Eurohits | Bélgica 2003 | ‘Sanomi’, de Urban Trad

En el año 2003, los belgas de Urban Trad daban la sorpresa cautivando a Europa con una canción étnica compuesta en un idioma inventado.

Cambiamos de tercio en nuestra sección eurovisiva, y habiendo terminado de repasar el paso de España por el Festival en los últimos 20 años, procedemos ahora a recordar algunos de los mayores hits que hayan pasado por Eurovisión: ojo, no os hablamos de buenas posiciones, sino de canciones que por a o por b, nos tocaron la fibra en su momento.

Hoy vamos con ‘Sanomi’, la propuesta de unos belgas entre lo folkie contemporáneo y lo hippie tipo pulpo en un garaje, que conquistaron Europa con un tema que no decía absolutamente nada en realidad.

 

A priori, tenía todos los elementos para provocarnos un absoluto rechazo: estaba cantado en una lengua inventada, mezcla del idioma de los Sims y el esperanto; todos ellos iban vestidas como de amigos hippies que intentan arreglarse para un bautizo y fallan miserablemente y finalmente la canción obedecía a las tendencias etnico-celtas que nos perseguían desde finales de los 90. Si en España sufríamos remixes de Hevia y rotación en radio de Carlos Núñez, en Bélgica eligieron para ir a Eurovisión a Urban Trad.

Como decimos, todo a favor para sacarnos absolutamente de quicio. Pero oye, al final, ‘Sanomi’ tenía cierto encanto. El tono de la cantante no terminaba de ser irritante del todo, le melodía de la canción era terriblemente pegadiza y reconocible, y el sonido celta podía tolerarse. De algún modo, los Urban Trad sabían lo que estaban haciendo. Incluso escuchándola hoy, sigue sin resultar espantosa.

Evidentemente, todo tenía un tufillo de akelarre celta, pero de eso se trataba en el fondo, no creemos que sus compositores estuvieran buscando otra cosa. Por cierto, la elección de Urban Trad llegó con polémica a Bélgica: al recortar la canción para el festival, los electores de la televisión belga dejaron fuera a Soetkin Collier, otra de las cantantes del grupo, relacionada con la extrema derecha una década antes del festival.

La cantante no acudió a Eurovisión, aunque anunció previamente que tenía una opinión influenciada por sus familiares y que como adulta, jamás se sintió reflejada con el ideario de extrema derecha.

 

Teniendo en cuenta que el sexteto era un grupo que tocaba instrumentos y cuyas cantantes no destacaban demasiado dentro de la formación, era de esperar que no hicieran mucho sobre el escenario. Y así fue: Urban Trad se presentó con sus modelos de señora que ha comprado cuatro trapillos en un mercadillo de Menorca antes de coger el vuelo a Eurovisión, con la banda sobre el escenario, y las dos intérpretes de ‘Sanomi’ como palos de fregona detrás de sus micrófonos.

Y menos mal, las cosas como son, porque si os fijáis, la cantante arranca el tema bastante ajustada en el tono, y si se hubiera movido un ápice, es posible que aquello hubiera terminado en un corral de gallos. No fue así, los gallos siguieron paseando por el corral sin hacer ruido alguno, y todos disfrutamos del tema.

Si os fijáis, las dos cantantes acompañan sus palabras de una sencilla coreografía de manos, así como si Kylie Minogue se hubiera encargado de coreografíar a un coro de niños sordomudos. Europa estaba unshook, pero la canción seguía teniendo su gancho.

 

La final más tensa que recordemos en Eurovisión hasta que el sistema de votación cambio hace un par de años y sumó una tensión añadida: aquel año, ser ganador del festival o ser tercero dependió apenas de 3 puntos. Sertab Erener (167), Urban Trad (165) y t.A.T.u (164) se jugaron el festival hasta el ultimísimo momento.

Y finalmente, los belgas tuvieron que conformarse con la plata, aunque seguramente absolutamente felices: el lenguaje inventado le dio a Bélgica su mejor resultado en Eurovisión desde 1986. En 2008, después de una racha de fallidos intentos por llegar a la final, volvían a tirar de lenguaje inventado con la propuesta de Ishtar, pero una vez más, se quedaron en semifinales.

No tuvo el efecto de ‘Sanomi’, que hizo que Urban Trad consiguiera los doces de España, Francia y Polonia, y los dieces de Irlanda, Bosnia, Países Bajos, Ucrania y Letonia. Apenas 3 de los países participantes no votaron por Bélgica en 2003.


1 Comentario

  • Mamarracha Plus Reply

    7 agosto, 2018 at 4:50 pm

    Mi favorita de ese año. Unas cuantas maldiciones gitanas salieron de mi boca contra las falsas lesbianas rusas (y como desafinaron las hijas de Putin) y contra la turca, que visto desde la perspectiva que te dan los años fue justa merecedora de la victoria. La cantante (un clon de Verónica de OT que, oh casualidad, se llama igual) es medio gallega, de hecho se desgañitó cuando le dimos el 12 gritando “¡Gracias, España!” en la Green Room. La coreografía para sordomudos (de la escuela de Marta Sánchez) fue lo más aunque tampoco aclaró demasiado lo que querían transmitir, si es que querían transmitir algo.

Comentarios, aquí:

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies