Avril Lavigne sale en defensa de Nickelback y fracasa estrepitosamente (para variar)






Avril Lavigne se enfrenta a Mark Zuckerberg en una carta en la que compara un chiste sobre la banda de su marido con el bullying. Vamos a empezar a considerar los aguacates bullying también.

Abriremos el primer post de hoy citando a Agnes Skinner: «Fracasas, Seymour, ¿por qué le gustará tanto el fracaso a este chico?» y se la aplicaremos a la estrella adolescente de los años 2000 Avril Lavigne, a la que recordaréis por haber querido olvidar. Gracias a todos por conseguirlo.

El caso es que la artista de temas como ‘Hello Kitty’ se ha enfadado esta semana con Facebook porque Mark Zuckerberg utilizó a Nickelback en un chiste fácil durante un vídeo de broma colgado en su perfil oficial. En él, el magnate hace uso de una herramienta de inteligencia artificial similar a Siri, y cuando le pide que le ponga «algún buen tema de Nickelback», el aparato responde: «lo siento Mark, me temo que no puedo hacer eso, no existen buenos temas de Nickelback» (sobre el minuto 1:10).


El chiste ha indignado a Avril Lavigne, famosa por tener un sentido del humor similar al de una papaya y por afirmar que se untaba mayonesa en el pelo para alisarlo durante más tiempo, y ha hecho uso de Twitter para decir que «su golpe bajo a Nickelback ha sido de un gusto discutible» y que «con su voz y su alcance, debería considerar ser más responsable a la hora de dar alas al bullying».

 

Vamos, a ver, Lavigne, cariño, la manera de no dar alas al bullying es no tratar cualquier asunto como si fuera bullying. Esto de bullying tiene lo que tú de relevante, o lo que tú de nominada al Grammy los últimos 12 años; nada. Es una broma, chica. «El chiste es viejo», dice la artista en la carta. Pues si hija, pero si Mark Zuckerberg no puede hacer uso de él por eso, entonces tampoco vuelvas tú a la música, porque, citemos ahora a Aramís Fuster: «estás tan gastada…».

Y por último, la perla final, la que más nos gusta: «Nickelback has sold over 50 million albums». ¿Ah sí? Porque hemos hecho un recuento aproximado y las cifras se quedan como a la mitad, y eso es teniendo en cuenta que 10 de esos millones se vendieron con el disco de ‘How You Remind Me’, que casi se podría denominar un one-hit-wonder.

Pobre Avril, seguro que es que sigue viviendo en 2003 y aún cree que se venden 10 millones por disco, y confía en un regreso al top de las listas de The Cranberries. O de sí misma…


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies