Edurne anuncia que no seguirá vendiendo galletas en Pryca y Óscar Tarruella le responde con un huracán de shade






Edurne ha decidido abandonar la agencia de management de nuestro personaje de ficción favorito, Óscar Tarruella, y dedicarse a cumplir un nuevo sueño: el de ser cantante algún día.

Edurne y Óscar Tarruella han roto sus relaciones profesionales. “Ufff, qué pena”, estarán pensando los fans de la juez de ‘Got Talent’, que ahora se estarán planteando cómo conseguir sus cuchillas de afeitado, o si esta o aquella marca de cacao en polvo va a dejar de tener la imagen de la modelo y ocasional cantante al frente. Lo cierto es que la disolución de la pareja de humoristas es un duro golpe para la publicidad, que podría estar a punto de perder a una de sus mayores caras por querer volver esta a la música. ¿Os imagináis, Edurne haciendo música?

Pues si, recordad que si algo quería hacer Edurne este año era componer, y para desgracia de todos los que disfrutamos de verla vendiendo queso del tirrol, el queso que comía Eidi en los pasillos de cualquier Lidl de Fuenlabrada, o abriendo una frutería en Móstoles junto a Paco Porras, parece que se lo está tomando tan en serio que ha decidido librarse de su manager.

¿Y diréis, pero qué sentido tiene eso? Pues bueno, os ponemos en antecedentes, para que entendáis quién es Óscar Tarruella, uno de nuestros personajes de ficción favoritos en la industria pop española: él, además de ser marido de la presentadora y ocasional cantante de ópera-rock Mónica Naranjo, ha sido quien se ha encargado de productos de éxito como Edurne (top10 en el bubbling under de la lista de Mejores Depilaciones de Vett) o Angy (¿sabéis que lanzó un par de discos? ¿no os gustan?). Además de ser bastante, digamos, pasional, a través de redes sociales, su más famosa frase de los últimos meses llegaba cuando afirmaba que “ponía a sus “”””cantantes””””” a hacer publicidad para liberarlas”. Qué maravilla, qué icono, qué leyenda de los Grammy.

Total, que Edurne quiere sacar un disco, Dios sabe para qué, cuando puede estar más tranquila anunciando champús con más éxito, y ha anunciado su ruptura por Twitter:

Y ante semejante mensaje de clase, elegancia y neutralidad -incluso agradeciendo a su equipo la dedicación-, ¿qué se le ha ocurrido a Óscar Tarruella? Pues tener la elegancia de un Tampax usado colocado sobre los discos de outlet de ‘4.0’, respondiendo a Edurne con un huracán de shade que ha vuelto a hacer temblar hasta los cimientos de Wisteria Lane.

Traducción: “Gracias Agurne. Cuando en Marzo decidí despedir, sabía que ibas a intentar ir de correcta y voy a publicar esto para que quede claro que te he despedido. Te deseo un puesto de dependienta en aquel Claire’s que inauguramos juntos, tanto en almacén como en caja.”

Oscar Tarruela, siempre símbolo de elegancia. El Arturo Fernández del management. Lo genial es lo amplia que queda ahora su cantera de artistas, completísima. Toño Sanchís is shook:

Lo más divertido es que algunos seguidores han preguntado por Twitter:

“Entonces qué, ¿del álbum de Edurne nos olvidamos?”

Algo lo que él ha respondido:

“Preguntádselo a ella. A mí me hubiera encantado.”

Una señora que lleva tres años sin dar señales de vida musicales y que la última vez que las dio lo hizo con un puñado de descartes de un contenedor C-List sueco. Qué divertido es el universo Tarruella. Qué divertido.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies