Bustamante ha conseguido elevar ‘Dos Hombres Y Un Destino’ a nuevos altares de lo hortera

El nuevo ‘Dos Hombres Y Un Destino’ de Bustamante es el típico accidente de coche del que no puedes apartar la vista. El cantante termina fascinando porque es de los pocos con la capacidad de hacer algo así.

El talento que Bustamante tiene para lo hortera debería estudiarse en las más prestigiosas universidades del planeta, empezando por la San Marino, que podría ofertar desde ya seis semestres de estudio del tema. Es impresionante como es el Rey Midas de la horterada: y ojo, no lo estamos diciendo a malas, cada década ha tenido al suyo de verdad creemos que es un talento vivir en ese perpétuo ‘Noche De Fiesta’, en esa gala constante de José Luis Moreno, en ese bautizo familiar 24/7 en el que el ponche jamás se termina.

Hace unos días hablábamos de que el artista ha decidido relanzar sus hits de antaño para celebrar sus veinte años de carrera musical, y el primero -otra vez- ha sido ‘Dos Hombres Y Un Destino’, una canción que creemos que tiene una versión de Bustamante al año. En 2022 seguro que se publica en clave de jota aragonesa.

Pero este 2021 se relanza cambiando lo justo y necesario para elevarla a nuevos altares de la horterada. Sí, ‘Dos Hombres Y Un Destino’ suena aún más hortera si cabe. Y podríais pensar que eso es imposible, porque ya en 2002 la canción sonaba como si Álex y él hubieran salido de una película de Arturo Fernández en los 70, pero de verdad, escuchad y ved la nueva versión.

Bustamante se deja la voz en hacer giros imposibles y gorgoritos extremos en el que fuera su tercer single, orquesta el tema dejándolo a huevo para el baile inaugural de una boda de esas recargadísimas y tiene tanto vibrato por verso que parece haberla grabado durante los terremotos de Granada.

Pero lo mejor es el clip: Bustamante tira de nostalgia volviendo al ring de boxeo del vídeo original, mientras se ven imágenes de cómo ve a la mujer que quiere enamorada de otro. Otro que claramente es él desde el principio, pero hay que mantener la absurda tensión para darle margen a hacer manerismos de Julio Iglesias al cantar, con un traje de chaqueta en mitad del ring o corriendo con él por un parque.

Es todo de un anacrónico que sólo Bustamante podría haber salido indemne de esto. Y sólo por eso, I bow to thee.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html