EMEIE se disculpa, pero no reconoce haber tomado más de un café con sal: «Tengo más ganas de llorar que otra cosa»






EMEIE continúa su paseo mediático tratando de justificar el desastre de su primer directo de ‘Nacidos Para Creer’. Y vamos, muy neonato ha que ser para estar tragándose semejante retahíla de excusas.

A diferencia de lo que ocurrió en su día con aquella infame gala de premios de Los40, en los que EMEIE recogió un premio bastante descolocada (such fun) pero jamás tocó el tema hasta sentarse, bastantes años después, en el ‘Al Rincón De Pensar’ de Risto Mejide, la cantante está enfrentándose esta vez al desastroso concierto que dio en Cantabria hace unos días.

Conviene recordar que, más que el escandalosamente horrible concierto que ofreció – muy desafinada, gritando en la mayor parte de su segunda mitad-, lo que se criticó del mismo era la actitud de la cantante, que reprobó al público en varios momentos del show, estaba poco centrada en sus declaraciones, y se mostraba en actitud de haber combinado el café con sal con varias dosis en mal estado de Stevia. Eso, y no tanto el estado de su voz, fue lo que se comentó.

Lo recordamos porque la defensa de EMEIE está pasando por decir que tuvo problemas de sonido, y que la gente está criticándola por eso, cuando nada más lejos de la realidad. En los últimos días, ha hecho las siguientes declaraciones a La Vanguardia:

«Tener problemas de sonido es lo más habitual del mundo, sobre todo en el primero cuando no estamos rodados. Yo en mi escucha tenía problemas de sonido, pero me están comentando que se están metiendo con mis músicos, con mis técnicos, con todo mi staff al que adoro.»

Sí, la misma cantante que se acercaba al público diciendo «¿están tocándola en otro tono, sí o no?» y que se paseaba por el escenario gritando «esto es un desastre, es un absoluto desastre» y que «no habían ensayado más que un día» dice ahora que la gente está criticando a sus músicos. La misma cantante, insistimos, que provocó que las críticas se centraran en ellos. Y eso que esto ni siquiera es cierto, porque es ella el centro de todos los comentarios en redes.

Pero EMEIE ha continuado con su speech, habiéndose disculpado con los asistentes, eso sí, y diciendo que «siente más ganas de llorar que de otra cosa» porque lo que está leyendo es «aberrante». En TV3, ha dicho lo siguiente sobre sus «problemas de sonido»:

«Intenté seguir como pude, y fue mucho peor el remedio. Si me hubiera ido, vete tú a saber lo que hubieran dicho.»

Claro que, cuando el periodista te pregunta por «un pequeño problema de sonido en la actuación», ya te allana bastante el terreno. ¿Un pequeño problema de sonido? ¿Hemos visto los mismos vídeos en serio? Montero tiene un inmenso problema de sonido en su pinganillo, algo más que obvio, pero se la ve incapaz incluso de seguir al público, o de arreglarlo a lo largo de minutos y minutos de show. Se la ve, erm… ‘Perdida’.

Y es que, qué facilidad tenemos en este país para acorralar, por ejemplo, a políticos en entrevistas, pero luego ser incapaces de preguntar nada afilado en situaciones como esta. Así, claro, se da pie a EMEIE a seguir comparando esto con los artículos que afirmaban que se había «transformado» la cara, cuando ella sabe de sobra que no es algo en absoluto comparable.

Lo primero es una exageración de los evidentes cambios físicos que ha ido haciéndose con los años, y lo segundo, una realidad a la vista de todo el mundo: sigue sin reconocer que se tomó un café con sal, fuera descafeinado o con hielos. No es un problema de sonido, no es un estar desafinada, pero a base de repetición, ya sabemos lo que se consigue. 


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies