Frank Ocean lanza ‘DHL’ en mitad de una enorme polémica y sugiere que su álbum está al caer






Frank Ocean abre un club, lanza un single, dos vinilos, y se mete en un jardín de rosas del que no le saca ni Duncan Dhu: el cantante está inmerso en varias polémicas desde hace unos días.

Frank Ocean está llevando a cabo su habitual estrategia de ‘que si, que no, que nunca te decides’ con su siguiente trabajo: el cantante ha anunciado un par de vinilos de 7 pulgadas con dos canciones en su web, y estrenado ‘DHL’, otra diferente, en todas las plataformas digitales. La pista definitiva de que el disco está al caer -aunque con Ocean nunca se sabe-, es que hay 14 siluetas en la portada del single y la de ‘DHL’ se corresponde a la cuarta. Pero claro, esto no quiere decir que vayamos a escuchar esos 14 temas en 2019. O 2020. O algún día. Quiere decir que están ahí.

Frank Ocean lo mismo te lanza el disco de golpe y porrazo, que lo cancela mañana, que te lo vende sólo durante 16 minutos a través de su web. Así es él. Es lo que tiene estar pluriempleado, que es muy complicado atender a todo en condiciones. Ocean acaba de abrir su nuevo club, ‘PrEP+’ en Nueva York, y el proyecto también dista de estar dándole demasiadas alegrías.

El club, que lleva el nombre de la medicación que previene el contagio del VIH, abrió sus puertas con varias polémicas de fondo. La más nimia, la de la prohibición de hacer fotos o vídeos dentro del local. Las más gordas, las que le han llegado de los sectores críticos, que han apuntado que el cantante tiró de una lista de invitados casi carente de personalidades afroamericanas y que la promoción y concienciación sobre el VIH fue entre escasa y nula durante el evento.

La otra liada es que Ocean podría haber abierto el ‘PrEP+’ en asociación con Gilead Scieces, farmacéutica que comercializa el medicamento, y que está vendiendo camisetas con su nombre por 60 dólares, que tiene como objetivo recaudar fondos para… erm, Frank Ocean. La asociación neoyorkina ACT UP ha expresado su queja sobre el proyecto alegando que, al menos, los ingresos por las camisetas del tipo que ellos venden por un tercio del precio de las de Ocean, van directamente al estudio y la concienciación sobre el VIH.

En fin, que puede que Ocean se haya metido en un jardín sin tener la podadora a mano. Veremos si un puñado de nueva música es capaz de servir de tupido velo.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies