Creyon Kween Beatriz Luengo habla del machismo en la industria, sus inicios y su identidad para BBVA






Beatriz Luengo, a punto de publicar su primer libro ‘El Despertar De Las Musas’, charla para BBVA con seguidores, profesionales y gente cercana sobre lo aprendido con el paso de los años.

Ayer se viralizó un vídeo de Beatriz Luengo hablando con un tremendo acento latino, utilizando expresiones como «creyon rojo de labios» o «carro», además de parecer nacida en Bolivia. Y qué queréis que os digamos, Beatriz Luengo nos cae bien. Sí, os sorprenderá saber que hay gente que nos cae bien. Os sorprendería incluso más saber que hay más gente que nos cae bien de la que imagináis.

Y sin embargo, ahí pusimos varios tuits y nos echamos unas risas con el tema de creyon, indudable síntoma de lo que en su día llamamos Síndrome Beatriz Luengo. Igual que nos reímos con los invents de Ruth Lorenzo, los proyectos de Mónica Naranjo que tardan meses en ver la luz o los propios acentos de Alejandro Sanz, Melendi o Ana Mena. Lo mismo nos da, es gracioso porque está fuera de lugar y es como caerte en el salón cuando llevabas cuatro flanes en la mano. O tres copias digitales de ‘Lover’. La mitad del tiempo, en eso consiste esta web.

¿Y diréis, por qué esta chapa que nos estáis soltando de pronto? Pues bien, porque el post de hoy no va a girar en torno a los creyones, sino en torno a la charla que Luengo ha dado para BBVA, hablando de su pasado, de la propia identidad y del machismo en la industria. Así nos ahorramos el «pero de esto otro no habláis». Hemos hablado, llevamos años hablándolo, de hecho. Por algo es nuestra artista guatemalteco-islandesa favorita.

Así que centrémonos en el nuevo contenido: Beatriz Luengo habla del papel de la mujer en la industria española, y cuenta cómo en sus primeras canciones, llegaba a firmar sólo su pareja, Yotuel Romero, para dar credibilidad al asunto sin que se juzgara la pieza por ser suya. También cuenta cómo él la ayudó a «empoderarse y liderar su proyecto» porque se sentía «muy pequeña y él fue una pieza conciliadora consigo misma». Muy pequeña siempre ha sido, en lo que a tamaño respecto, que también empieza contando que «quería ser jugadora de baloncesto». Ya, y La Pelopony cantante, pero todo en esta vida no se consigue.

A cuento de eso, de hecho, Creyon Kween deja un bonito mensaje cuando le toca tratar el machismo:

«En la industria hay un machismo impresionante. El machismo es una subestimación horrible sobre tus capacidades. Hay gente que consigue liderazgo a partir de sus propias capacidades, de subir un escalón, y gente que como no es capaz de conseguirlo con sus capacidades, te arrodilla.

Yo no estoy de acuerdo con ese tipo de personas. Entonces, para mí, el que es machista, subestimará a mi hijo por ser mulato y a mi marido por ser negro. Y subestimará a mis amigos gay que se acaban de casar y a una chica que tenga un peso u otro. Este es el problema, subestimar. 

Entonces, yo lo que considero es que, en mi industria y en general deberíamos rodearnos de gente que esta dispuesta a ayudar a gente que está dispuesta a conseguir cosas a través de sus capacidades.  Y de personas que están dispuestas a creer que hay un primer escalón disponible para todos.»

Al respecto del machismo, deja también otra interesante reflexión, que habla de que, al ser las mujeres más consumidoras de música, el producto masculino lo tiene más fácil para gustar, porque puede enamorar además de conectar con su arte. Las chicas, sin embargo, tienen que identificarse con las mujeres artistas. No es tan sencillo, según Luengo, porque de los hombres se «enamoran» rápido y el proceso de «identificación» es más largo: saber qué les ocurre, por qué están pasando, etc…

Luego, como siempre, se le van un poco la pinza con preguntas como «¿con qué te quedas de los artistas con los que has trabajado?» que termina siendo una historia sobre Alejandro Sanz y la grabación de ‘Ojos De Mandela’, o la mejor de las idas de olla: de «¿cómo se llega a estar nominada en los Grammy?» a «yo di la idea de los calentadores para Lola en ‘Un Paso Adelante'». Fantasía.

Y sí, Beatriz Luengo habla sobre cómo quiso dejar claros sus orígenes cuando triunfó en Francia con ‘Hit Lerele’ (pésimo día para hablar de esto, francamente), y vuelve a ignorar ‘Mi Generación’, que se publicó antes. Cariño, todos pasamos por una etapa Avril Lavigne pero aquí estamos, madurando.

En fin, no vamos a contaros toda la charla, pero Creyon Kween Beatriz Luengo habla sobre lo que la llevó a alejarse del proyecto UPA Dance, de su maternidad, sus referentes y de su aprendizaje hasta hoy día.

Merece la pena verlo, aunque sólo sea para que todos durmamos tranquilos sabiendo que sí, también tiene un acento para hablar en Moratalaz. Esperad a que dé una entrevista para la televisión murciana, achos.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies