David Otero y Vetusta Morla, no estáis haciendo bien lo de regrabar vuestras canciones

Os damos un curso rápido de cómo se regraban las canciones originales. Un curso que sólo podía Shania Twain, que sabe exactamente sacar el partido necesario de una revitalización de un álbum.

A estas alturas ya os habréis dado cuenta de que la imagen del post no concuerda ni con Vetusta Morla ni con David Otero. Este último lo que hace es cambiarse el nombre según el momento, no cambiarse la cara y ponerse la de la Dolly Parton millennial. La de la foto es Shania Twain, y viene a dar una charla motivadora sobre cómo se hace una versión de un disco propio visto lo que están haciendo los artistas antes mencionados.

Primero, vayamos con los antecedentes, ¿qué es lo que está ocurriendo para que este post sea necesario?

  • Vetusta Morla lanzará ‘MSDL – Canciones Dentro De Canciones’ el próximo 27 de marzo. El disco se compone de revisiones de los temas de ‘Mismo Sitio Distinto Lugar’, que publicaron en 2017 (!!!, cómo pasa el tiempo de rápido, señor).
  • David Otero lanzará tres EPs en 2020, aprovechando sus veinte años de carrera, con dúos que revisitan canciones de El Canto Del Loco, El Pescao y David Otero. Todos ellos la misma persona feat o sans Dani Martín.

Ninguno de los dos artista ha tomado nota, por lo que hemos escuchado por ahora, de las dos maestras de la transformación nonsense de la propia discografía: Mariah Carey y Shania Twain, principal protagonista de este post. Mariah tenía la capacidad de coger sus temas, llamar al rapero o rapera más a la balalá del hip-hop y titularlos de la misma forma aunque no compartieran más que el título. Ejemplo: ‘Thank God I Found You (feat. Joe & 98º)’ y ‘Thank God I Found You’ (feat. Joe & Nas)’. Y tenía los bemoles de grabarle vídeos a ambas versiones. En comparación, pues tenemos vídeos akustikos de David Otero con Ana Guerra.

Sin embargo, de la artista que más nota hay que tomar a este respecto es de Shania Twain. Shania Twain es la reina del autoreivindicarse, la reina del «si me vais a hacer grabar la versión pop, grabó lo que me sale de la pepitilla» y la reina de la reinvención en un mismo álbum. Allá por 2004, cuando Twain publicaba ‘Up!’, lo hacía en tres versiones diferentes al mismo tiempo: la country, como el disco estaba ideado; la pop, como la radio pensaba pinchar el disco; y una tercera versión, en clave… Bollywood.

Man! I Feel Like An Shiva!

Y así es como se hace la revisión más absurda posible de un disco propio. No haciendo de un vals un tema de Café Quijano, ni llamando -don’t mean to be rude- a los artistas que el sello te deja llamar. Vetusta, Otero, pónganse encima los siete velos y hagan de sus cortes clásicos un número hindú que haga bailar a los miembros de Banghra -en paz descansen-.

Esperemos que tomen clarísima nota de toda esta explicación. Mientras tanto, os dejamos con las nuevas versiones de ’23 de junio‘ y ‘Aire’, que no tienen ni pizca de cascabeles anudados a un pañuelo, ni un pequeño atisbo de apropiación cultural, ni la más mínima intención de servir de banda sonora a una novela de Divinity. Vale, acabamos de hacer un crossover cultural.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies