Eurohits | Suecia 1974 | ‘Waterloo’, de ABBA

Con el regreso de ABBA al estudio de grabación y el anuncio de una gira holográfica que parece estar preparándose con bastante trabajo, recordamos su paso por Eurovisión hace casi medio siglo.

Cambiamos de tercio en nuestra sección eurovisiva, y habiendo terminado de repasar el paso de España por el Festival en los últimos 20 años, procedemos ahora a recordar algunos de los mayores hits que hayan pasado por Eurovisión: ojo, no os hablamos de buenas posiciones, sino de canciones que por a o por b, nos tocaron la fibra en su momento.

Hoy vamos con ‘Waterloo’, una victoria de ABBA para Suecia en el año 1974.

 

Hay varias cosas curiosas en torno a ‘Waterloo’ de ABBA como tema eurovisivo. Hoy día resulta un clásico tan indiscutible que es impensable que los suecos hubiera preferido acudir al festival con otras canciones, pero lo cierto es que eso estuvo a punto de ocurrir no una, sino dos veces. En 1973, ABBA se presentaba al Melodifestivalen con ‘Ring Ring’ -sí, para un país como España que la misma preselección eurovisiva lleve en activo 50 años resulta increíble, pero así es- , pero quedaban terceros y perdían la oportunidad. Un año después, ganaban la pre con ‘Waterloo’, pero por poco se presentan a ella con ‘Hasta Mañana’. La canción fue cambiada en el último momento por la ganadora, porque Frida no tenía presencia vocal en la misma.

‘Waterloo’ fue cantada en sueco durante el Melfest de aquel año, aunque el grupo optó por llevarla finalmente en inglés. Puede parecer un dato baladí, pero el grupo arriesgó para la época: sólo en 1974 y 1975 pudo cantarse en un idioma que no fuera el materno en el Festival, hasta que en 1998 la prohibición fue levantada por fin.

No es de extrañar que, cuando en 2005 Eurovisión celebró sus 50 años, eligiera ‘Waterloo’ como la mejor canción jamás presentada: podría decirse que sentó, en gran medida, las bases del pop que estaba por llegar en los siguientes años. ‘Waterloo’ era una canción con un estribillo tremendamente pegadizo, una estructura clarísima, arreglos rock, y los suficientes hooks como para ser recordada por la eternidad. Sobra comentar que el hecho de comparar un rendición por amor a la de Napoleón en la batalla de Waterloo es, por si mismo, una maravilla. “El libro de historia de la estantería está repitiéndose, me enfrentó finalmente a mi Waterloo”. Qué bélica fantasía.

 

Como suele ser costumbre en Suecia, la actuación de Eurovisión de ABBA prácticamente repetía lo que el grupo había mostrado en el Melodifestivalen, sólo que con una ventaja: la mayor parte de la población no los había visto actuar, no es como si en 1974 la banda ancha fuera a demasiada velocidad, comprenderéis.

Por tanto, aunque se repitiera el esquema, y se perfilaran solamente un par de cosas (básicamente, la coreografía de la canción y el control vocal de ambas intérpretes), ABBA sorprendía al público de Eurovisión poniendo en el escenario no sólo una buena canción, sino un espectáculo visual. Hoy en día estamos acostumbrados a decir “la puesta en escena es muy importante”, pero hace más de 40 años, en Eurovisión lo petaba la sobriedad y el clasicismo. ABBA rompió con esos moldes y se presentó con un vestuario que terminaría en el imaginario global, unos instrumentos con forma de estrella, y lo que llamó más la atención: un director de orquesta disfrazado como Napoleón.

“Atentos a esta”, decía el locutor británico antes de la aparición de ABBA. No era para menos, en 1974, su actuación era un absoluta garantía de audiencia de ojos como platos.

 

La primera victoria eurovisiva para Suecia, que se hizo con el Festival gracias a 24 puntos, aventajando en 6 a Italia, que quedó en segunda posición. No nos preguntéis como se otorgaban los puntos hace medio siglo si no queréis convertirnos en aquel meme de la señora que mira confusa haciendo operaciones matemáticas. La cuestión es que Suecia ganó, y lo hizo con 5 puntos de Finlandia y Suiza -al parecer aquel era el máximo-, y los votos de los 11 países de los 16 participantes -además de Suecia, que no podía autovotarse, obviamente-.

‘Waterloo’ fue un enorme hit para la banda tras Eurovisión, llegando al #1 de Bélgica, Alemania, Irlanda, UK, Noruega, Dinamarca… En España fue #3 y curiosamente, en Suecia no pasó del #2 en su versión original y del #3 en la inglesa. ¿Cómo es posible, siendo uno de los mayores hits de la historia del país? Pues porque, en aquel momento, las listas suecas combinaban álbumes y singles, de modo que ‘Waterloo’ se vio bloqueada por, erm… ‘Waterloo’, el álbum.

‘Waterloo’ trascendió Europa y se convirtió en un hit en Estados Unidos (#6), Canadá (#7) o Australia (#4). Fue el arranque internacional de una carrera histórica de ABBA.


Sin Comentarios.

Comentarios, aquí:

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies