Billie Eilish deja en evidencia a Laura Pausini en el vídeo de ‘All The Good Girls Go To Hell’






Billie Eilish estrena el súper felicísimo vídeo de ‘All Good Girls Go To Hell’. Es todo un derroche de azúcar colores pastel. Obviamente no. Lo que es, es una denuncia a Laura Pausini.

Resulta que hemos estado viviendo una mentira en toda la zona mediterránea y parte de Latinoamérica desde hace un puñado de años. 25 años nada menos, ojo. Que parece que fue ayer cuando todo el mundo optó por creerse la mentira que hoy nos ocupa, pero no, ya son varias generaciones estafadas a causa de Laura Pausini. Y es hora de que Gloria Serra tome los mandos y denuncie la situación.

Porque sí, ha tenido que llevar 2019 y Billie Eilish, que no sabrá ni quién es Laura por mucho que ella se empeñara en promocionar ‘Surrender’ poco después de que Eilish naciera, para que salgamos del engaño. Y os aseguramos que, de aquí en adelante, nada volverá a ser igual. Vamos, que prevemos devoluciones a mansalva de álbumes de Laura.


Podéis escuchar ‘All The Good Girls Go To Hell’ y otro puñado de hits en nuestro A-List de Spotify:


¿Y todo este delirio –que en este caso es… mmh… erm, real– a cuento de qué? Bueno, pues a cuento de que Eilish ha demostrado que eso de «no somos ángeles no nos caímos del cielo» es una falacia. Una mentira. Una estafa piramidal. Un invento de Laura que seguro que ni compra pan de masa madre ni recicla, ahora que hemos descubierto que es una delicuente de las palabras. Pensábamos que tenía un gran corazón, pero lo único que tiene es pizza congelada en la nevera, una espectacular incapacidad para aprender español y un dúo con James Blunt. Qué decepción.

Y es que sí que somos ángeles y sí que nos caímos del cielo, como podemos ver en el vídeo de ‘All The Good Girls Go To Hell’. Ya puede decir Pausini misa al respecto, que vemos clarísimamente a Billie Eilish caer del cielo con las alas blancas. Lamentablemente, va a caer en un charco de petróleo y termina como Ariana Grande frente al espejo cada mañana, pero originalmente era un ángel blanco.

Que también es mala suerte hija, para un charco de petróleo que había en 5.000 kilómetros a la redonda. No podía haber caído en un montón de heno, no.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies