Anahí Cuántalahiedra, ganadora mexicana de ‘OT 2002’, habla sobre sus múltiples manos negras

Ainhoa abre el cajón de sus manos negras y de ahí salen seis temporadas de ‘Raíces’. La artista sigue en su mundo delulu de que nunca llegó a triunfar porque le ponían piedras en el camino.

Últimamente hablamos más de contenidos de FórmulaTV que de los nuestros propios, pero es que desde que han cambiado los desnudos televisivos y los cambios radicales de imagen por contenido nostálgico y entrevistas a magníficos Z-Listers, estamos living. Hoy han celebrado un pseudo-festival eurovisivo en el que elegir la mejor canción faux-eurovisiva de España en las últimas décadas. Es decir, concursan canciones que se quedaron en la semifinal, sin poder representar a España en el Festival.

Y de paso, han entrevistado a likes como la artista mexicana Anahí Cuántalahiedra, a quien en España recordaremos porque ganó ‘Operación Triunfo’, tuvo 724 accidentes de tráfico en un periodo de tiempo de dos semanas, y es la persona con peor fario del país. Tiene tantas manos negras detrás que prácticamente es como un writing-camp para Beyoncé.

Por supuesto, ¿en torno a qué a girado la entrevista? En torno a todas las veces que a Ainhoa le pusieron piedras en el camino, que es su topic favorito, aunque lo presente con un «‘¡jo, aún me acuerdo, madre mía!». Cariño, cómo para olvidar detalle, si cada vez que reapareces es para hablar de manos negras. De canciones de telenovela no hablas, aunque Televisa te «haya dado a conocer en 41 países». Que… well:

«7.584 escuchas en dos años. Sale a 184 escuchas por país. Lo vemos factible.»

 

La mano negra de Eurovision 2003

Como finalista -y posterior ganadora- de ‘Operación Triunfo 2002’, Ainhoa era candidata para representar a España en el Festival de Eurovisión con tres canciones, una balada, un tema tipo Mocedades gone europop y ‘Que Viva La Noche‘, una hortera muy en clave Vale Music, que terminaría siendo un éxito aquel verano en la voz de Russia.

«A mí no me gustaba la canción cuando la recibí. Yo era muy baladista… entonces, cuando recibí las tres canciones… claro, yo no sabía de mercadotecnia, no sabía todo lo que podía gusta ‘Que Viva La Noche’. Con los años me di cuenta de que era un temazo súper divertido. No voy a decir que me arrepienta de no haberla metido en el disco con Emilio Estefan, pero sí de no haberla cantado y movido mucho más, la verdad.

Me sacó de mis casillas que no dijeran «oye, ¿quieres grabarla para otra cosa?». Recuerdo que viendo ‘Crónicas Marcianas’, dijeron «aquí tenemos la canción ‘Que Vive La Noche’, con Russia»… y yo me quedé como «wow, ¿qué pasa? ¿por qué?». Bueno, son cosas de la discográfica: el tema quedó dentro de Vale Music, pero se lo dieron a otra cantante. No me dieron la oportunidad en es sentido. Me llevé un chascazo, pero me alegro por Russia porque le abrieron la puerta con esa canción a la mujer. Pero me quedó con lo mejor, que los fans la recuerdan como mía.»

Es decir, Anahí esperaba que una canción compuesta por Russia que ella había descartado, no la hubiera cantado Russia al descartarla ella, sino que le hubieran insistido y su autora original no hubiera podido editarla. ¿Lo estamos entendiendo bien? Ainhoa se alegra de que «los fans» -as if- la recuerden como suya. Qué guay para, insistimos, la autora del tema, que era la propia Russia. Tiene que estar ella también contentísima.

 

La mano negra de Eurobest

Anahí también aprovechó para hablar de su no-experiencia en Eurobest, aquel festival de un año de vida que recogía lo mejor de los talents europeos:

«Yo tenía que haber ido a Eurobest, como ganadora de mi edición. Allí se elegía al menos de entre los ganadores de ‘OT’ de toda Europa. A mí no me permitieron ir. Fue Toni Cruz el que decidió que fuera Chenoa. A mí me acababan de operar hacía un mes y algo, pero nunca me plantearon si yo quería ir, como sí me obligaron a hacer la gira… encantada. Hubiera dicho que sí, hubiera ido con ‘Sobreviviré’ probablemente.»

Bueno, como dato: Lemar representaba al Reino Unido, habiendo quedado tercero en ‘Fame Academy’, por ejemplo. Al resto no los conocemos, pero he ahí otro ejemplo de no ganador que iba representando a un país.

Pero de nuevo, vamos a hacernos una pregunta: Anahí, recién operada de la garganta, ¿quería cantar ‘Sobreviviré’ en Eurobest? ¿Quería ir allí pero a la gira la «obligaron» a ir? ¿La obligaron a ir pero fue «encantada»? El planteamiento que hace, desde luego es bastante curioso.

Por descontado, igual que con el caso de Russia, hace especial hincapié en lo bien que lo hizo Chenoa, en lo magnífica que es y en lo muchísimo que se alegraba de su victoria. Porque hay dos cosas en los que no se gana a Anahí Cuantalahiedra: en fingir que trabaja en México más que en España y en la pasivo-agresividad.

 

La mano negra de Eurovisión 2010

Por supuesto, su andadura eurovisiva de 2010 también llegó cargada de misterios y conspiranoias, porque no es que Anahí no interese al gran público, es que Toñi Prieto está obsesionada con hacerle la vida imposible a la pobre:

«Aquella gala fue telita. A nivel técnico fue un auténtico desastre, no había pilas ni petacas para todos. Cuando acabé de cantar, que no nos oíamos… mi petaca no tenía pilas. Si os fijáis, yo no salgo en la prensa de ese día, ¿dónde estaba Ainhoa? Pues a mí me robaron el vestido. Alguien entró y me robó el vestido con el que iba a actuar, así de mafia. Apareció dos plantas más abajo, tirado con la ropa de las bailarinas.

Mi número no apareció en pantalla, en ese orden que pusieron no aparece mi número ni mi nombre. Los autores de la canción quisieron poner una denuncia para que se repitiera la votación, pero ahí quedó la cosa.»

Jo, hay tela que cortar: claro, alguien le robó el vestido, porque es impensable que alguien lo confundiera con vestuario de otra gente y lo trasladara en un error humano. Fue una mafia que se lo robó. Porque Ainhoa, la pobre, tiene una secta de illuminatti detrás que intenta arruinar su carrera. Y no fue a prensa porque le había robado el vestido. No tenía otra cosa, cómo iba a salir con otra ropa en prensa. La imaginamos en braga y sostén por todo RTVE buscando la ropa, sin poder salir en prensa, porque sólo tenía la ropa interior.

Le damos la razón en que la gala fue un desastre, pero también es cierto que, si los autores no insistieron en que se repitiera la votación, es porque su canción tenía entre cero y ninguna posibilidad de victoria, aunque se hubiera puesto sobreimpreso el número durante toda la noche. Aunque Anne regalara un colgante en forma de corazón a quien llamara. Eso sí, Ainhoa montó en numerito de mano negra en directo en la gala, mientras Igartiburu le intentaba explicar que había sido sólo un fallo técnico y lo enmendaba al momento.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies