Darkchild cuenta como una noche con Spice Girls provocó el nacimiento de ‘Say My Name’ de Destiny’s Child

Darkchild cuenta la historia de cómo las Spice Girls del dosmil lo sacaron a putiar y esa noche, en mitad de un club, tuvo la idea para ‘Say My Name’. Luego se deshizo de ella, pero la idea ya estaba ahí.

Lo que no consiga Victoria Beckham, oiga. ¿Que se propone abrir una sastrería? Lo consigue. ¿Que se propone ser la Spice Girl más cómica aunque sea La Pija, Juan? Lo consigue. ¿Qué se propone grabar un bodrio como ‘I.O.U’? Lo consigue. Y por supuesto, si se propone inspirar a un productor con la ayuda de las otras tres Spice Girls del 2000, también lo consigue.

Para aquella época, La Pelandrusca ya había abandonado la banda, y menos mal, porque no la imaginamos ayudando a Darkchild a imaginar ‘Say My Name’. La imaginamos, si acaso, ayudándole a imaginar ‘Deja Que Mueva, Mueva, Mueva’ y gracias. Que no es por desmerecer a Sonia & Selena, Dios nos libre, pero no es lo mismo.

La Pija, Juan, la Asustatriz, la Lactante y La McFit llevaron a Darkchild a pensar en ‘Say My Name’ de Destiny’s Child una noche de farra -de fiesta, no de la componente de la banda a la que echaron-. Y es que según ha contado ahora Darkchild, el cuarteto lo sacó a un club donde sonaba 2-step, un género dentro del garage tremendamente popular en los últimos noventa y primeros dosmiles en el Reino Unido.

Así que después de dejar a Spice Girls con bodrios de la magnitud de ‘Weekend Love’ entre las manos (aunque también con algún bop), volvió a Estados Unidos y trabajó con Destiny’s Child en ‘Say My Name’. Así cuenta la historia de la canción que considera la favorita de su catálogo:

«Es mi canción favorita de las que he producido hasta la fecha. Mi favorita. Absolutamente. Porque tiene una historia detrás: estaba trabajando con las Spice Girls en Londres, y estábamos en un club, justo antes de que volviera a California a trabajar con Destiny’s Child. Estaba con ellas y me llevaron a un club donde estaba sonando un estilo de música muy rápido, llamado 2-Step. Y yo estaba como «¿qué es esto? ¡Nunca había escuchado algo así!».

Así que decidí llevarme la fórmula a Estados Unidos para Destiny’s Child y ‘Say My Name’ tuvo un beat completamente distinto a lo habitual. Un beat de 2-Step. Ellas lo odiaron en realidad.

A nadie le gustaba el beat: ni al sello, ni al management, Matthew Knowles lo odiaba… y yo intentaba convencerlos y convencerme a mí mismo en plan «creedme, esto va a ser lo más nuevo». Hasta que no llegue a mezclarlo con Jean-Marie Horvat no me di cuenta de que no funcionaba. Y rehice completamente todo el beat hasta que sonó como terminó sonando.

Llegó a ganar un Grammy. Fue mi primer gran premio, así que sí, hay una historia detrás que hace que esta canción signifique mucho para mí.»


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies