vista atrás a canciones que, por un motivo u otro, han marcado la historia del pop y creemos que son merecedoras de volver al recuerdo general. Coged vuestros minidisc, cassettes, vinilos o CDs, porque viajamos atrás en el tiempo para revisionar alguna joya.

Rebobinemos pues hoy hasta 1998, cuando Stars on 54 ponían el toque disco al final de década versionando ‘If You Could Read My Mind’.

 

Corría el año 1998, se acercaba el nuevo milenio y los sonidos disco y dance se hacían con las listas de la época. Por Dios, aquel era el año de ‘Believe’, tonta la última que no se pusiera en plan reina hortera de las pistas de baile. De modo que si Cher podía renacer con un tema así, también podían renacer Ultra Naté, Amber y Jocelyn Enriquez. ¿Quiénes eran todas ellas? Divas del dance-pop noventero que habían conseguido algún hit minoritario y algún momento puntual de arrebato de fama.

Separadas, para 1998, ya no eran nadie, pero juntas… juntas tampoco. Sólo que había que poner música a la película del Studio 54 y qué mejor que una reunión de viejas glorias para ello, con una versión de una vieja gloria de tema. ‘If You Could Read My Mind’, era, efectivamente, un cover de un clásico de los 70 de Gordon Lightfoot que hablaba sobre su divorcio.

«Nunca he sabido que lo sentía así, y reconozco que no lo entiendo. No sé en qué momento lo hicimos mal, pero mis sentimientos han desaparecido y no van a volver.»

El clásico ejemplo que tantísimo nos gusta de lágrimas en la pista de baile: tenías ganas de menear el cucu al ritmo del reflejo de la bola de espejos, y levantar el dedo durante el estribillo porque pensabas ser John Travolta, pero al mismo tiempo querías atiborrarte de helado bajo una manta. De alguna manera, en el ’98 combinamos ambas cosas de manera factible.

Por cierto, la canción original es un número acústico que tira al folk. Nunca desde los remixes de The Corrs vimos un folk transformado en algo tan radio friendly.

 

Lo que cambia un vídeo vintage al revisionarlo: en 1998, las Stars on 54 parecían divas gogó que estaban dándolo todo en un club nocturno futurista. Por algún motivo, aunque la película a la que ponían música no lo fuera; visto hoy día, las tres parecen un cruce entre las Supremas de Móstoles y el club de lectura de tu tía Conchi, cuando salen de fiesta un sábado noche y esperan que les pongan ‘Torero’ de Chayanne. Todo se baila como ‘Torero’ de Chayanne.

De modo que las tres se reunen con sus mejores prendas del Celio encima de unas tarimas de CGI y empiezan a hacer una coreografía tipo Poty. Alguien debió darse cuenta rápidamente del cringe, porque de pronto empezó a hacerlas desaparecer por arte de magia, para que, de una en una y sin un baile estipulado, fueran interpretando la canción metidas en una suerte de cubo de Rubik disco-chic.

Porque sí, Stars on 54 era un grupo, pero la broma iba a durar apenas unos meses: cada una de ellas tenía que tener su espacio en pantalla, no sea que alguien se creyera que esto eran las Destiny’s Child de la mediana edad. Tirando a la edad avanzada.

Por descontado, el vídeo contenía imágenes de la película, un contundente flop de público y crítica con Ryan Phillippe explotando su sex appeal noventero como protagonista. La película fue nominada a un par de Razzies, y apenas consiguió recaudar 16 millones de dólares.

 

De pronto en España nos creímos que esto era un smash global, y Los40 la pinchó hasta el aburrimiento, pero realmente se estaba haciendo un Oceana. Un Bombai. Un Alle Farben. Resulta que a nadie le importaban demasiado las chicas de Stars of 54, y que el único #1 que se llevó ‘If You Could Read My Mind’ fue el de la lista de singles española.

El tema fue sólo un éxito entre los compradores patrios y los australianos, que la llevaron al #3. En el resto de países, la acogida fue bastante más tibia, por no decir que pasaron de esto como pasaron de la película. ‘Mind’ fue apenas #23 en el Reino Unido, #52 en Estados Unidos, #65 en Alemania, #82 en Francia… vamos, que para lo que fue, casi podían haberla cantado Estopa y ahorrarse un poco de foco internacional.

De premios no vamos ni a hablar, porque visto lo visto, bastante con que no fuera nominada al Razzie. ¡Con lo fantásticamente petarda que es!


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies