Antoñita La Fantástica narra su vida junto a Samanta Villar: huevos, yogures, apios, y su puntito de folclore

‘Samanta Y La Vida De Antoinette’ se emitió anoche en Cuatro y el programa repasó las peripécicas vivencias de Ruth Lorenzo desde su infancia y hasta el momento que vive en la actualidad.

¿Recordáis la película ‘Anastasia’, de animación, que todo el mundo atribuye a Disney pero que no es de Disney? Pues bien, narra la revolución rusa y el asesinato de la familia Romanov, pero lo hace metiendo en medio a un brujo, hechizos, un murciélago y una muchacha perdida. Pues bueno, la creadora de la película podría haber sido Antoñita La Revolucionaria, porque tiene más o menos la misma imaginación a la hora de contarte un día a día.

Para lo que uno es, por ejemplo, salir a por el pan, se encuentra a cuatro vecinos y volver habiéndose enterado de que Encarni, la del mecánico, está pensando en separarse, para Antoñita es salir a por el pan, cruzarse con un Leprechaun que la conduce a través del arco iris por lo alto de la ciudad, encontrarse con cuatro trolls a los que necesita vencer para salvar a Encarni, la del mecánico, de una muerte segura en el foso, y la vuelta al hogar como la heroína del pueblo, con un ramo de claveles bajo el brazo y un contrato de 136 álbumes con Missis Oranges Productions.

Anoche, durante la emisión de ‘Samanta Y La Vida De Ruth Lorenzo’, la cantante de clásicos como ‘Hechicero’ volvió a contarnos su historia, repasando su vida desde la niñez hasta el momento actual, aunque como es evidente esto se grabó antes de la crisis Covid-19. Regresó a su escuela de la adolescencia, donde se reencontró con su profesor de inglés remarcándole que «no necesitaba uno» por si el señor no lo había escuchado desde el principio, recordó su etapa ‘The X Factor’ y los 34,7 millones de personas con los que se presentó al casting, se reencontró con varios amigos haciendo crepes, tocando en un hotel o en el caso de Xuso Jones, cantándole al pedir una hamburguesa… y sí, volvió a nuestra anécdota favorita ever.

«Antoñita La Ovípara no podía pasar por alto su robo de huevos en el Tesco, pero le añadió el factor yogur caducado.»

Antoñita La Ovípara no podía no comentar aquella vez que robó huevos en un Tesco porque tras la fama en UK, no le daba para pasar el mes una vez pagaba a todo el mundo a su alrededor. Pero esta vez… ¡añadió yogures caducados! Para cuando llegue 2029 la mitad del Tesco de aquel entonces habrá sido saqueado por Lorenzo, que entró sigilosamente con una media en la cabeza pero el ojo pintado a definición a pesar de ello, y amenazando a los compradores con lanzarse singles físicos de ‘RenuncioRemixes’, se llevó la mitad de los productos en stock. Scotland Yard tiene una orden de arresto según la cantante pise UK, basada en el saqueo del que incluso se llevó una camiseta de ‘every little helps’ que ahora usa para pasar la mopa.

Otro gran momento fue aquel en el que contó que se llevaba al instituto una ramita de apio para picar. Y Samanta se une a ella comiéndose otro apio en el coche, mientras las dos fingen que aquello está buenísimo y es un plato de Arzak. La historia de la ramita de apio la cuenta la hermana de Antoñita La Vegana, porque en ‘Samanta Y La Vida de Ruth Lorenzo’ el gran descubrimiento es la familia de ella.

«¿Y qué árbol es? Un árbol precioso.»

Dos de sus hermanos, ex-mormones y cantores también, vuelven con ella a su casa de la infancia donde recuerdan haber plantado un árbol. «Ese árbol lo plantó mi hermano«, dice Antoñita. «¿Qué árbol es?» pregunta Samanta. «Un árbol precioso», responde él. El señor que hace jardinería en ‘Bricomanía’ was found dead.

Pero si los momentos con sus hermanos fueron divertidos, lo mejor ocurrió con su madre, Eva, todo un figurón entre los clásico de Almodóvar y los guionistas de ‘Callejeros’, que contó cómo se hizo mormona, cómo se fue a vivir a Utah con los niños a cuestas, cómo tuvo un amante que estaba casada y lo orgullosa que está de su hija, en un momento final tan emotivo como televisivo. Una fantasía de mujer que le robó el foco a Lorenzo en varias ocasiones. And this is Ruth we’re talking about, que robarle el foco no es como robar yogures en el Tesco. Te arquea una ceja, te da un golpe de melena y el combate ha sido ganado por K.O.

Podéis volver a disfrutar del programa a través del A La Carta de la cadena, pero nosotros os dejamos con ‘Miedo’, porque como bien dice Antoñita La Aterrada, «valiente no es el que no tiene miedo, sino el que mira al miedo a la cara».

Millennial Paulo Coehlo.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies